Galacteum se consolida en el mercado de ingredientes lácteos para nutrición infantil

El proyecto industrial asociado a la cooperativa Aira completa los primeros meses en plena producción, después de culminar en el 2019 todo el proceso para la puesta en marcha de su torre de secado de suero y leche

Galacteum se consolida en el mercado de ingredientes lácteos para nutrición infantil

Exterior de la torre de secado de Galacteum en Melide.

Galacteum, la industria láctea impulsada por la cooperativa Aira, está ya a pleno rendimiento y encarrilada hacia el reto con el que nació, la obtención de productos de alto valor añadido. La compañía, que cambió recientemente su nombre original, Dairylac, por el de Galacteum, entró con fuerza en los últimos meses en el mercado de ingredientes lácteos para nutrición infantil, un mercado que tiene una clara expansión en Asia y también buena salida en Europa.

Tras completar en el 2019 el proceso de puesta en marcha de su torre de secado de suero y leche, Galacteum se centró en la producción de suero desmineralizado en polvo. Su producto estrella es el suero D90, que presenta una reducción de sales de un 90%, lo que le confiere alta digestibilidad, una de las propiedades más apreciadas en el mercado de ingredientes para nutrición infantil.

La compañía está produciendo en su planta de Melide alrededor de 130 toneladas de sueros desmineralizados, lo que llevará a una producción anual de unas 6.500 toneladas. “Estamos trabajando a un 75% de nuestra capacidad, con picos estacionales en los que estamos al 100%”, explica el director general de la industria, Juan Cordonié, quien pasó esta primavera de ser director de Operaciones a convertirse en el nuevo director general, tras la salida amistosa del anterior máximo responsable, Iago Quintana, que se centró en otros proyectos.

Abastecimiento de suero
El suero, un subproduto derivado de la elaboración de quesos, llega a Galacteum desde queserías del noroeste peninsular (Galicia, Portugal y Castilla) que mantienen contratos a medio y largo plazo con la industria, lo que le asegura un suministro estable.

Esa garantía de abastecimiento le resta urgencia al proyecto de montar una quesería propia, uno de los objetivos iniciales con los que había nacido la empresa. “Es una idea que no está descartada, ya que nuestra fuerza motriz es una cooperativa de primer grado potente y con un crecimiento sostenido. El tiempo dirá”, valora Juan Cordonié.

Por el momento, la empresa está centrada en consolidar las tres líneas en las que ya está trabajando. La producción de suero desmineralizado se completa con una línea de productos industriales, orientada a empresas agroalimentarias y lácteas, y con una gama de productos envasados dirigidos a supermercados y hostelería.

Línea de productos industriales
En productos industriales, Galacteum trabaja con empresas de galletas y panificación, aparte de prestarle servicios a otras empresas lácteas. “Tenemos capacidad tecnológica para ofrecer una amplia gama de productos confeccionados, pues contamos con sistemas de concentración por secado o con membranas semipermeables. También es posible garantizar la trazabilidad de materias primas diferenciadas, como la leche certificada de bienestar animal, que produce Aira, o productos para denominaciones de origen”, explica Juan Cordonié.

Aparte del procesado de suero, la torre de secado le ofrece a Galacteum la posibilidad de elaborar leche desnatada en polvo, una línea ligada a la valorización de la grasa de la leche vía natas y mantequilla. “La leche en polvo es un producto que apoya nuestro negocio de productos industriales y que nos interesa tener en stock para clientes principalmente de España. En determinados momentos, secar leche le puede servir además a Aira para regular su oferta, si bien en la actualidad hay que decir que el mercado está estable y no es preciso derivar leche para polvo”, destaca Juan Cordonié.

Productos envasados para el consumidor y hostelería
El tercer pilar del trabajo de Galacteum es su línea de productos envasados para supemercados y hostelería, principalmente leche pasteurizada, mantequilla clarificada, quesos -elaborados por una empresa colaboradora-, y natas. “Durante el 2019, la línea de productos envasados creció en conjunto un 25%. El 2020 comenzó con la misma tendencia, pero la crisis del coronavirus, que mantuvo cerrada la hostelería durante meses, nos afectó”, explica el director comercial de Galacteum, José Conde.

La oferta de Galacteum en los supermercados de Galicia está consolidada, con presencia en cadenas como Vegalsa-Eroski, Gadis, Froiz, Carrefour, Covirán o Mercadona, en tanto que a nivel estatal logró una amplia distribución por medio de Carrefour. “El paso que dimos en las cadenas de distribución en el último año fue dar el salto de Galicia al resto de España”, destaca Juan Cordonié.

Uno de los últimos lanzamientos de la empresa en los supemercados fue una leche pasteurizada sin lactosa de la marca Deleitar en envases de 500 mililitros. “Teníamos la percepción de que la leche que no es genérica puede tener salida en formatos menores al del litro, así que veremos como se comporta”, valoran.

Galacteum está procesando anualmente 40.000 toneladas de leche, procedentes en su mayoría de las cooperativas Aira y Codeira, accionistas de la industria. Aira cuenta con alrededor de un 70% de las acciones, en tanto otro 25% está en manos de Xesgalicia (Xunta de Galicia) y la la parte restante corresponde a pequeños accionistas.

Crecer en valor
Una vez que sus líneas de producción entraron en velocidad crucero, la compañía se orientará en los próximos meses a “crecer en valor, no en volumen”, priorizando la elaboración de productos y gamas que ofrezcan más retorno. Consolidada la parte industrial, la empresa puso en marcha su nuevo nombre, Galacteum, en el que asocia conceptos como Galicia, lácteo y galaxia para transmitir una idea de innovación e internacionalización.

Otro ámbito de trabajo en los últimos meses fue el ambiental, pues se montó una nueva depuradora y un sistema de recuperación de aguas por ósmosis inversa.

Por lo demás, durante la crisis de la Covid-19, la empresa no se resintió en su trabajo, ya que cuenta con una planta automatizada que permite la distancia social entre el personal y ya tenía protocolos en su torre de secado equiparables a los de un ambiente de quirófano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información