La aldea de Vieiros, en O Courel, pondrá en marcha un proyecto de pastoreo financiado por ‘crowdfunding’

Las dos familias que viven de manera permanente en el pueblo quieren mantener limpias las fincas que rodean las casas con un rebaño de ovejas y cabras para así protegerse de los incendios como el que este verano obligó a desalojarles

Publicidade

Vieiros (O Courel)1

Vieiros es la última aldea de Quiroga hacia O Courel. Dos familias viven en la actualidad en el pueblo, que durante años llegó a estar deshabitado. Pero el abandono de las tierras y el monte que rodea a las casas constituye un riesgo importante en caso de incendio.

Los cinco habitantes de la aldea lo comprobaron en carne propia este verano, cuando el fuego que afectó a amplias zonas de la sierra de O Courel se acercó peligrosamente a sus casas y tuvieron que ser desalojados.

Hasta los años 70 Vieiros pertenecía a Folgoso pero en la actualidad la parroquia de A Seara, de la que forma parte, está incluida en el término municipal de Quiroga

Pero una vez pasado aquel peligro decidieron poner en marcha medidas preventivas para que aquella situación no vuelva a suceder. “Los animales son la mejor herramienta para evitar los incendios”, aseguran. Por eso están llevando a cabo una campaña de micromecenazgo con el objetivo de recaudar fondos para desarrollar un proyecto de pastoreo con ovejas y cabras.

Recuperar la actividad agroganadera

El ganado desapareció de los prados y los montes de Vieiros cuando lo hizo la gente, allá por los años 70 y 80, y ahora que las personas han regresado, quieren que también vuelva el ganado. En la plataforma de crowdfunding Verkami tienen abierta una suscripción para las personas que deseen colaborar con esta iniciativa.

Bajo el nombre Vieiros con vida, el proyecto consiste en adquirir un rebaño de 30 ovejas y 5 cabras, así como un burro y dos mastines para la protección del ganado frente al lobo. Llevan ya recaudados en este momento más de 11.400 euros, fruto de las 247 aportaciones recibidas. Pero el plazo para colaborar con el proyecto sigue aún abierto hasta este viernes. “Se pueden hacer aun aportaciones, porque la verdad es que vamos muy justos”, aseguran.

Hasta este viernes se pueden hacer aportaciones para colaborar con el proyecto

Además de para comprar los animales, la cantidad recaudada se destinará a la preparación de los terrenos, a la adquisición del material para las cercas del ganado y al asesoramiento necesario para aprender el manejo de cabras y ovejas.

Las recompensas por colaborar en la iniciativa van desde apadrinar cualquiera de los animales y recibir fotos periódicas de ellos a una visita guiada por la Devesa da Rogueira y la Lagoa de Lucenza, o participar en la vida de la aldea y en actividades como cocer el pan o visitar las colmenas y el molino restaurado.

Manejo del ganado

En las próximas semanas los animales empezarán a llegar a Vieiros para que puedan adaptarse a la zona y de paso puedan ir ya limpiando los pastos del otoño antes de que comiencen las primeras nevadas.

Empezarán por pacer la zona de huertas y prados de regadío al lado de las casas. Son una superficie de unas 5 hectáreas, difíciles de mantener limpias por medios mecánicos. “Hasta ahora tratábamos de rozarlos a base de desbrozadora, pero no dábamos abasto”, reconoce Roi Estévez, uno de los 5 habitantes permanentes de la aldea.

Estamos recibiendo formación y asesoramiento porque no teníamos experiencia con el ganado

Aunque es ingeniero de montes, está recibiendo formación sobre cómo gestionar los pastos, manejar el ganado y protegerlo del lobo. “Vamos a trabajar con cierres electrificados móviles, porque los cierres fijos en parcelas pequeñas como estas, que tienen además muros, es complicado; los móviles dan más flexibilidad”, asegura.

Los terrenos que van a pacer las cabras y ovejas son propiedad de las distintas casas del pueblo, que no pusieron impedimento alguno a la iniciativa y la intención es ir ampliando después paulatinamente la zona de pasto.

El proyecto va a arrancar paciendo los prados alrededor de las casas para ir subiendo después hacia los sotos, la devesa y el monte bajo

“Después de pacer alrededor de las casas pasaremos a los prados de secano e iremos subiendo hacia los sotos y la devesa”, avanza. Pola la parte de arriba, a más de 1.000 metros de altitud, está el monte que bordea la aldea, constituido por monte bajo de uces principalmente. En total, la superficie alcanza unas 500 hectáreas.

El fuego llegó este verano a las puertas de la aldea

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El pasado mes de agosto el incendio forestal que afectó a la zona de O Courel se acercó a las casas de Vieiros y sus habitantes tuvieron que huir. “Desalojaron la aldea y el fuego anduvo muy cerca, pero por suerte no llegó, porque los esfuerzos que se hicieron por parte de los equipos de extinción para proteger A Devesa da Rogueira nos salvaron a nosotros también”, explica Roi. “El miedo que cogimos todos fue lo que nos empujó a hacer algo”, reconoce.

Tenemos a todos los propietarios de acuerdo, están muy implicados porque el abandono de la aldea es relativamente reciente y se recuerdan aún de cuando Vieiros tenía mucha vida

El proyecto Vieiros con vida cuenta con la colaboración de todos los vecinos, incluso de los que ya no viven en la aldea. “Creamos una asociación. Somos unas 15 o 20 personas con implicación directa y tenemos el apoyo del resto de familias, de los vecinos que se marcharon pero que tienen aquí aún casa o fincas. El abandono de la aldea es relativamente reciente y los propietarios se acuerdan de cuando tenía mucha vida”, explica Roi.

«Nuestro objetivo es que se asienten nuevos vecinos»

Vieiros (O Courel)

Hasta los años 70 Vieiros era una aldea aislada a la que no llegaba la carretera. Pero la llegada de las comunicaciones no frenó el declive demográfico y la emigración, más bien al contrario. “Fue curioso, porque la llegada de la carretera vació las casas de gente”, cuenta Roi.

Hasta el punto de que la aldea estuvo deshabitada durante años. “En 2011 yo fui el primero en llegar. Teníamos casa aquí”, explica. Teresa, la mujer de Roi, es bióloga, y tienen una hija, Taroa, de 2 años.

Vieiros estuvo incomunicada por carretera hasta los años 70 y la emigración la llevó al declive demográfico y al abandono

Junto a ellos, otra pareja está recuperando la vida en la aldea. Son José Manuel y Paula, que tienen un alojamiento de apartamentos turísticos. Paula está embarazada. Sale de cuentas en diciembre, así que en 2023 Viveros tendrá 6 habitantes en vez de 5, un incremento demográfico del 20%.

Pero no se conforman y buscan que vengan más vecinos, para lo cual están dispuestos a ceder terrenos e incluso alguna de las casas para quien desee poner en marcha algún proyecto en la zona.

Están dispuestos a ceder terrenos y vivienda a quién quiera desarrollar un proyecto en la zona

Siete familias vivían en el pueblo antes de su abandono, y casi todas contaban con varias edificaciones. Entre segundas residencias en uso regular y casas habitables existen hoy en día 9 viviendas, pero hay muchas otras construcciones abandonadas o en mal estado, que están tratando de recuperar.

Con su iniciativa, Roi, Teresa, Taroa, José Manuel y Paula quieren demostrar «que hay futuro en el rural y que merece la pena luchar por él». “Esperamos inspirar a otras personas y a otras aldeas para que vean que es posible vivir en el rural”, dicen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información