Vendimia 2021: Galicia espera una gran cosecha de uva en cantidad y calidad

La vendimia vuelve a las fechas habituales y comenzará en la primera quincena de septiembre. Las viñas se encuentran en un buen estado sanitario y se esperan buenas producciones de uva que incluso pueden llegar a cifras históricas

Publicidade
Vendimia 2021: Galicia espera una gran cosecha de uva en cantidad y calidad

Uvas de Godello en la Ribeira Sacra.

Es tiempo del tintado y la maduración de la uva, a pocas semanas ya para que comience la vendimia en Galicia. Este año, las previsiones son buenas y se espera que incluso se puedan conseguir vendimias históricas en zonas como las Rías Baixas. La inestabilidad meteorológica de este verano está retrasando la maduración y también propició episodios de mildio tardío en las distintas comarcas vitivinícolas. Con todo, el estado sanitario de los viñedos está siendo muy bueno y se espera una cosecha de calidad.

Hacemos un repaso por las cinco Denominaciones de Origen (DO) para conocer el estado de los viñedos y las previsiones para esta vendimia:

Rías Baixas: Vendimia récord de casi 44 millones de kilos

Este año en la Denominación de Origen Rías Baixas calculan una recogida de 43,7 millones de kilos de uvas, un 27% más que en la cosecha de 2020, y con unos posibles rendimientos medios de 10.455 kilos por hectárea. Sería la mayor cosecha de la historia de la DO, superando la anterior marca: 41 millones de kilos de uva recogidos en 2011.

El aumento de producción se debe a una tasa de brotación elevada y homogénea, con una fertilidad media-alta, un promedio en valores del 91,3 %, según recoge el informe elaborado por el equipo técnico. Asimismo señala que las mermas de este año fueron poco significativas, con valores medios del 10%, que se atribuyen en un 5% al corrimiento de flor, un 2,8% a la meteorología (heladas) y un 2,4% la plagas.

Los datos fueron presentados a finales del mes de julio y recogidos en la primera semana de ese mismo mes. Por el momento las previsiones no han variado aunque habrá que esperar a la vendimia para confirmarlas. También apuntan a que será una vendimia muy heterogénea, puesto que algunos viñedos han sufrido pérdidas de uva por los ataques tardíos de mildiu, e incluso hay un porcentaje de cepas afectadas por mildiu larvado. Con todo, apuntan a que se trata de predios de pequeños viticultores, con lo que los daños no representan un porcentaje relevante.

Este año la vendimia viene con cierto retraso en comparación con el 2020 y no se espera que comience hasta el 10 de septiembre, aunque pueden recogerse ciertas parcelas sobre todo para la elaboración de espumoso, en auge en los últimos años. En cualquier caso, el momento óptimo vendrá dado por el resultado de los controles de maduración que cada una de las bodegas inscritas realicen en sus viñedos.

En la recta final previa a la vendimia, desde el Consejo Regular recomiendan mantener vigilados los viñedos y prestar especial atención a los plazos de cuarentena de los productos para garantizar las mejores condiciones para la vendimia.

Ribeiro: La incidencia del mildiu reduce la cantidad de uva prevista

Las continuas lluvias y las temperaturas frescas que caracterizaron los primeros meses de verano han hecho cambiar las previsiones iniciales que manejaban en el Consejo Regulador del Ribeiro. «En junio las estimaciones que teníamos hacían prever una cosecha muy buena, pero la climatología condicionó no sólo el proceso de maduración sino que propició condiciones para plagas endémicas como el mildiu», valora Juan Casares, presidente del Consejo Regulador.

De este modo estiman que habrá una menor cantidad de uva de la que cabía esperar a comienzos de verano. Los episodios de precipitaciones han provocado la aparición tanto de mildiu, como de oídio e incluso daños por botritis, aunque de una manera irregular por el territorio del Ribeiro. «Aunque se reducirá la cantidad de uva, el Ribeiro es sinónimo de calidad, con lo que la calidad a la hora de la recogida está garantizada», reivindica Casares.

A diferencia de lo acontecido el año pasado, donde las altas temperaturas ocasionaron que las viñas sufriesen estrés hídrico y se adelantase la cosecha, en esta vendimia se recuperan las fechas habituales para la recogida de uva en el Ribeiro. Esperan comenzar los trabajos a mediados del mes de septiembre.

En estas últimas 5 semanas, desde el Consejo Regulador han activado un dispositivos de inspecciones prevendima para realizar los controles precisos. A este equipo se sumarán más profesionales para garantizar tanto el origen como la calidad en la recogida de la uva.

Valdeorras: La vendimia arrancará a finales de agosto en los viñedos más adelantados

En tierras de Valdeorras esperan que la vendimia arranque ya a finales de agosto. Aun sin concretar una fecha fija, en el Consejo Regulador apuntan a que los predios con viñedos más adelantados comenzarán la recogida de uva alrededor del 28 de agosto. El grueso de la vendimia tardará algunos días más.

Se prevé recoger una cantidad de uva semejante a la de los últimos años, alrededor de los 6 millones de kilos. Sin embargo, este año tuvieron variaciones en los viñedos lo que puede ocasionar también un incremento. «Hemos estado incorporando nuevos viñedos, sobre todo de la variedad Godello, y dando de baja predios con cepas viejas que ya tenían una baja producción o con variedades como el Jerez o Garnacha que no estaban teniendo la misma salida comercial», explican desde el órgano regulador. Así, aunque se mantienen en las 1.200 hectáreas de viñedo, estos cambios pueden dejar también variaciones en el balance final de la recogida de uva.

El estado sanitario de los viñedos es bueno pese a que hubo brotes de variedad de afecciones desde mildiu, oídio o black rot, pero que consiguieron ser controladas. «Desde que en el 20218 se produjo un ataque muy fuerte de mildiu, los viticultores tienen los viñedos muy controlados y vigilados además de realizar prácticas que permitan la ventilación de las cepas y mejoren el estado sanitario de las plantas y la uva», indican en el Consejo Regulador.

Ribeira Sacra: Más gastos y trabajo para lograr la uva

En la mayor parte de las viñas de la Ribeira Sacra la vendimia esperará para septiembre. «Puede haber alguna viña que se pueda recoger ya en la última semana de agosto, pero son casos anecdóticos y singulares», explica José Manuel Rodríguez, presidente del Consejo Regulador. Prevén que las primeras uvas se recojan en el primer fin de semana de septiembre, una semana más tarde de lo que se hizo el año pasado. De hecho, los controles de maduración realizados por técnicos del Consejo Regulador se comenzarán a realizar la próxima semana. «Está más atrasada que otros años», apunta Beatriz Soto, directora técnica de la DO.

En el Consejo Regulador esperan una producción de alrededor de 6 millones de kilos, lo que dejaría cifras semejantes a las manejadas también el año pasado. La inestabilidad meteorológica de este año ha provocado ataques importantes de mildiu. «Con este tiempo hemos tenido más trabajo en el viñedo y también más gastos para conseguir garantizar la uva en buenas condiciones», sentencia Rodríguez.

El tiempo ha jugado también malas pasadas en esta DO donde una tormenta de granizo arrasó los viñedos de la zona de San Fiz, en pleno corazón de la Ribeira Sacra, arrasando la cosecha. «El tiempo es tan cambiante que hasta que tengamos vendimiado no estamos tranquilos, ahora está bueno, lo que está ayudando a la maduración, pero también se puede echar a llover y fastidiarnos la vendimia», reconoce Rodríguez.

Monterrei: Se espera una muy buena cosecha en cantidad y calidad

También son buenas las previsiones este año en Monterrei. Aún queda casi un mes para el inicio de la vendimia, que se prevé comience a mediados del mes de septiembre. «Esta campaña viene con cierto retraso si la comparamos con la del año pasado, pero hace falta recordar que la 2020 había venido adelantada y ya habiamos comenzado a vendimiar a finales de agosto», explican desde el Consejo Regulador. De este modo, la vendimia en Monterrei regresa a las fechas habituales en esta zona.

El viñedo se encuentra en un muy bueno estado fitosanitario lo que hace prever una muy buena cosecha tanto en calidad como en cantidad, tal y como indican los técnicos de la DO. «Las altas temperaturas de los últimos días están favoreciendo la maduración de las uvas, ya que hasta ahora se había producido un cierto retraso en el estado fenológico», indican en el Consejo Regulador.

Aunque es temprano para hacer estimaciones precisas, esperan que la cosecha de uva se vuelva a situar en las cifras que se manejaron el año pasado, alrededor de los 5,6 millones de kilos.

Las recomendaciones desde el Consejo Regulador para estos días previos a la vendimia se centran en controlar la eliminación de las hojas para favorecer la circulación del aire y la maduración de la uva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información