¿Está la agricultura demasiado subvencionada?

La Comisión Europea calcula que los ingresos medios de agricultores y ganaderos, teniendo en cuenta la suma de ayudas e ingresos de la explotación, son inferiores a los salarios medios del conjunto de trabajadores en 26 de los 28 países de la Unión

Publicidade
¿Está la agricultura demasiado subvencionada?

Los ingresos de los agricultores se mantienen por debajo de los de un trabajador medio en la mayoría de países. Gráfico divulgado pola Comisión Europea en su propuesta de la PAC post-2020 y elaborado con datos de la DG Agri del periodo 2011-2013.

Existe una opinión mayoritaria en la ciudadanía de que la agricultura está demasiado subvencionada. En la consulta pública sobre la Política Agraria Común (PAC) que hizo este año la UE, el 53% de las personas no ligadas con el agro manifestó que las ayudas directas al campo no son necesarias. Esa percepción, que se considera en el sector fruto del desconocimiento, llevó a la Comisión Europa a incorporar un enfoque pedagógico sobre las ayudas agrarias en su propuesta para la PAC post-2020.

Para mostrar la situación real del campo, la Comisión comparó en cada país los salarios medios por trabajador del conjunto de la economía con los ingresos medios de las explotaciones agrarias, teniendo en cuenta en el agro la suma de los ingresos de cada productor y de las ayudas. El resultado es que en 26 de los 28 países de la Unión Europea, España entre ellos, los agricultores y ganaderos cobran menos que el promedio de los trabajadores. Sólo hubo dos países, República Checa y Estonia, en los que los ingresos de los profesionales del campo superan a los de un trabajador medio.

La PAC trata de mantener el atractivo de la actividad agraria, pues el relevo generacional es un problema en todo el agro europeo

En España, la diferencia no es excesiva, pero en países como Alemania o Dinamarca, un agricultor gana la mitad de un trabajador medio. Desde esta perspectiva, la Comisión defiende la continuidad de un sistema fuerte de ayudas públicas al campo como vía para reducir el hueco entre los ingresos de los ganaderos y los ingresos medios de los trabajadores.

Con la PAC, se trata de mantener el atractivo de la actividad agraria, pues una de las cuestiones que preocupa en Europa es la dificultad de promover el relevo generacional. Casi el 80 % de los profesionales del campo en la UE supera los 45 años, un problema que se registra con distinta intensidad en la mayoría de países y sectores.

Seguridad alimentaria, precios y medioambiente
La Comisión recuerda que de la agricultura depende la seguridad alimentaria de 500 millones de europeos. Señala además el papel de las ayudas a la hora de mantener bajos los precios de los alimentos en los supermercados, pues sin la actual Política Agraria Común, los precios de mercado tendrían que ser otros necesariamente. Parte de los agricultores, alrededor de un 20%, tampoco están a favor de las ayudas directas, pero defienden en su lugar la necesidad de unos ingresos más altos por sus producciones.

Sin la PAC, los precios de mercado de los alimentos serían otros

Por último, la propuesta para la PAC post-2020 destaca la importancia medioambiental de la agricultura, que gestiona aproximadamente la mitad de la tierra de la UE. Ese papel de la agricultura en relación a la conservación del medio sí que es valorado a nivel ciudadano. De hecho, la Comisión apunta que un 92% de las personas no ligadas con el campo está de acuerdo en que se promueva una producción más respetuosa con el medio ambiente y que permita mitigar el cambio climático.

En base a esa demanda ciudadana, la Comisión quiere concederle gran peso a la cuestión medioambiental en la PAC a partir del 2020. El debate entre los ministros de Agricultura de los Estados miembro ya comenzó y se espera una mayor concreción de propuestas y de presupuestos a lo largo de los dos próximos años. Se da por hecha una bajada del presupuesto comunitario para la PAC, entre otras cuestiones por la salida de Gran Bretaña, pero queda aún por ver de qué nivel es esa bajada y en cuánto afecta a las explotaciones gallegas y del resto de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información