Gundián, un albariño de la Ribeira do Ulla

Adega Valdés, ubicada en Vedra, lidera la puesta en valor de la subzona del Ulla en la Denominación de Origen Rías Baixas. Su vino se caracteriza por notas más frescas y afrutadas

Publicidade
Publicidade
Gundián, un albariño de la Ribeira do Ulla

Finca de Adega Valdés en Vedra, en el valle del río Ulla.

Adega Valdés, ubicada en Vedra (A Coruña), es una de las firmas que está tirando por la subzona de la Ribeira do Ulla. Desde que el Ulla entró en la denominación de origen Rías Baixas, en 2001, Valdés acumula más de una veintena de premios en certámenes nacionales e internacionales, así como puntuaciones destacadas en algunas de las principales guías vinícolas. En el 2014, sus vinos recibieron también el sello de Galicia Calidade, la marca que distingue a los productos gallegos de calidad.

La producción de Adega Valdés ronda las 300.000 botellas al año, centradas sobre todo en monovarietales de albariño bajo marcas como Gundián o Mayor de Gundián. Elaboran también un multivarietal de albariño con treixadura, Pazo Viladomar, y cuentan asimismo cada año con una tirada simbólica de mencía, también amparada por la denominación de origen.

Bancales de treixadura.

Bancales de treixadura.

Tradición vitícola en el Ulla
Los viñedos de Valdés se sitúan en el valle del Ulla, una comarca que, igual que otras zonas de ribera de Galicia, fue de siempre de tradición vitícola. Cuando a finales del siglo XIX, la plaga de la filoxera se llevó por delante buena parte de las viñas autóctonas, en el Ulla se sustituyeron castas tradicionales, como el albariño, por las vides americanas, que eran resistentes a la plaga y que además ofrecían altas producciones.

Esa tendencia se invirtió en las últimas décadas del siglo XX, en busca de la calidad y de la recuperación de castas autóctonas. El proceso culminó en 2001 con la inclusión de la subzona de la Ribeira do Ulla en la Denominación de Origen Rías Baixas. Desde entonces, en los últimos 15 años, los vinos del Ulla han conseguido numerosos reconocimientos tanto a nivel gallego como internacional.

En Adega Valdés, la lista de premios recibidos es larga. De entre ellos, uno de los que más satisfacción produjo fue el primer premio de la Festa do Albariño de Cambados en 2012. La bodega ya había recibido con anterioridad las distinciones de plata y de bronce en Cambados, pero se le resistía el máximo galardón, que vino a representar un reconocimiento no sólo para los vinos de Adega Valdés, sino para toda la subzona de la Ribeira do Ulla.

Interior de la bodega.

Interior de la bodega.

Características de los vinos
«Los vinos de la subzona del Ulla se caracterizan por ser vinos más frescos y más afrutados» -explica el enólogo de la bodega, Óscar Pallares.- «Tenemos unas condiciones particulares de suelo, con un suelo menos granítico que otras zonas, un contraste de temperaturas más alto entre el día y la noche y una mayor altitud, que son factores que le dan a la uva unas características particulares».

La bodega se centra en la producción de vinos jóvenes, si bien también sacó al mercado en 2014 unas 5.000 botellas de albariño criado sobre lías, un sistema basado en dejar el vino en contacto con las levaduras que producen su fermentación. «Le dan al albariño unos toques de madera» -valora Óscar Pallares.- «Probablemente sigamos con estas experiencias en un futuro».

Los principales mercados de la bodega se sitúan en Galicia y en el resto de España. También exporta a diversos países de Europa, como Alemania, Suiza, Bélgica o Gran Bretaña, así como a Estados Unidos.

Cultivo de la viña

La uva de la subzona atrae cada vendimia una alta demanda de bodegas de toda la denominación de origen Rías Baixas. En Adega Valdés se abastecen de la producción propia, que cultivan en una finca de casi 20 hectáreas, y le compran también parte de la uva a viticultores del Ulla.

Viña en emparrado.

Viña en emparrado.

«Una de las características que destacaría en la subzona es que las viñas se plantaron en parcelas muy propicias para la producción. Hay un cultivo ordenado», valora José Rosende, el responsable de campo de Adega Valdés. La propia finca de la bodega es un ejemplo de emplazamiento idóneo para la viticultura. Ubicada a media ladera, en el valle del Ulla, y con orientación sur, la finca recibe el sol desde primera hora de la mañana hasta el atardecer.

Las cepas están además en emparrado, un sistema que facilita una mayor exposición solar a lo largo de todo el día, así como una menor humedad. «En espaldera, que es el sistema más habitual, cada parte de la espaldera sólo recibe el sol unas horas determinadas del día. Con el emparrado, obtenemos mejores calidades y reducimos también problemas de enfermedades», compara Óscar Pallares. Como desventaja, el emparrado dificulta más el trabajo a la hora de podar y atar la viña.

Torres contra las heladas

En relación a otras subzonas de Rías Baixas, la principal cuestión a tener en cuenta en el manejo del viñedo en el Ulla es un mayor riesgo de heladas primaverales. Para reducir el peligro, la finca de Adega Valdés se dotó de tres torres equipadas con aspas que se ponen a funcionar cuando las temperaturas nocturnas bajan en exceso.

Torres contra las heladas.

Torres contra las heladas.

Las torres mueven el aire contra el suelo, generando corrientes de aire que dificultan que cuaje la helada. El aire superior tiene además una temperatura mayor, por lo que el desplazamiento del aire de las capas superiores hacia abajo también contribuye a aumentar la temperatura en torno a las cepas. Cada torre se calcula que puede cubrir una superficie de alrededor de 5 hectáreas.

Cuando la temperatura baja de 6º centígrados durante la noche, se activa una alarma. Si la activación se produce en la primera parte de la noche, el riesgo de helada es claro y se ponen en marcha las torres. «Esta primavera está viniendo suave y sólo tuvimos que arrancarlas 5 días por ahora», apunta José Rosende. «El peligro principal se produce cuándo hay un adelanto grande de la brotación y luego llegan fuertes heladas en primavera. Esa situación puede producirse un año de cada diez y las pérdidas entonces son muy importantes», valora.

En previsión de un escenario como ese, la bodega se dotó también hace unos años de cañones de calor que complementan la acción de las torres, si bien hasta ahora sólo tuvieron que ponerlos en marcha una noche.

2 ideas sobre “Gundián, un albariño de la Ribeira do Ulla

  1. josep pintó clotet

    Buenos días.
    Nosotros estamos en una zona de montaña en el Pirineo a 1200m y queríamos plantar. És una zona de mucha presión del jabalí y pensábamos en emparrar. ¿Podría hablar con alguien que me pudiera orientar?
    Me ha gustado también el tema de los molinos, ya que tenemos manzana sin ninguna protección y llevamos tres años seguidos helando el 23 de mayo. Les rogaría también algún contacto que nos pueda orientar.
    Gracias por adelantado.

    josep

    Contestar
    • Gonzalo1977 Autor de la publicación

      Buenos días, el teléfono de la bodega es el siguiente: 981 819 083. Un saludo.

      Contestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información