Advierten sobre los primeros daños por golpes de calor en el viñedo

Publicidade
Advierten sobre los primeros daños por golpes de calor en el viñedo

Racimos daños por golpes de calor al estar demasiado expuestos. // Foto. Estación Fitopatolóxica de Areeiro.

Ante las previsiones meteorológicas anticiclónicas para lo que resta de mes, desde la Estación Fitopatolóxica de Areeiro recomiendan continuar alerta para evitar daños por mildiu en los viñedos. «Para favorecer la acción beneficiosa del tiempo anticiclónico no descuiden los desbroces y los despuntes para que el aire circule bien y no haya acumulaciones de humedad», aclaran. Con las altas temperaturas también se han detectado ya los primeros racimos afectados por golpes de calor, donde las labores de deshoja o despunte fueron excesivos.

En sus visitas a los viñedos realizadas en esta misma semana, el personal apenas constató nuevos ataques de mildiu. La mayoría de las viñas examinadas presentaba racimos sanos, y sólo una pequeña parte mostraba síntomas antiguos y nuevos.

Sin embargo varios particulares han notificado la aparición de abundantes síntomas de mildiu larvado en sus predios, tanto en la provincia de Pontevedra como en distintas zonas de la Ribeira Sacra y del Ribeiro. «Estos síntomas provienen, sin duda alguna, de infecciones que no fueron bien controladas en las semanas previas, debido a que las condiciones meteorológicas de esta semana tampoco fueron propicias para el desarrollo del patógeno», concretan.

Con todo, por el momento, las viñas son aún sensibles al mildiu, por lo que recomiendan no descuidar la vigilancia, en especial en aquellas donde se hayan registrado ataques previos que no hayan sido bien controlados o donde haya síntomas en brotes nuevos.

También está disminuyendo ya la sensibilidad de los racimos al oídio. Los que han conseguido el cierre pleno prácticamente ya no son sensibles, pero los ataques aún pueden seguir extendiéndose por los racimos ya infectados. «Su aspecto puede empeorar conforme avance el ciclo de la enfermedad, ya que las uvas afectadas por el hongo acaban por endurecer y volverse negras», detallan. Desde Areeiro recomiendan mantener la ventilación en el entorno de los racimos para limitar el desarrollo del patógeno.

Las altas temperaturas también están frenando la posible aparición de daños de black rot, botritis o Lobesia botrana. Por el contrario, el tiempo seco de las últimas jornadas está favoreciendo la aparición de síntomas de alteraciones de la madera y de estrés hídrico, en aquellos suelos más secos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información