Claves de las ayudas para formarse e incorporarse al agro en Galicia

Hoy en día existen programas y aspectos claves que contribuyen a la formación de las personas que se incorporan a este ámbito, y, asimismo, a encaminar sus empresas a estructuras y dinámicas exitosas. Los apoyos de los Plans de Mellora representan un impulso para proyectos agroganaderos

Publicidade
Claves de las ayudas para formarse e incorporarse al agro en Galicia

Las herramientas están enfocadas al sector agrícola y ganadero

A pesar de las dificultades de acceso a la información para la incorporación de nuevas personas al sector agroganadero, existen herramientas útiles como programas de estancias formativas, donde encaja el ‘Cultiva 2021’, que procuran experiencias de intercambio enriquecedoras. Establecer una estructura cooperativista para saber abordar las necesidades de incorporación a la actividad agraria, o construir un plan de empresa apropiado, representan otros aspectos claves para conseguir una integración efectiva. Además, los Plans de Mellora representan uno de los apoyos principales en las ayudas actuales disponibles para el sector agoralimentario y el cooperativismo.

El encuentro virtual ‘Mocidade das cooperativas agroalimentarias galegas’ promovido por la Asociación Gallega de Cooperativas Agrarias, sirvió de escenario para avanzar los aspectos que la gente debe tener en cuenta a la hora de formar parte de este sector. Higinio Mougán, director general de Agaca, estableció que “una primera característica acorde al sector agroganadero es el escaso asesoramiento en torno a las personas que se incorporan a la actividad o plantean algún proyecto en los ámbitos de la agricultura o ganadería”.

Mougán hace referencia al perfil de gente ‘neorural’ para dejar claros “los nuevos asentamientos en zonas rurales gallegas, algunos de ellos provenientes de otros países, y otros, de ciudades”. Acorde a esta realidad existen movimientos ejecutados exitosamente en Galicia por los cuales se conformaron cooperativas, y por eso, el director general dejó claro en el encuentro “la intención de Agaca de poder dar una orientación gratuita la aquellas personas interesadas en constituir una cooperativa”.

Los aportes del programa de intercambio ‘Cultiva 21’

‘Cultiva 21’ fue el programa de estancias formativas desarrolladas en el territorio nacional el año pasado; este año se espera un ‘Cultiva 22’. Su objetivo es fomentar el intercambio de personas que quieran optar a una acción formativa práctica fuera de su comunidad autónoma. Loli Couso, responsable de formación de Agaca, amplió que “uno de los requisitos que el Ministerio puso los dos últimos años es que las estancias debían ser del mismo sector de origen; estamos intentando que se cambie, y que se permita hacer estancias en explotaciones que no tengan exactamente la misma actitud productiva”.

Existe una base de datos de explotaciones modelo -por el momento disponible la de 2021, y pendiente de publicarse la de este año- en la cual aparecen las entidades receptoras, y, donde se permite incluir nuevos integrantes. Según manifestó Couso, “es necesario tener en cuenta el alto nivel de satisfacción de las personas participantes en la edición anterior, debido a la vivencia de nuevas experiencias desde un punto de vista diferente”.

¿Cuáles fueron los requisitos para jóvenes participantes en el programa 2021? El primero de ellos fue que aquellas personas interesadas debían estar instaladas como responsables de la explotación, por lo menos, desde el 01-01-2016. Además, era necesario tener menos de 41 años en la fecha de la primera instalación. Otros de los requisitos, ya mencionados, eran la localización de su actividad agraria en una CC. AA distinta a la de la estancia y la solicitud de una estancia con una producción similar a la propia. Couso anunció que sus expectativas “son que se convoquen próximamente, por lo que hace falta tener en cuenta que el año pasado el plazo estuvo operativo hasta el 20 de octubre”.

Quien ya había participado en el programa de estancias, no puede ir a la misma explotación. También existen otros requisitos específicos en cada una, enunciados en cada entrada del catálogo. Es imprescindible la tenencia de un certificado digital para hacer la solicitud. Antes de realizarla, hace falta prestar atención a la ficha de la explotación, puesto que, cada estancia desarrolla un programa formativo en la explotación modelo, complementado con visitas técnicas.

¿Cómo es la financiación del programa? A pesar de no estar publicado el programa de este año, Loli Couso hizo referencia al del año pasado, en el cual se detalla la financiación. Las ayudas que se concedieron en 2021 a estas estancias cubrían los gastos de alojamiento y mantenimiento, hasta un máximo de 65,97 y 37,40 euros/día, respectivamente. Además, el programa también incluye desplazamientos, cuestes de una 3ª persona por ausencia, cobertura sanitaria o pruebas COVID-19, si había sido necesario.

Datos: Agaca, Loli Couso

Líneas de financiación que incluye el programa

 

Cuestiones clave para la incorporación agraria

 La caída de ciertas explotaciones con una estructura consolidada fue la base de la que partió José Ramón Pedreira, jefe de sección de Estructuras Agrarias de la Xunta de Galicia en Lugo, para exponer que “entre todos es necesario diseñar un sistema para poder conseguir que esa actividad económica y esa ocupación del espacio continúe, no sólo que la gente se incorpore”.

“El número de chicas y chicos que tienen una formación específica en agricultura de dos cursos está en torno a un 2 o 3%, mientras que, en Francia, por ejemplo, se aproxima a un 30%”, expuso Pedreira. Una formación idónea representa una necesidad para afrontar una incorporación adecuada al mundo agrario, y optar a un buen funcionamiento de la explotación. “Un sistema efectivo de información y asistencia técnica a las explotaciones de jóvenes de modo intensivo durante los primeros años de actividad completan las necesidades básicas de apoyo para la mejora de la viabilidad futura”, aclaró Pedreira Dono.

“Es muy complejo incorporar nuevas generaciones en el campo agrario, y conseguir una dinamización del rural que sea atractiva para atraer los jóvenes a proyectar su vida en este medio”, comentó Pedreira. Por esto, el jefe de sección de la Xunta de Galicia hizo hincapié en que “hay que romper la dinámica de intentar incorporar las nuevas personas a través de convocatorias de ayudas y requisitos mínimos; hay que ir más allá, actuando colectivamente entre familias, personas que se incorporan y técnicos, para poder elaborar planes de empresa y análisis de proyectos con una visión más amplia y robusta».

“Fallan las estructuras básicas de un proyecto de empresa que nos lleve a un plazo medio de no fracaso”, concretó Pedreira Dueño. Para hacerle frente, el jefe de sección de la Xunta anunció una serie de preguntas que hay que formular como ‘¿qué quiero y necesito hacer?’, estableciendo unas prioridades, y, ‘¿cuándo quiero y necesito hacer las cosas?’. Además de estas cuestiones entorno al proyecto es necesario tener en cuenta los requisitos técnico-económicos, ambientales y sociales, “que son aquellos que limitan la actividad”, afirma Pedreira.

Apoyos y ayudas públicas

 La Consellería de Medio Rural centra sus apoyos de los Plans de Mellora en inversiones en las explotaciones agrícolas, para la creación de empresas para chicas agricultoras, y para la creación de empresas para el desarrollo de pequeñas explotaciones. La finalidad principal es incidir en la incorporación de nuevas tecnologías y procesos. Las líneas de ayuda son de tres tipos: creación de empresas para los agricultores chicos, apoyo a las inversiones en las explotaciones agrícolas, y creación de empresas para el desarrollo de pequeñas explotaciones. El plazo de presentación de solicitudes termina el 9 de marzo, y debe ser de manera telemática.

Aquellos agricultores jóvenes que opten por acceder a una titularidad exclusiva o compartida de la explotación agraria, integrarse como socio/-la en una entidad asociativa o instalar por primera vez una explotación agraria no prioritaria pueden optar a una ayuda de 25.000€, con opción a incrementarse sin que la ayuda total supere los 70.000€. El aumento de las ayudas es proporcional a la inversión que se realice.

Datos: Agaca, Carlos Ares

Relación de la cantidad de dinero invertida e incremento de la ayuda

En cuanto a inversiones en explotaciones, las ayudas se conceden en un 30% de los costos elegibles, que podrá incrementarse hasta un máximo del 50% en función de la aplicación de determinados criterios; por ejemplo, si se trata de un caso de inversión en agricultura ecológica, puede aumentar hasta un 10% más. La inversión podrá llegar a un máximo de 120.000€ por UTA sin superar los 500.000€ por explotación, teniendo que ser como mínimo de 5.000€. Además, tendrá que realizarse en un período de cuatro años.

La última línea está enfocada a pequeñas explotaciones de diferentes sectores, desde el hortícola, al vacuno de carne u ovino, y con la nueva incorporación del porco celta. Entre los requisitos está ser titular de una pequeña explotación agraria inscrita, residir en la misma comarca de la explotación, tener un volumen de trabajo mínimo, y la presentación de un plan empresarial. La prima de estas ayudas es de 15.000€ a ejecutar con el plan empresarial en un plazo de 18 meses.

Los menores de 40 años tienen prioridad en la obtención de las ayudas. Los apoyos se concederán en régimen de concurrencia competitiva y por puntuación. La diferencia de otros años, “la Ley de Movilidad de Tierras pasa a ser uno de los criterios”, afirma Carlos Ares, técnico de Agaca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información