Consejos para manejar las colmenas después de un incendio

Consejos para manejar las colmenas después de un incendio

La Agrupación Apícola de Galicia acaba de publicar unas recomendaciones para el manejo de las colmenas después de un incendio, una situación que afecta a muchos apicultores y apicultoras de las comarcas de Valdeorras, O Courel o de Manzaneda que vieron como estos días el fuego afectaba a cientos de colmeNares.

Estos son los consejos de la Agrupación Apícola de Galicia:

1) Con el incendio activo:

Recomiendan acceder a los colmenares solamente en el caso de ser seguro para hacer el posible traslado de las colmenas a un lugar más seguro.

2) Con incendio activo pero con posibilidad de acceder al colmear:

-Hacer fotografías al colmenar para reclamar al seguro, antes de tocar nada.

-Comprobar el estado de las colmenas:

En las colmenas quemadas: Acumular en un extremo del colmenar los restos de estas colmenas y mover la miel que pudiera haber sobre la superficie del terreno, teniendo cuidado con el pillaje de la misma por parte de otras abejas.

En las colmenas parcialmente afectadas: Comprobar el estado de los marcos. Normalmente los cuadros con miel tardan más en fundirse pero también una vez fundidos hacen más daño. Cambiar el bloque de abejas y los cuadros salvables a colmenas nuevas o a cajas en buen estado. Usar preferentemente cuadros estirados mejor que estampados.

En las colmenas no afectadas: Comprobar el estado de las abejas. Hay que tener en cuenta que las abejas pecoreadoras fueron las más afectadas por lo que habrá despoblación de la colmena.

3) Conservación de las abejas:

-Si las podemos mover, desplazarlas a una localización con vegetación y agua. Alimentarlas los primeros 15 días con líquido 2:1 o 3:1 de relación entre agua y azúcar y con una punta de cuchara de sal cada 2 litros de alimento (sal común y/o de potasio).

-Si no las podemos mover tendremos que pensar en buscar un emplazamiento nuevo para los próximos años y de momento las iremos alimentando con las siguientes pautas:

Los primeros 20 días alimentarlas con una mezcla de agua y azúcar en propoción 2:1 e incluso 3:1, iniciando con 0,5 litros y a los 3 o 5 días volver a llenar el recipiente donde les depositamos la comida. Ir aumentando progresivamente la cantidad de alimento hasta llegar a 1 o 1,5 litros, pudiendo espaciar los períodos de reposición de la comida cada 7 días.

En los siguientes meses alimentarlas según la necesidad, incrementando la concentración de azúcar y aportándoles algo de proteína (o alimentos ya preparados) para evitar el decrecimiento de la colonia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información