Cómo mejorar la rentabilidad en el manejo de las vacas de carne

El director técnico de Alltech, Josep Roquet, que participó en la reunión de Otoño de la Sociedade Galega de Pastos e Forraxes, ha ofrecido una serie de recomendaciones prácticas para mejorar la eficiencia en las ganaderías de carne

Cómo mejorar la rentabilidad en el manejo de las vacas de carne

Los números revelan que las ganaderías de vacuno de carne tienen margen para mejorar el manejo de los animales, de forma que aumente la rentabilidad de la granja. El director técnico de Alltech, Josep Roquet, intervino recientemente en la reunión de Otoño de la Sociedad Gallega de Pastos y Forrajes, donde explicó recomendaciones prácticas para la mejora del manejo de las vacas de campo. Roquet es además ganadero de vacuno de carne en Cataluña, donde gestiona una ganadería de 100 vacas cruzadas de las razas pardo alpina y charolesa,

La primera cuestión a tener en cuenta pasa por fijar objetivos de producción. Algunos de los objetivos a tener en cuenta son los siguientes:

«Comprar un buen toro es una inversión. No hacerlo es un gasto, es tirar el dinero»

– Un parto por vaca y año. “Cuando le preguntas a un ganadero, normalmente te dice que está en esas cifras, pero si miras los papeles, al final la mayoría están en un 75-80% de animales con partos cada año”, señala Josep Roquet. Pasar de un intervalo de partos de 518 días a 405 días repercutiría en un aumento de beneficios de 90 euros por ternero producido.

– Más del 90% de terneros destetados, ya que es posible que alguno muera.

– Minimizar la presencia de animales improdutivos en la explotación. Si una vaca no queda preñada de manera recurrente, hay que descartarla.

– Adelantar el primer parto. Si en las explotaciones de leche, se puede hacer a los dos años, no hay motivo para que en las de carne se ronden los tres años en el primer parto. Cada día de adelanto del primer parto, supone una repercusión de 23 céntimos / día. Pasar de 36 meses a 27 meses supondría una mejora de 63 euros.

– Lograr el máximo valor del ternero al destete, bien por kilos, bien por calidad. La genética es en este aspecto fundamental. “El coste de un toro es de 2 céntimos por kilo canal producido. Vale la pena invertir en buena genética” -aconseja el director técnico de Alltech-. “Una mejora del 1% en el rendimiento canal devuelve hasta 7 céntimos por kilo de carne; en tanto que una mayor eficiencia de convertir pienso en carne supone mejoras de hasta 15 céntimos por kilo”, subraya.

En definitiva, Roquet concluye que “comprar un buen toro es una inversión; no hacerlo es un gasto, es tirar con el dinero”.

Josep Roquet.

Josep Roquet.

Manejo de la alimentación y de la reproducción

Repasamos algunas de las cuestiones prácticas que abordó el director técnico de Alltech en su intervención. Roquet aporta una serie de consejos, si bien también advierte de que “la nutrición no son matemáticas”. “La vaca es la que dice si se están haciendo bien las cosas o no”, concluye.

– Las prioridades del organismo son mantener las constantes vitales, el sistema inmunitario, el crecimiento y la lactancia. En último término quedan la reproducción y el engorde. Quedarse preñada, por tanto, es de las últimas prioridades de una vaca, así que si no está bien alimentada, no quedará.

– Una vaca en preparto y parida precisa mayor alimentación. En la mayoría de las explotaciones se les da la misma alimentación a la vaca seca que a una vaca parida o en preparto.

«En nutrición no hay matemáticas. La vaca es la que dice si se hacen bien las cosas»

– Las vacas gordas tienen un coste elevado, ya que tienen unas necesidades de alimentación un 20% superiores. El peso de los terneros en el nacimiento será además más bajo, con unos terneros débiles, pues la vaca le quitará azúcares al feto.

– No tratar igual la vaca seca que la parida o a punto de parir. Estos dos últimos grupos, alimentados con una ración de proteína superior a 900 gramos por día, tendrán sólo un 0,6% de terneros débiles y menores índices de diarrea en sus novillos. Si se les aportan menos de 680 gramos de proteína, el porcentaje de novillos débiles crece hasta el 9,5%.

– A las vacas secas, en cambio, conviene aportarles otra ración, pues una vaca seca gorda será síntoma de problemas.

– Si la vaca presenta buena condición al parto, a partir de los 60 días estará lista para cubrir en un 90% de los casos.

Gestión de las parideras
– El periodo más importante de la alimentación de la vaca es en el mes o mes y medio previo al parto, así como en los tres meses de post-parto, pues el animal tiene altas necesidades de nutrientes para criar al ternero y para mantener una buena condición, con la perspectiva de lograr cubrirla lo antes posible.

– Es importante la atención a los glúcidos en el preparto. En pastos de primavera, hay muchos azúcares, por lo que conviene limitar el tiempo de acceso a pastos para evitar que el ternero tenga excesivo peso al nacimiento, lo que puede generar problemas en los partos. También hay la posibilidad de suministrarle paja a la vaca antes de su acceso a los pastos.

– De los 3 a los 6 meses post-parto, es un periodo menos importante. Si tenemos vacas gordas en el rebaño, será el momento de corregirlo.

Agrupamiento de partos. ¿Por qué agruparlos?

La IGP Ternera Gallega aboga desde hace años por el agrupamiento de partos, orientando parte hacia el otoño, si bien con un éxito limitado entre las ganaderías. Desde la perspectiva de Roquet, el agrupamiento de partos también resulta aconsejable, ya que aporta una serie de ventajas.

– Para el manejo de la alimentación, lo más sencillo es tener lotes de vacas, con el objetivo de proporcionarles en cada momento la dieta que precisan. La división por lotes también facilita el manejo de los toros.

El agrupamiento por lotes debe ir acompañado de un diagnóstico de gestación al cabo de un mes. En el caso de las vacas que no estén preñadas y que ya sean viejas o hayan tenido fallos anteriores, la decisión debe pasar por cebarlas y venderlas para sacrificio.

– Permite programar los partos en función de la comida disponible en el campo, antes de la máxima disponibilidad de pastos.

– Concentración de la atención en los partos solo en determinados meses.

– Permite programar vacunaciones, que es mejor hacerlas antes del parto, y desparasitaciones.

– También reservar la venta de los animales para la época de mayor precio.

Uso de suplementos minerales
Los estudios de Alltech con vacas de carne revelan que la eficacia reproductiva de los animales en inseminación artificial mejora de manera sensible en aquellas que reciben suplementos minerales, pues frente al 56% de vacas preñadas en el lote sin suplementos, se logró un 75% en el lote con suplementos.

En Galicia, los análisis de Alltech comprobaron las deficiencias de selenio en los animales, aunque en otros minerales como zinc o cobre, no se detectan carencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información