El acuerdo lácteo, suscrito con divisiones, abre un escenario de incertidumbres

Un total de 32 agentes del sector industrial y 24 de la distribución firman el pacto. Por la parte productora, entran las cooperativas y Asaja, pero quedan fuera Upa y Coag

El acuerdo lácteo, suscrito con divisiones, abre un escenario de incertidumbres

Foto de familia de los firmantes del acuerdo del sector lácteo.

El acuerdo que se presentaba como clave para solucionar la crisis de la leche nace marcado por la división. Lo firmaron la gran mayoría de empresas y asociaciones del sector industrial (32) y de la gran distribución (24), un total de 56, pero por la parte del sector ganadero quedan fuera dos de las principales organizaciones agrarias, Upa (Unións Agrarias en Galicia) y Coag, representada por el Sindicato Labrego en Galicia. Sí suscribieron el pacto Cooperativas Agroalimentarias de España y Asaja, que calificó de “histórico” el documento.

El caballo de batalla de las negociaciones en el sector impulsadas por el Ministerio de Agricultura se situó en la cuestión del precio de la leche. Tanto Upa como Coag aspiraban a que el texto final del acuerdo explicitara el compromiso de las industrias a pagarle a los ganaderos un precio que remunerara los costes de producción, so pena de sanciones en caso de incumplimientos.

Tal exigencia quedó diluida en el documento propuesto por el Ministerio en un génerico “precios de compra (…) que contribuyan a la sostenibilidad de las explotaciones”. Desde el Gobierno, la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, advirtió hoy de que el acuerdo es tan ambicioso como permite el ordenamiento jurídico: “Fijar un precio mínimo es contrario al ordenamiento jurídico y a las normas de competencia. Lo que no es legal, no puedo promoverlo”, sostuvo.

«Los compromisos de la distribución con la industria generarán más valor y renta para los ganaderos»

Sobre la posibilidad de sanciones en caso de incumplimientos del acuerdo, Tejerina se pronunció en la misma línea: “En un acuerdo voluntario, no hay lugar para un régimen sancionador, ya que en Estados de Derecho como España, las sanciones sólo pueden establecerse para normas con rango de ley”.

Avances
Entre los avances que va a suponer el acuerdo, Agricultura destaca el compromiso de la gran distribución para dejar de usar la leche como “producto reclamo” a bajos precios y para firmar contratos a largo plazo con las industrias. Esos contratos a largo plazo le permitirán mayor estabilidad a las empresas y trasladar esa estabilidad a los ganaderos, al entender del Ministerio. “Son dos medidas que, sin duda, van a generar más valor y maís renta para los ganaderos”, sostuvo Tejerina hoy tras la firma del acuerdo en Madrid.

La titular de Agricultura destacó también el compromiso de la industria para facilitar los precios de venta de la leche líquida a las cadenas de distribución, de manera que habrá una “transparencia total” en la cadena de valor de la leche. Hasta ahora, el Ministerio disponía de los datos de precios medios cobrados por el ganadero y de los precios medios en el punto de venta, pero carecía de información sobre el eslabón intermedio.

Valoraciones

Tras la firma, las principales organizaciones agrarias gallegas emitieron comunicados para valorar la medida. Asaja destacó el acuerdo como “histórico” y señaló, en línea con el Ministerio, que supone “un cambio de las reglas de juego (…) que repercutirá en un mayor valor de la leche para los ganaderos”.

La Plataforma en Defensa del Sector Lácteo se reúne este viernes 25 para estudiar movilizaciones

De distinta manera valoran el acuerdo otras organizaciones como el Sindicato Labrego Galego (SLG), la Fruga o Unións Agrarias. “El texto firmado no garantiza un precio que, como mínimo, cubra los costes de producción. Se trata de un documento que no concreta nada y que sigue confiando su validez a la buena voluntad de las industrias y de las distribuidoras”, valora el Sindicato Labrego en nota de prensa. “Es un documento decepcionante”, sostiene el SLG, que añade que este viernes 25 hay una reunión de la Plataforma en Defensa del Sector Lácteo Gallego para valorar la respuesta unitaria a adoptar.

Por parte de Unións Agrarias-Upa, Román Santalla se expresa en la misma línea e indica que al acuerdo le faltó “valentía” para definir qué es el “precio sostenible” y para establecer uno “régimen sancionador” que obligue a su cumplimiento. “Precisamos señales de buena voluntad por parte de la industria y de la distribución”, demandó Santalla. “Lo primero que deben hacer las industrias es romper los contratos a la baja que le impusieron a los ganaderos. Los precios deben recuperarse de inmediato”, emplazó. Unións, igual que el Sindicato Labrego, considera que las movilizaciones están “latentes”, no desconvocadas.

[Más información] Documento completo del acuerdo del sector lácteo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información