v

Importante descenso de las ventas de carne de Porco Celta a raíz de la crisis del coronavirus

Importante descenso de las ventas de carne de Porco Celta a raíz de la crisis del coronavirus

La crisis del coronavirus está impactando muy negativamente en los productores e industrias transformadores de Porco Celta, una carne con un consumo ligado en buena parte a la hostelería, y cuyo cierre a raíz del decreto de estado de alarma provocó un importante descenso en las ventas.

“En nuestro caso vamos a sacrificar esta semana un 50% menos de lo habitual porque alrededor de un 60% de nuestras ventas están en la hostelería y en la restauración, y no nos queda más remedio que reducir nuestras compras a los ganaderos”, explica Óscar Moreno, responsable comercial de Cárnicas Teijeiro.

Así, advierte de que “el mercado del Porco Celta está muy parado, y una vez finalice el estado de alarma valoraremos la situación y esperemos que en unos meses se vuelva a recuperar el consumo de esta carne y de sus productos elaborados”.

Cooperativa Tres Fuciños: “Vamos a hacer 3 semanas sin sacrificar animales porque no hay venta”

En el lado de los productores el parón de las ventas provocado por el cierre de la hostería también les está afectando perjudiicar. Un ejemplo es la cooperativa Tres Fuciños, que agrupa a 9 productores de Porco Celta repartidos por la geografía gallega.

“Hace 15 días que no sacrificamos ningún animal porque no hay venta y esta semana seguiremos así. El nuestro es un cliente gourmet, que valora mucho la calidad y el modo de producción sostenible, con un consumo muy vinculado a la hostelería, por lo que al cerrar esta la actividad de venta se paró”, cuenta María Isabel Costas, presidenta de la Cooperativa Tres Fuciños.

Ademáis, la crisis provocada por el coronavirus también provocó que se paralizaron varias acuerdos a punto de cerrar, alguno para exportar carne de Porco Celta fuera de España. “Teníamos muchos proyectos entre manos y tuvimos que parar todo”, lamenta.

ASOPORCEL: “La evolución dependerá de lo que dure esta situación excepcional”

Desde la Asociación de Criadores de Raza Porcina Celta (ASOPORCEL) explican que “mientras que la actividad para los productores sigue siendo la misma de siempre, pues a los animales hay que atenderlos y procurarles alimento y cuidados, para operadores transformadores y comerciales la evolución es diferente”.

“Mientras que la mayoría de los operadores, que distribuyen en tiendas y supermercados vieron, incluso, aumentada la demanda de los productos de Porco Celta en un primer momento, ahora empiezan a notar el descenso de las ventas. Otros operadores que trabajan más enfocados al suministro para hostelería y restauración acusaron al parón de estos establecimientos desde un primer momento”, explican desde la asociación que agrupa a unos 120 productores de Galicia.

“De momento sigue habiendo sacrificios semanales de Porco Celta pero la evolución dependerá de lo que dure esta situación excepcional”, añaden.

Los precios en origen para los productores de momento no están notando una bajada, pero todo depende de lo que se prolongue el estado de alarma y el cierre de la hostelería. “Por hora, no estamos viendo que la situación esté repercutiendo en los precios de la carne de Porco Celta o de sus productos. Pero seguramente todo dependerá de lo que se alargue esta situación en el tiempo, pues no deja de ser un producto de calidad diferenciada, razón por la que ya tiene un precio superior, y no sabemos como será la evolución de la producción y de la demanda si es necesario mantener las medidas de contingencia frente al virus durante mucho tiempo más”, afirman desde ASOPORCEL.

Se refuerzan las medidas para evitar la propagación del coronavirus

Por lo demás, tanto en la asociación como entre los productores se están reforzando las medidas de seguridad para evitar la propagación del coronavirus. Así, la sede de la asociación permanece cerrada al público y los empleados están trabajando desde casa para seguir llevando los temas administrativos.

“También nos desplazamos a los mataderos para certificar los sacrificios, pero se paralizó todo el trabajo de campo. Esto es, los veterinarios no hacemos las visitas a las granjas para evitar ser vectores de transmisión del virus, no olvidemos que visitamos muchas granjas y contactamos con mucha gente a lo largo de un día. Aunque estamos a disposición de los socios en los teléfonos habituales para intentar solventar cualquier problema que les surja, la recomendación es que también ellos se queden en casa en la medida de lo posible y que no visiten otras granjas”, aseguran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información