Defienden la necesidad de ajustar las raciones y reducir la tasa de reposición en vacuno de leche

“Hay que incrementar los litros producidos por vaca a lo largo de su vida, no por lactación”. Así lo expuso recién en una jornada de la Efa-Fonteboa el investigador del CIAM y coordinador experto del grupo “Sistemas de producción de leche robustos y resilientes”, César Resch

Defienden la necesidad de ajustar las raciones y reducir la tasa de reposición en vacuno de leche

Ajustar las raciones a las necesidades reales de las vacas y reducir la tasa de reposición. Son algunos de los retos inminentes que deberían afrontar las ganaderías gallegas de vacuno de leche para reducir sus costes de producción y ser más resistentes a las variaciones del precio de la leche en el mercado.

Así lo expuso recientemente César Resch, investigador del Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (Ciam-Ingacal) y coordinador experto del grupo “Sistemas de producción de leche robustos y resilientes”, recientemente creado Comisión Europea de Agricultura. Lo hizo dentro de la jornada sobre gestión de vacuno de leche: “Un enfoque diferente de la producción láctea”, organizada por el Centro de Promoción Rural Efa Fonteboa.

“Hay que incrementar los litros producidos por vaca a lo largo de su vida, no por lactación”

En este sentido, César Resch defendió en su ponencia como objetivos prioritarios e inminentes para las ganaderías gallegas aumentar la lactación vitalicia. “Hay que recordar que una vaca con un promedio de 4 partos y 8.000 litros por lactación siempre va a dejar más dinero al ganadero que una que sólo aguante 2,4 partos, aunque produzca 10.000 litros por lactación”, subrayó.

Para este incremento de las lactaciones vitalicias, el técnico del Ciam propuso cuatro medidas. En primer lugar, incrementar la longevidad de las vacas y optimizar la producción por animal, “lo que harán a las granjas mas resilitentes/resistentes social, ambiental y económicamente”. En segundo lugar, defendió optimizar la ingesta de los animales, acompañado -cómo tercera medida- por la reducción de la tasa de reposición. “Con tasas en las que estamos en Galicia de más del 35% los ganaderos están haciendo un enorme gasto en recría que está lastrando sus cuentas”, advirtió. En Francia o Holanda el promedio de reposición está en un máximo del 30% anual. Como cuarta medida propuso incrementar los litros producidos por vaca a lo largo de su vida, no por lactación.

Como ejemplo de una situación bastante común, a su juicio, en las ganaderías gallegas, relató el caso de la media de un grupo de 30 granjas: “con un promedio de 86 vacas adultas, en las que había 60 novillas, en las que gastaban otros 20.000 euros anuales en recría externalizada de 22 novillas y se contemplaba además un gasto de otros 20.000 euros en compra de otras diez novillas”. “Por lo tanto, en esta explotación en el año 2015 se juntaron sobre 50 novillas de segundo año para reemplazo, para un rebaño de 86 animales, lo que supone una tasa de reposición próxima al 50%”, advirtió.

Ajustar las raciones mediante punteo a las necesidades reales de las vacas

El otro gran reto para las ganaderías gallegas, según expuso César Resch, “es acabar con el gran desajuste entre las necesidades reales de las vacas en lactación y las raciones que están consumiendo”. “En general se están diseñando raciones para todo el rebaño calculando el promedio de producción, sin tener en cuenta la leche que da cada vaca y las necesidades que tiene, y esto hace que los ganaderos estén perdiendo mucho dinero en gastos de alimentación”, advirtió Resch.

En este sentido, el investigador destacó que “en muchos países punteros en producción láctea se realiza punteo del pienso, para adecuar la ingesta de proteína a las necesidades reales de los animales y evitar vacas gordas”.

Ajuste de las raciones a las necesidades reales de las vacas

cadro_resch_punteo_racion

Autor: César Resch Zafra

Para lograr estos objetivos, César Resch consideró necesario desarrollar “sistemas de asesoramiento independiente y con objetivos”. “Un ganadero con alta calificación profesional y técnico de asesoramiento cualificado serían capaces de crear las condiciones para hacer ganaderías mas resilientes y además cubrir las crecientes expectativas sociales que en un futuro podrían ser una especie de licencia para producir”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información