El consumo de mantequilla en Estados Unidos supera al de la margarina tras 50 años

La reconsideración de las grasas lácteas, que dejaron de ser vistas como perxudiciales a nivel cardiovascular, es uno de los factores que ha permitido el repunte

Publicidade
El consumo de mantequilla en Estados Unidos supera al de la margarina tras 50 años

Portada de la revista Time en 2015.

La mantequilla cayó en picado en los Estados Unidos a partir de los años 50, viéndose de aquella superada por la margarina. Las recientes conclusiones científicas, apuntando a que el consumo de las grasas lácteas no parece perjudicial a nivel cardiovascular, están haciendo que en los últimos años la mantequilla tenga una demanda en ligero ascenso. Esa circunstancia, unida al desplome del consumo de margarina, hizo que por primera vez en 50 años, en Estados Unidos se consuma más mantequilla que margarina.

El cambio de imagen de la mantequilla mereció una portada de la prestigiosa revista Time, que hace un par de años titulaba ‘Come mantequilla: los científicos etiquetaron la grasa como enemiga. ¿Por qué estaban equivocados?’.

Durante años, las grasas saturadas se consideraron perxudiciales sin más para la salud cardiovascular. Las últimas investigaciones demostraron, sin embargo, que no todas las grasas saturadas son iguales, pues las de los lácteos parecen no tener esos efectos perjudiciales.

Margarina
La margarina, un producto elaborado a partir de aceites vegetales hidrogenados, atravesó el proceso contrario que la mantequilla y entró en el punto de mira de los científicos. En Estados Unidos hay una ofensiva contra el consumo de grasas trans, como las de la margarina, por sus efectos perjudiciales en la salud.

La preocupación de los consumidores por la salud está llevando al lanzamiento de productos como margarina sin grasas hidrogenadas, en tanto que en la mantequilla en los Estados Unidos ya se comercializan mantequillas sin sal, sin lactosa o ecológicas.

En el área mediterránea, como es el caso de España, la mantequilla es un producto residual, pues la grasa por excelencia es el aceite de oliva, pero en los países del centro y norte de Europa, así como en Estados Unidos, su consumo, más habitual, sigue una línea ascendente.

Precios
La buena demanda de la mantequilla es uno de los factores que explican los altos precios históricos que está consiguiendo su cotización internacional, llevando todo el 2017 por encima de los 400 euros cada 100 kilos, cuando hasta mediados del 2016 estaba en picos por debajo de 250 euros por 100 kilos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información