Las opiniones y puntos de vista expresados solo comprometen a su autor y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea. Ni la Unión Europea ni la autoridad otorgante pueden ser considerados responsables de ellos.

¿Cómo fomentar el relevo generacional en el agro?

La Política Agrícola Común duplicó los apoyos a la incorporación de personas jóvenes en su último periodo (2014-2020), una línea que se redoblará en el nuevo ciclo de la PAC, hasta 2027

¿Cómo fomentar el relevo generacional en el agro?

Jornada de formación con personas jóvenes que se incorporan al agro. / Archivo.

Europa necesita rejuvenecer a sus productores de alimentos. A día de hoy apenas un 10% de las explotaciones agrícolas y ganaderas de la UE están gestionadas por jóvenes menores de 35 años y casi un tercio (32%) son gestionadas por personas mayores de 65 años.

Esta realidad hace imprescindible la incorporación en los próximos años de nuevos activos al sector que eviten su progresiva desaparición por falta de relevo generacional y, con ello, el abandono de la actividad agraria y la despoblación de las zonas rurales. Por eso, las estrategias de la Política Agraria Común hasta 2027 ponen en foco en la captación de jóvenes.

España cuenta con una proporción de jóvenes agricultores y agricultoras que se sitúa dentro de las más bajas de toda la Unión Europea

En el caso español, sólo un 8,5% de los titulares de explotación tienen menos de 39 años y sólo el 3,8% son menores de 35 años (frente al 5,1% de la media UE-28). Estos datos reflejan el reto del relevo generacional en la agricultura española, incluido el enfoque de género ya que, en 2016, solo el 19,2% de las personas jefas de explotación jóvenes en España eran mujeres (frente al 23,3% de la UE), dos aspectos a los que presta atención preferente la nueva Política Agraria Común hasta 2027. 

«Una necesidad de primer orden»

«El relevo generacional es una necesidad de primer orden para toda España», constata el Ministerio de Agricultura en el documento del Plan Estratégico de la PAC 2023-2027 presentado a finales del pasado mes de noviembre y que incluye un anexo específico sobre la estrategia de relevo generacional para los próximos años. 

En el caso español, sólo un 8,5% de los titulares de explotación tienen menos de 39 años y sólo un 3,8% son menores de 35

España cuenta con una proporción de jóvenes agricultores y agricultoras que se sitúa dentro de las más bajas de toda la Unión Europea. En el año 2016 solo el 3,8% del total de jefes y jefas de explotación se correspondía con el grupo de jóvenes menores de 35 años, aunque la franja de edad se amplía hasta cumplir los 41 años para el derecho a cobro de ayudas de incorporación. 

“En agricultura y ganadería podemos considerar jóvenes a personas que no tendrían este calificativo en otros sectores y es necesario explicar que hay vida más allá de las ayudas de incorporación, ya que sólo la mitad de las personas que han iniciado una actividad agraria en el último periodo de la PAC en España han recibido apoyo a la primera instalación”, afirma Jesús Barreiro-Hurle, economista del Joint Research Centre de la Comisión Europea.

Políticas de impulso al relevo generacional

El establecimiento de políticas para el relevo generacional agrario a nivel europeo procede de la Directiva 81/528/CEE del Consejo de 30 de junio de 1981, que introducía la incorporación de jóvenes en asociación con otras medidas, como la modernización de explotaciones agrarias y la jubilación anticipada de personas mayores dedicadas al campo.

Sin embargo, en los 40 años transcurridos desde entonces la mayoría de países han estado más preocupados por destinar fondos para la modernización de las explotaciones que por el relevo en el campo y no fue hasta el periodo 2007-2013 (y con más fuerza en el último PDR 2014-2020) cuando se empezaron a habilitar fondos en cantidad importante para incorporación de jóvenes, aunque sin fomentar con ello la jubilación anticipada en el sector.

El presupuesto de la UE destinado a ayudas a la incorporación de jóvenes se duplicó en el periodo 2014-2020 con respecto al anterior

En el periodo 2007-2013 se destinaron en el conjunto de la UE un total de 3.230 millones de euros a políticas de incorporación de jóvenes a la agricultura, mientras que de 2014 a 2020 el presupuesto creció hasta los 6.420 millones de euros.

La nueva PAC hasta 2027 contempla el relevo generacional como uno de sus 9 objetivos primordiales

La concienciación de la Comisión Europea, así como de los países miembros, ha ido en aumento en este ámbito, hasta el punto de que la nueva PAC hasta 2027 contempla el relevo generacional como uno de sus 9 objetivos específicos y entre las recomendaciones dadas por Bruselas a España para la redacción de su Plan Estratégico Nacional se encontraba una relativa a hacer el campo atractivo a los jóvenes, disminuyendo las barreras de entrada, en concreto el acceso a la tierra y la financiación.

Principales obstáculos para el acceso al sector

La baja rentabilidad de las explotaciones y las dificultades para conseguir tierra son dos de los principales motivos que obstaculizan el relevo generacional agrario, sumado a la imagen negativa que del sector tiene una parte de la sociedad, una percepción que incluso se da entre los propios productores. De hecho, en las consultas previas realizadas para la confección de la nueva PAC el 12% de los agricultores encuestados tenían una imagen negativa de su propia actividad.

La baja rentabilidad y las dificultades para conseguir tierras son dos de los principales obstáculos para iniciarse en la actividad

Un total de 26.211 nuevos agricultores jóvenes se han dado de alta en España en el último periodo de la PAC con ayudas a su incorporación. En la mayoría de los casos se trata de personas con algún vínculo familiar en el sector, dado que las dificultades para acceder desde fuera, por parte de personas totalmente ajenas al campo, se incrementan.

Nuevos activos agrarios sin vinculación previa

La herencia de la explotación de un familiar es la principal vía de acceso al sector para los jóvenes que se incorporan. El relevo de tradición familiar es todavía el predominante y el que ha tenido lugar en los últimos años, pero surge un nuevo perfil de persona incorporada sin vinculación previa con el campo, aunque el grado de intensidad en la incorporación de estos nuevos activos varía en función de los territorios.

En Cataluña, en el periodo 2007-2013 tres de cada diez jóvenes incorporados no tenían vinculación previa con el sector

“Los agricultores que están entrando actualmente a la actividad agraria lo hacen fundamentalmente a través de herencia de la explotación, casi no tenemos personas que entren a la actividad agraria ajenas al sector, es decir, sin que hayan heredado la explotación de sus padres o comprado su parte a sus hermanos y hermanas”, incide Jesús Barreiro, que pone el foco en la importancia de ser “innovadores” en la forma de atraer a los jóvenes al campo .

Necesidades más allá de las ayudas: formación y acompañamiento

incorporacion mozos PACPrevio a la fase de incorporación hay dos momentos, el de exploración del sector y el de toma de decisión de incorporarse, al que se le están prestando poca atención por parte de los planes públicos de fomento del relevo generacional, centrados fundamentalmente en la concesión de ayudas.

“En esta fase de búsqueda de información y acercamiento al sector se están dedicando muy pocos esfuerzos y recursos, y muy poca innovación y creatividad, y es donde creo que necesitamos poner el foco en estos momentos”, afirma Neus Monllor, coordinadora de la Red de Espacios Test Agrarios en Cataluña, una iniciativa incipiente para la mentorización y el acompañamiento a nuevos agricultores que se incorporan, siguiendo el ejemplo del sistema puesto en marcha en Francia hace una década para facilitar la atracción de jóvenes y el relevo en el campo.

El sector agrario sigue siendo minusvalorado, incluso por parte de los propios productores, lo que contribuye a que no sea atractivo para los jóvenes

En este proceso de formación y mentorización, herramientas como el voluntariado agrario, la realización de prácticas en explotaciones existentes, la figura del agricultor tutor (puesta en marcha ya en las Islas Baleares) o el Banco de Explotaciones (instaurado en Asturias y en proceso en Galicia) podrían presentarse como instrumentos útiles en esa fase de experimentación, contraste y definición del proyecto previa a la incorporación como tal.

La perspectiva de género

“Los y las jóvenes son los que están encabezando el cambio estructural del sector agrario español. Las personas jóvenes invierten más en sus empresas y cuentan con una mejor formación. Además, esas explotaciones del conjunto de jóvenes son más rentables y generan más trabajo en comparación con una explotación media, y por ello necesitan apoyo para seguir trabajando en esta senda», justifica el Ministerio.

Sin embargo, si se tiene en cuenta la perspectiva de género, las explotaciones de mujeres son más pequeñas, de menor dimensión económica y menos rentables. Además, a medida que aumenta la dimensión económica de la explotación, la presencia de mujeres disminuye. Este hecho se ve todavía más acentuado si las mujeres son jóvenes.

incorporacion mozos PAC España

En Galicia en el año 2016 los hombres menores de 40 años representaban alrededor de un 8% del total de titulares hombres mientras que las mujeres jóvenes sólo suponían el 4,5%. Las diferencias se acusan especialmente en el tramo de 25 a 35 años, en el que sólo el 28% de las personas titulares son mujeres.

En Galicia, el porcentaje de mujeres jóvenes titulares de explotación representa la mitad que el de los hombres

Para corregir esta brecha, las intervenciones programadas dentro del Objetivo Específico 7 de la nueva PAC (OE7: Atraer a los jóvenes agricultores y facilitar el desarrollo empresarial en las zonas rurales) persiguen, además de promover el relevo generacional, facilitar el acceso al crédito y rebajar la fiscalidad de los jóvenes, mejorar las condiciones para la incorporación y permanencia en la actividad agraria de las mujeres rurales.

21.000 ayudas de incorporación en el último periodo PAC en España

Para afrontar de una manera ambiciosa el reto del relevo generacional, es necesario disponer de un presupuesto adecuado. “Los pagos de la PAC revisten especial importancia para los jóvenes agricultores y agricultoras, ya que pueden contribuir a reducir los obstáculos de entrada en el sector, en particular para los nuevos y las nuevas entrantes sin tierra o para explotaciones familiares heredadas, o con cualquier historial crediticio”, insiste el Ministerio.

Cuando se expresa en términos de financiación total del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), España presenta una de las mayores concentraciones de fondos (8,5%) para la instalación de 21.000 jóvenes agricultores y agricultoras en el periodo 2014-2020.

La mitad de los jóvenes agricultores incorporados en España en el periodo 2014-2020 lo hicieron sin ningún tipo de apoyo público

Sin embargo, según datos del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) para el ejercicio 2020, del total de jóvenes instalados en España, un 48,1% lo ha hecho con algún tipo de apoyo público y un 51,9% sin ningún tipo de apoyo específico, unos porcentajes que se repiten en el cunjunto del último periodo PAC 2014-2020.

8 Inst=Instalación de jóvenes agricultores y agricultoras (Pilar II); RN=Reserva Nacional; PCJ=Pago Complementario a Jóvenes agricultores y agricultoras (Pilar I).

Inst=Instalación de jóvenes agricultores y agricultoras (Pilar II); RN=Reserva Nacional; PCJ=Pago Complementario a Jóvenes agricultores y agricultoras (Pilar I).

724 millones de euros para políticas de relevo generacional hasta 2027

Con la intención de que los distintos países dispongan de una dotación financiera suficiente con la que potenciar el relevo generacional, el Reglamento Europeo para la redacción de los Planes Estratégicos Nacionales de la PAC establece unos importes mínimos que los Estados miembros deben cumplir y que pueden aumentar si lo consideran necesario.

En relación a estas asignaciones financieras mínimas y máximas que deben respetarse, España tiene que destinar al OE7 (Atraer y apoyar a los jóvenes agricultores y agricultoras y a otros nuevos agricultores y agricultoras y facilitar el desarrollo empresarial sostenible en las zonas rurales), al menos, un total de 724.249.263€, a precios corrientes, para el periodo comprendido entre 2023 y 2027 y años siguientes.

Este importe se destinará a uno o ambos de los siguientes tipos de intervenciones:
– Ayuda complementaria a la renta para jóvenes agricultores y agricultoras.
– Establecimiento de jóvenes agricultores y agricultoras.

incorporacion mozos PAC España orzamento 2023-2027

Este presupuesto mínimo a destinar para el OE7 se corresponde con el 3% de la dotación anual para pagos directos. En España al pago complementario a jóvenes agricultores y agricultoras, se va a destinar un 2% de la asignación de los pagos directos y el 1% restante se va a alcanzar a través de los fondos FEADER para nuevas incorporaciones.

2.139 jóvenes se incorporaron a la actividad agraria en Galicia en los últimos 5 años

Dentro de España, las comunidades de la cornisa cantábrica sufren los mayores índices de envejecimiento del sector agroganadero. En Galicia, menos del 50% de las explotaciones agrarias tenían en el 2016 un titular menor de 60 años y solamente un 18% (unas 13.000) lo tenían menor de 50 años, mientras los titulares mayores de 65 representaban un 35,4% (frente al 31,3% a nivel español).

Por el contrario, las personas consideradas jóvenes por la normativa comunitaria (menores de 40 años) sólo eran titulares en el 2016 del 5,7% de las explotaciones gallegas (poco más de 4.000), según los datos de Eurostat, lo que sitúa a esta comunidad a la cola de la UE en presencia de jóvenes al frente de explotaciones. 

Galicia se sitúa todavía a la cola de la UE en jóvenes titulares de explotación

Este bajo porcentaje de jóvenes en el sector agroganadero, unha problemática compartida con el resto de comunidades de la cornisa cantábrica, ha tratado de corregirse en los últimos años mediante ayudas a la incorporación.

En los últimos veinte años se aprobaron en Galicia más de 9.000 expedientes de incorporación de jóvenes, con un importe total de ayudas por valor de más de 190 millones de euros. El promedio por expediente aprobado del período 1999-2018 superó los 20.000 euros, una media que sube hasta los 35.000 euros a partir de 2016.

En el último periodo PAC los jóvenes incorporados en Galicia representan el 12% del conjunto del Estado

Galicia ha redoblado los esfuerzos en el último periodo PAC, dedicando en los últimos 5 años más de 70 millones de euros a políticas de rejuvenecimiento del sector, unos fondos que han beneficiado a 2.139 jóvenes incorporados, a los que se suman 410 más en los años 2014 y 2015. Así, en el conjunto del último periodo 2014-2020, un total de 2.549 jóvenes se han incorporado a la actividad agraria en Galicia, lo que representa el 12% de los incorporados en el conjunto de España.   

El 40% de las incorporaciones se producen en la provincia de Lugo

De los 2.139 jóvenes incorporados a la actividad agraria en Galicia desde 2016, un total de 878 lo hicieron en la provincia de Lugo, con un importe total en ayudas de 30 millones de euros. El 20% de los casos se trata de explotaciones de nueva creación.

Por sectores, destaca el vacuno, que acapara tres de cada cuatro incorporaciones (368 en explotaciones de leche y 262 en ganaderías de carne), seguido de la avicultura (85 incorporaciones) y las granjas de porcino (37 incorporaciones). Por género, el 60% de las personas incorporadas fueron hombres y el 40% mujeres.

Dentro de los expedientes de los últimos años destacan las granjas de nueva creación de pollos y cerdos, en algunos casos como una manera de diversificación en explotaciones de vacuno

Las ayudas tienen como finalidad garantizar la continuidad del tejido agrario, así como incrementar la competitividad de las explotaciones mediante su modernización. Están cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) en el marco del PDR de Galicia 2014-2020.

Entre 20.000 y 70.000 euros por beneficiario

Estas ayudas están destinadas, desde su habilitación en el año 2007, a personas de entre 18 y 41 años que quieran incorporarse a la actividad agroganadera. Para acceder a las ayudas los beneficiarios deben iniciar las actuaciones del plan empresarial que presenten en los nueve meses posteriores a que se les notifique la concesión y completarlas en un plazo de 24 meses. El 60% de la cantidad la recibirán al iniciar el plan y el 40% al finalizarlo.

Existen cuatro modalidades de incorporación a la actividad agraria: titularidad exclusiva; compartir la titularidad de una explotación agraria prioritaria, como las ubicadas en una zona de montaña; integración como socio en una cooperativa; y titularidad compartida.

El compromiso de permanencia es de 5 años y el importe medio de la ayuda en 2020 fue de 37.000 euros

La cuantía básica de cada subvención se sitúa en los 20.000 euros de mínimo, ampliables hasta los 70.000 euros. A la hora de conceder las ayudas se le da prioridad a criterios como los de instalarse a tiempo completo; la localización en zonas desfavorecidas de montaña; crear empleo adicional; y crear una explotación ecológica o mediante un proyecto innovador.

La persona joven que se incorpora deberá estar cualificada adecuadamente o comprometerse a alcanzar una cualificación mínima de 150 horas de formación en un plazo máximo de 36 meses desde la concesión de la ayuda. Asimismo, deberá permanecer en la actividad agraria durante un plazo de 5 años desde la realización del pago final de la ayuda.

A Lagoa Serabel SC, un rebaño frisón y otro jersey en unas nuevas instalaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información