¿Cuál es la huella de carbono y la huella hídrica de producir un litro de leche en Galicia?

La Asociación Gallega de Cooperativas Agroalimentarias (AGACA) presentó este martes en una jornada en Santiago de Compostela los resultados de un estudio realizado en 100 granjas sobre las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y la cantidad de agua que se requiere para producir un litro de leche. Estos son los resultados...

¿Cuál es la huella de carbono y la huella hídrica de producir un litro de leche en Galicia?

Este martes por la mañana tuvo lugar en Santiago de Compostela la jornada Sostenibilidad, Huella de Carbono y Huella Hídrica en la producción de leche, organizada por la Asociación Gallega de Cooperativas Agroalimentarias (AGACA). En ella fueron presentados resultados del proyecto “Mejora de la competitividad de las explotaciones de ganado vacuno lechero mediante asesoramiento para la reducción de la huella de carbono y la huella hídrica” iniciado en 2018, en el cual participó la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

En el proyecto se efectuó la medición de la huella hídrica y la huella de carbono en 100 explotaciones gallegas productoras de leche, con un promedio de 88 vacas en fase productiva.

Ricardo Rebolledo, ingeniero industrial en la USC, explicó que mediante la metodología de análisis de ciclo de vida se halló que el promedio de los indicadores ambientales evaluados (huella de carbono y huella hídrica) fue de 1,42 kg de CO2 equivalente por litro de leche (en tanque frío de explotación) para la de carbono, en el promedio de la Unión Europea, situada en 1,4 kg, y de 1,33 m3/l en cuanto a la hídrica, también en la media comunitaria.

AGACA PEGADA CARBONO 1 AGACA PEGADA CARBONO 2 AGACA PEGADA CARBONO 3

En cuanto a fuentes de impacto, las cargas ambientales principales son, para la huella de carbono, las emisiones de campo (fertilizantes y piensos) y, para la huella hídrica, la alimentación del ganado. Un fenómeno que se observa, además, es que a mayor producción de leche, menor huella de carbono: “Se mejora el rendimiento de la producción de leche, considerando los mismos niveles de emisón y consumo, mejora mi indicador de huella de carbono y agua. En ambas huellas la emisión está ligada a emisiones de campo, aunque en el caso de la hídrica tienen mayor impacto los piensos”, precisó el investigador de la USC.

Rebolledo indicó que las granjas analizadas tienen un valor de eficiencia próximo al 100% (58 tienen un valor del 100% y las restantes se sitúan mayoritariamente entre el 80% y el 100%).

AGACA PEGADA HIDRICA 2

Buenas prácticas para reducir la huella de carbono y hídrica en la producción de leche:

-Control de enfermedades para reducir la necesidad de recría y aumentar la producción vitalícia: El 20% de las pérdidas de productividad animal están estrechamente relacionadas con la enfermedad.

-Uso eficiente del agua: Instalar sistemas de recuperación, utilizar sistemas de limpieza de agua a presión e instalar colectores para recoger y reutilizar las aguas pluviales.

-Producción de biogás separando la parte sólida de la líquida del purín.

-Mejorar la calidad de los alimentos de las vacas mediante:

Mejora de la calidad de los forrajes, empleando trigo o cebada en lugar de paja, sorgo, maíz, piensos secos o residuos de cultivos.

Apuesta por los sucedáneos de los alimentos: bagazo de cerveza…

Promover el contenido proteico de la colza, un cultivo local, en comparación con la soja.

-Gestión del abono y de los fertilizantes químicos:

Adaptar su aplicación según las necesidades del suelo, realizando análisis periódicos del mismo.

Uso de leguminosas (guisantes, tréboles…etc) para fijar nitrógeno y reducir la necesidad de fertilización nitroxenada a partir de estiércoles y fertilizantes de origen mineral.

-Mejorar la gestión ambiental de las granjas mediante:

Formación y sensibilización del personal

Revisión periódica de equipos

Plan estratégico de reducción de insumos, en especial abonos químicos y piensos.

AGACA PEGADA HIDRICA PENSOS AGACA PEGADA CARBONO PENSOS AGACA PEGADA HIDRICA 2 PENSOS

Tendencias de futuro para reducir la huella de carbono e hídrica por litro de leche:

-Empleo de complementos alimenticios

-Alimentación de precisión, ajustándola en cantidad y tipo de alimentos (especialmente en el caso del concentrado) al estado productivo de cada animal.

-Uso de inhibidores: Afecta directamente a los microorganismos del rumen para evitar la producción de metano

-Resistencia a las enfermedades, mediante la mejora genética.

Conclusiones:

-La huella de carbono aumenta a medida que disminuye el nivel de producción de leche, lo que muestra un sobredimensionamiento en el aprovechamiento de los recursos que consumen las pequeñas explotaciones ganaderas.

-Se constató que en ambas huellas, la mayor parte de las cargas ambientales podrían estar asociadas a emisiones del campo, compra de piensos e insumos agrícolas para los campos. Reducir estos imputs contribuiría en una granja a reducir también su huella de carbono e hídrica.

-Para la huella hídrica , la mayoría de los impactos podrían estar asociados la el tipo de ingredientes utilizados en el pienso adquirido , destacando el alto valor reportado para la cebada.

Elevada capacidad de las granjas gallegas de vacuno de leche para secuestrar carbono en el suelo

Por su parte, María Rosa Mosquera (catedrática de producción vegetal de la USC), indicó que la agrosilvicultura es clave para mantener y mejorar el carbono orgánico en el suelo. En concreto, fue analizada la presencia e influencia de superficies de pastos, frutales y forestal en las 100 granjas. Mosquera indicó la elevada capacidad de las explotaciones de Galicia para secuestar carbono, dado que la mayoría de las analizadas declaraba contar con alguna de las superficies, y recomendó la creación de planes de gestión adaptados al clima y cultivos de cada zona, además de encaminar las granjas hacia los pastos permanentes para alimentación del ganado, teniendo en cuenta no sólo el secuestro de carbono sino también la reducción de costes en mano de obra y compra de proteína, además de reducir el volumen de purines.

Por otra parte, Victorio Collado, técnico de Ganadería de Cooperativas Campo-alimentarias de España, explicó carbon farming, mejores técnicas disponibles y posibles herramientas para controlar huella de carbono en el sector lácteo. María Luz Macho, subdirectora general de Meteorología y cambio climático, presentó diferentes herramientas y sistemas para calcular huella de carbono en las explotaciones y Lorenzo Bonoldi, de Nutralia Solutions, presentó Rumitech como caso de éxito en la reducción de la huella de carbono.

Un momento da xornada

Un momento da xornada

Además, fue presentado el proyecto europeo GO-GRASS, en el que participa AGACA, cuyo objetivo es poner en valor los pastos y encontrar nuevos usos para la hierba (como camas y concentrado de proteína orgánica para animales, biochar y papel).

La jornada forma parte del proyecto “Mejora de la competitividad de las explotaciones de ganado vacuno lechero mediante asesoramiento para la reducción de la huella de carbono y la huella hídrica”, en el marco del Programa Operativo de Inclusión Social y Economía Social, gestionado por la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES).

Cuenta con el cofinanciamiento del Fondo Social Europeo, mediante la convocatoria de subvenciones dirigidas a entidades y empresas de la economía social para el desarrollo de proyectos destinados a la creación de empresas y entidades de la economía social o a la mejora de la competitividad y el apoyo a la consolidación empresarial de estas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información