“Tengo proyectos empezados en Acruga y antes de marcharme quiero acabarlos”

A sus 78 años, César Dorado se presenta a la reelección como presidente de la Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega. Dice que “si una cosa va bien no hay por que cambiarla” y pide a los ganaderos que voten pensando “quien les puede conseguir más ayudas”

César Dorado, nunha das tradicionais poxas organizadas por Acruga

César Dorado, en una de las tradicionales subastas de novillas organizadas por Acruga

Cesar Dorado Pin (Baleira, 1944) es una persona conocida en Lugo. En la ciudad como constructor de edificios y en el resto de una provincia eminentemente rural por su faceta de presidente de Acruga.

Lleva al frente de la Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega ya 17 años tras coger el relevo en la presidencia tras el fallecimiento de Ricardo Pérez Rosón y afirma que quiere “finalizar proyectos que están iniciados”. De su edad, 78 años, dice que es “algo más joven que el presidente de los Estados Unidos” y que está aún “en buen uso”.

– ¿De dónde le viene la afición por las vacas y más en concreto por la raza rubia gallega?
– Yo nací en Trembedo, parroquia de Cubilledo, ayuntamiento de Baleira, y en mi casa había vacas rubias. Así que yo fui acostumbrado a trabajar allí cuidando las vacas hasta que me fui a la mili. Después me busqué la vida por donde pude y comencé a construir en Lugo en 1982. Me fue muy bien y aún seguimos construyendo, pero ahora es mi hijo el que lleva la construcción. Al mismo tiempo fui comprando fincas porque tenía la ilusión de tener ganado.

– ¿Cómo es su ganadería? ¿Dónde está ubicada, cuantas cabezas tiene y cómo la atiende?
– Tiene 115 cabezas entre terneros y vacas y está repartida en dos sitios: en Adai, en O Corgo, y en Paderne, en Castroverde. Tengo dos empleados para cuidar el ganado y para los trabajos agrarios contrato porque sino tendría que tener mucha maquinaria y si echas cuentas no compensa.

No encontramos gente para trabajar en las explotaciones; yo porque tengo fincas grandes y están juntas, sino no podría tener las vacas

En las explotaciones tenemos el problema de la mano de obra, no encontramos gente que nos resuelva bien en la ganadería. No sé qué pasa que no se encuentra gente para trabajar. Yo gracias que tengo las fincas grandes y juntas y están las vacas en el prado, sino no las podría tener. Yo superviso personalmente el tema del ganado, pero la Asociación me lleva bastante tiempo.

– Forma parte usted de la Junta Directiva de Acruga desde el año 1995 y es presidente desde el 2005. ¿Qué ha cambiado en este tiempo en la asociación y en la raza rubia gallega?
– A finales de los años 90 y ya en los primeros años 2000 se fueron dando pasos muy importantes en aquel entonces en cuanto a la mejora y evolución genética de la raza y también en exportación de semen, sentando las bases de lo que es ahora la raza rubia gallega en el exterior.

Estamos en todos los lados, no sé donde más podría estar Acruga que no estemos ya

Pero creo que hubo muchas otras cosas buenas: el convenio que firmamos en 2005 con Ternera Gallega; la apertura de mercados internacionales mediante la venda de semen; mayor presencia y reconocimiento de la carne de rubia gallega en restaurantes y grandes cadenas de alimentación, más servicios a los ganaderos y ganaderas.

En este tiempo cambiaron bastantes cosas, aunque quedan también muchas por hacer. Y no podemos olvidar los avances en la genética, mejorando aspectos de la raza, como la facilidad de parto, el mayor rendimiento de las canales, engrase, etc. La verdad es que la rubia gallega mejoró y avanzó en muchos aspectos, pero aún le queda recorrido y mercados por conquistar.

– ¿Cómo están los convenios con la Xunta y la Diputación de Lugo?
– Este año acaban y toca renovarlos. Ya estoy hablando con la Diputación y con la Xunta para eso. En estos años hemos firmado convenios importantes, como el firmado con la Xunta de Galicia en el año 2014 para avanzar en la selección de reproductores con el objetivo de recuperar y mejorar la variabilidad genética de la raza, mediante la obtención de descendientes machos de alto valor y con la formación de un núcleo abierto de reproductoras de leche con carácter de donantes de embriones, vigente hasta diciembre del año 2022 por importe de 1,5 millones de euros, a razón de 190.000€ al año.

Este año acaban los convenios que hay con la Xunta, uno para los embriones y otro para la genómica, y también con la Diputación, tanto para el centro de recría como para la inscripción en el libro genealógico

Con la Xunta de Galicia también firmamos otro convenio para la introducción de la genómica dentro de la mejora genética de la raza en los años 2019, 2020 y 2021 por un importe de 100.000 euros y que también se está intentando renovar. Gracias a este proyecto podremos saber cómo van a ser las características de los terneros descendentes de los toros de inseminación artificial, sin necesidad de realizar pruebas previas, que es lo que se hace en la actualidad.

Gracias a la genómica podremos saber cómo van a ser los descendientes de los toros sin necesidad de realizar pruebas previas, que es lo que se hace en la actualidad

También estoy hablando con la Diputación de Lugo, con la que se lleva desarrollando desde el año 2007 un convenio de colaboración técnica y económica, con una aportación de 172.000 euros al año, para trabajar conjuntamente en la recría de ejemplares de pura raza rubia gallega en la granja Gayoso Castro y también otro convenio, firmado en el año 2019 por importe de 200.000 euros al año, para ayudas directas a los ganaderos para la incorporación de novillas de primer parto al registro definitivo del libro genealógico.

– Hay quien critica el funcionamiento del centro de recría y de las subastas. ¿Cómo se escogen los animales?
– Nosotros compramos a los ganaderos las terneras con entre 7 y 10 meses de edad y, una vez que están preñadas, las vendemos en subastas y también a los ganaderos jóvenes que se incorporan, a los que damos preferencia. Nosotros tenemos un veterinario y se escogen las mejores para ir para allí.

– ¿Qué opina de ese dicho de que el poder desgasta? ¿Considera que hay cierto descontento interno?
– Yo estoy con la misma ilusión y las mismas ganas de conseguir nuevos logros para Acruga que cuando entré de la mano de Ricardo Pérez Rosón. Veo todo lo que hemos conseguido y las posibilidades tan grandes que tiene esta raza. En cuanto al descontento, es respetable y normal que se piense de otra forma. Pero en la directiva estamos abiertos a escuchar a todos.

Es respetable y normal que se piense de otra forma, en la directiva estamos abiertos a escuchar a todos

– A las elecciones del próximo 20 de mayo se presenta otra candidatura encabezada por un joven ganadero. ¿Los socios escogen entre renovación o continuidad?
– Yo no creo que en nuestra candidatura no se pueda hablar de renovación, porque estamos constantemente apostando por formar parte de nuevos proyectos y por seguir adelante en programas de investigación y desarrollo, como un código QR que queremos poner en marcha para la trazabilidad de la carne.

La competencia dice César va mayor, pero César aun está en buen uso; soy algo más joven que el presidente de los Estados Unidos

En cuanto a las personas, la continuidad no significa el estancamiento. La competencia dice César va mayor, pero César aun está en buen uso. Soy algo más joven que el presidente de los Estados Unidos. Que no me llamen mayor, que estoy con mucha fuerza y con mucha ilusión de hacer cosas. Tengo proyectos empezados en Acruga y antes de marcharme quiero finalizarlos.

Para la raza rubia gallega es bueno que los jóvenes socios y socias de Acruga estén formando candidaturas

En cualquier caso, creo que para la raza es bueno que los jóvenes socios y socias de Acruga estén formando candidaturas. Eso demuestra que están totalmente comprometidos con la rubia gallega, al igual que nosotros.

Pero yo pediría a los ganaderos que cuando voten piensen en la candidatura que mejor les puede resolver los problemas y que puede ir consiguiendo ayudas. Y, si una cosa va bien, dejarla que siga bien, no cambiarla.

– ¿A qué achaca entonces las críticas a su gestión?
– Ya lo dije varias veces, son las mismas críticas que otros años; son parte del proceso electoral. No le presto mucha atención. Ahora estoy realmente preocupado por renovar varios convenios importantes con las Administraciones y en conseguir que los mataderos cojan los terneros para darles salida. Eso es lo que me quita el sueño.

No le presto mucha atención a las críticas, son parte del proceso electoral

– ¿Están haciendo estos días los coches de la Asociación más kilómetros de los habituales para recoger votos para su candidatura, tal como denuncian desde la otra candidatura?
– Eso es falso. Es cierto que fui a hablar con varios socios de Acruga pero siempre con mi coche. Es la misma acusación de otros años; no pueden criticar la gestión de Acruga, los buenos resultados y los logros que estamos obteniendo y hacen este tipo de acusaciones totalmente falsas.

– En este mandato hubo cambios en el organigrama técnico de Acruga. ¿Lo podemos considerar una crisis o simplemente unos cambios necesarios para mejorar el funcionamiento de la asociación?
– Llevo muchos años trabajando en el mundo de la empresa y de Acruga y siempre que se hizo un cambio fue para mejorar. Y muchas veces son los mismos trabajadores los que se quieren buscar la vida de otra forma. Me gustaría que los trabajadores de Acruga pudiesen tener unos sueldos más grandes pero hay que administrar bien y no se puede gastar más de lo que se ingresa. Pero yo con los trabajadores que se fueron tengo muy buena relación con todos ellos.

Si una cosa va bien, dejarla que siga bien. Por que cambiarla?

– ¿Cuántas ganaderías forman parte de Acruga en la actualidad y cómo está siendo la evolución tanto en el número de ganaderías como en el número de socios en los últimos años?
– Las ganaderías socias son 1.350 y el número de socios es similar porque no puede votar más de una persona por ganadería. El censo de explotaciones está bajando no solo en Acruga sino a nivel general y, por supuesto, que también está afectando a nuestra asociación.

– ¿Cuántos animales hay inscritos en el libro genealógico?
– Animales hay unos 33.000.

– ¿Qué parte de culpa tiene en el descenso producido en el número de animales inscritos el cierre de explotaciones y qué parte el purgado del censo?
– El número de cabezas no va a menos, pero lo que va a menos son los ganaderos, porque dentro de las explotaciones las hay que no tienen relevo.

– ¿Es necesario continuar con la intensificación por parte de Acruga de los controles de filiación de los animales o se da ya por finalizado ese proceso?
– Sobre los controles de filiación me gustaría decir que somos una de las pocas razas que hacemos análisis de filiación a todos los animales que pasan al registro definitivo de nuestro libro, nos parece que esta es la manera de garantizar la pureza de la raza y seguiremos trabajando porque siempre hay que seguir mejorando. Ahora con la genómica nos es más fácil controlar ese tema. En los mundos de hoy hay que seguir mejorando siempre, no puede quedar uno parado.

– ¿Cuántas ganaderías comercializan hoy en día sus animales a través de Acruga y qué valor les aporta la marca Carne de Rubia Gallega?
– Son unos 350 los ganaderos que mandan los terneros a través de nosotros y yo estoy muy ilusionado con eso. Una vez que todos los ganaderos se unan a Acruga vamos a poder negociar mejores precios, porque la unión es la que hace la fuerza.

Se está pagando a 1€ más la carne de rubia gallega que la de otras razas de la IGP

Firmamos un convenio el otro día con la IGP y a partir de ahora solo se puede certificar como carne de rubia gallega los animales que están en el libro genealógico y es algo que ya se está notando. Esa carne se está pagando a 1€ más que la de otras razas de la IGP.

– Tal como están en este momento los precios, ¿cree que son justos para las ganaderías?
– Por supuesto que no. La gran mayoría de los ganaderos están trabajando a pérdidas, ante la subida de los costes. Es una situación muy complicada, porque al alza de costes y al descenso de lo que se paga por la carne, se suma el hecho de que hay poca demanda. Es una situación muy complicada.

– Hay productores de carne de Suprema, socios de Acruga, que están valorando enviar sus animales a mataderos de fuera de Galicia. ¿Piensa que ésta es la solución?
– En Galicia siempre hemos tenido los precios más altos a la hora de vender los terneros; fuera siempre han sido más bajos que aquí. De hecho, tenemos socios fuera de Galicia que están mandando para aquí a sus animales. No sé como están los precios fuera ahora mismo, pero puede ser que en un momento puntual, por falta de carne en algún lado, se dé la circunstancia de que se pague más que aquí, pero no es lo habitual. Esa no es la solución.

– Acruga se ha sumado al acuerdo entre productores, mataderos y cadenas de distribución. ¿Qué efectos está produciendo? ¿Eran los que esperaba o esperaba más?
– El acuerdo es positivo pero hay que seguir trabajando en este tema. De hecho tenemos esta semana una entrevista con el director general de Ganadería de la Consellería de Medio Rural, José Balseiros, en la que esperamos tratar éste y otros problemas.

La Mesa de Precios se está cumpliendo, pero la carne hay que irla subiendo poco a poco

La carne hay que irla subiendo poco a poco porque si la subimos mucho de golpe igual se frena el consumo. Los mataderos están cumpliendo el acuerdo, pero debe haber muchos terneros del invierno y la cosa va despacio. En este momento nos cuesta sacar todo el ganado pero yo espero que cuando llegue el verano y venga el turismo eso se solucione.

– No hace mucho, en el mes de marzo, usted cifraba en 350 euros por ternero el incremento de los costes de producción y lo situaba en 6€/kilo. ¿Considera que las subidas de los piensos, el gasóleo, los abonos o los plásticos han tocado techo o piensa que las cosas aún pueden empeorar?
– Cuando una cosa sube, que baje después es más difícil. Puede bajar algo pero producir carne va a seguir siendo caro. Con todo, lo más preocupante para mí hoy son los precios. Todo sube menos la carne.

– Con los precios que hay hoy, según los cálculos de costes que hace usted, no se estaría cumpliendo la Ley de la Cadena. ¿Quién debería actuar?
– Pues creo que es trabajo de las Administraciones, por supuesto. Los ganaderos y ganaderas ya han puesto mucho de su parte. A la Administración le pido que consuma carne de la nuestra en colegios, hospitales y residencias de la tercera edad; sería algo importante.

Hay que ser prudentes, no vaya a ser que queramos cobrar la carne a 6 euros el kilo y que nos queden los terneros en casa

La Ley de la Cadena debería cumplirse pero eso es algo muy delicado. No vaya a ser que queramos cobrar a 6 euros y que nos queden los terneros en casa. Hay que ser prudentes. Lo digo por experiencia, de nada vale querer subir rápido y luego caer de golpe.

– ¿Cómo está evolucionando la venta de semen y de embriones? ¿Hay capacidad de crecimiento aún en este ámbito?
– Empezamos vendiendo más de 100.000 dosis para Brasil y en Indonesia hablaban de 1 millón de dosis; casi nos asustaba la cifra pero ahora van llevando poco a poco. Desde la pandemia se redujo y estamos exportando menos.

La rubia gallega ha mejorado en muchos aspectos pero aún le queda recorrido y mercados por conquistar

Es cierto que la venta se ha estancado un poco, pero por el contrario, lo que sí ha crecido ha sido la apertura de nuevos mercados. De comenzar en Brasil, a primeros del 2000, con el paso de los años y después de mucho trabajo, logramos llegar a varios países europeos, como Portugal, Francia o Italia, y más recientemente acercarnos a Asia, abriendo mercados en Indonesia, y también en Australia. Además estamos avanzando en la introducción de semen sexado.

– ¿Por qué no acaban de apostar por el semen sexado los ganaderos de carne?
– Eso habría que preguntárselo a ellos. Justo ahora comenzamos a ponerlo a disposición de los ganaderos. Gracias a mucho trabajo y, por supuesto a Xenética Fontao, conseguimos poner a la venta las primeras dosis y pensamos que va a ser un avance muy positivo para nuestros socios y socias.

– ¿Considera que pueden competir con la rubia gallega otras razas con las que están trabajando también los ganaderos de vacuno de carne en Galicia como son la limusín, la blonde, la salers, la angus o incluso la wagyu? ¿Cuáles serían los motivos que estarían llevando a estos ganaderos a apostar por estas otras razas en vez de por la rubia gallega?
– Respetamos que trabajen con la raza que quieran, pero creo que está sobradamente contrastado que la raza rubia gallega cuenta con los datos que demuestran que puede competir con cualquier raza en producción, calidad de la carne, rendimiento, etc.

Hay ganaderos que tenían otras razas y que acabaron pasándose a la rubia gallega

Es una raza reconocida a nivel internacional y eso no es por casualidad. Hoy tenemos una raza que es conocida por todo el mundo. No hay más que salir para Galicia para ver la fama que tiene. Y también tengo que decir que hay ganaderos que tenían otras razas y que acabaron pasándose a la rubia gallega.

Candidatura

César Dorado Pin, Jesús Varela Mourelle, Modesto Arias López, Miguel Fernández Arrojo, Luis Vidal Vila, Sandra Ledo Corzo, J.María Pérez López, José Luis Fernández Pérez, Bautista Pérez Deiros, Antolín Alonso Arias, Adita Prados Vega

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información