La Xunta permitirá cazar el jabalí sin límites en 198 ayuntamientos para frenar los daños que provoca

La medida entrará en vigor mañana y se extenderá hasta el 27 de febrero de 2022, si no se suspende antes. En estas zonas se permite abatir o capturar sin límite ejemplares de jabalís de ambos sexos y se amplían los períodos en los que se puede ejercer la actividad cinegética. Unións Agarias tilda la medida de "insuficiente"

Publicidade
La Xunta permitirá cazar el jabalí sin límites en 198 ayuntamientos para frenar los daños que provoca

Daños provocados por el jabalí en una finca de maíz

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda publica hoy en el Diario Oficial de Galicia las cuatro resoluciones por las que se declara la emergencia cinegética temporal por los daños ocasionados por el jabalí en un total de 29 comarcas gallegas. Es la segunda ocasión en la que la Xunta recurre a este instrumento, de carácter provisional y extraordinario, con la finalidad de agilizar la aplicación de medidas dirigidas al control de las poblaciones de esta especie en aquellas zonas con mayor incidencia, a través de distintas modalidades y procedimientos de captura.

«Las circunstancias extraordinarias que se están produciendo con relación al jabalí hacían necesario articular una declaración excepcional de este tipo en la búsqueda de eliminar el riesgo y reducir el tamaño de las poblaciones de la especie mediante la adopción de medidas que ayuden a prevenir dentro de lo posible futuros daños», explican desde el departamento que dirige Ángeles Vázquez.

Se trata, en todo caso, de un instrumento adicional y complementario a la caza regrada dentro de los terrenos de régimen cinegético especial y común y también a las actuaciones de control por daños, que seguirán desarrollándose en los términos fijados en la resolución anual por la que se regula la caza en Galicia y en los protocolos de actuación establecidos al efecto.

Condiciones para la caza del jabalí

Así, durante la vigencia de la declaración en estas comarcas se permitirá abatir o capturar, sin límite de ejemplares, jabalís de ambos sexos, prioritariamente hembras adultas y subadultas de cualquier edad. Asimismo, en las zonas en situación de emergencia cinegética temporal será posible abatir crías y hembras seguidas de crías siempre y cuando haya una autorización especial previa de la Dirección General de Patrimonio Natural, de acuerdo con lo establecido en la Ley de caza de Galicia.

Además, se habilitan en estas zonas una serie de herramientas cinegéticas que contribuyan al control de las poblaciones del jabalí, como la ampliación de los períodos en los que se puede ejercer la actividad cinegética, en jornadas que no estén aprobadas en el correspondiente plan anual de aprovechamiento de la temporada 2021-2022 de los tecores, o la autorización para el uso de medios auxiliares «como visores ópticos, detectores electrónicos de paso o presencia de animales y cebaderos de grano o frutos colocados en los cultivos dañados» que favorezcan la eficacia y el óptimo aprovechamiento cinegético, faciliten la identificación de los ejemplares y garanticen la seguridad de las personas.

De igual manera, en las comarcas en emergencia cinegética temporal se podrá autorizar a los propietarios afectados a realizar esperas en terrenos de régimen cinegético especial, personalmente o mediante terceros, con autorización del titular del aprovechamiento, así como otra serie de medidas que complementen la actividad cinegética reglada y el control de los daños de la especie establecidos en la resolución anual.

Las declaraciones de emergencia cinegética temporal en las áreas señaladas incluyen los tecores y zonas libres donde se podrán desarrollar estas medidas extraordinarias y excepcionales. En total, la declaración abarca 29 comarcas (7 en A Coruña, 9 en Lugo, 11 en Ourense y 2 en Pontevedra) que comprenden 198 ayuntamientos (50 de ellos coruñeses, 53 lucenses, 87 ourensanos y 8 pontevedreses) y un 68,4% de la superficie total de Galicia.

La vigencia de estas declaraciones se extenderá desde mañana, Fecha de entrada en vigor de las cuatro resoluciones, hasta el 27 de febrero del próximo año, abarcando así el período hábil de caza establecido para el jabalí durante la temporada 2021-2022. Con todo, podrá quedar suspendida en su conjunto o en parte del ámbito de aplicación, siempre previa resolución, en el momento en el que se constate que desaparecieron las causas que motivaron la declaración de la emergencia.

Buenos resultados con la primera experiencia

La emergencia cinegética temporal es una medida prevista en el reglamento de caza de Galicia para cuándo en una comarca exista una determinada especie cinegética en circunstancias tales que resulte especialmente peligrosa para las personas o perjudicial para la agricultura, la ganadería, los montes o la propia caza.

En 2019 la Xunta declaró por primera vez a emergencia cinegética en 33 ayuntamientos de cuatro áreas geográficas de Galicia: Betanzos-Eume, Terra Chá, Viana y Deza. Tras esta experiencia pionera, la efectividad de la medida quedó avalada por los datos ya que los avisos en estas comarcas se redujeron un 29,4% respecto a la temporada de caza precedente.

Por eso, en la última reunión de la comisión de seguimiento del plan de acción frente al jabalí, celebrada a mediados de junio, las distintas administraciones y colectivos que desde hace años colaboran en la gestión conjunta del problema coincidieron en la oportunidad de volver a estudiar el empleo de la emergencia cinegética temporal en ciertas zonas de la Comunidad como medida adicional para aminorar el impacto de la especie en las mismas.

Unións Agrarias: «La Xunta reconoce el descontrol de los daños del jabalí en Galicia»

XUNTA XABARIN

Precisamente, la directora general de Patrimonio Natural, Belén do Campo, convocó hoy a los principales sindicatos y organizaciones agrarias de Galicia con el fin de informarlos en persona sobre el contenido y alcance de las declaraciones de emergencia cinegética temporal.

La junta se enmarca en los contactos que, de forma periódica y continua, mantiene la Xunta con los diferentes colectivos implicados en la gestión de este problema en la Comunidad y teniendo en cuenta, además, que el sector agroganadero es uno de los más afectados por el impacto socioeconómico que genera la sobrepoblación de jabalís en determinadas zonas.

En este sentido, Unións Agrarias es especialmente crítica con la actuación de la Consellería de Medio Ambiente ante los daños del jabalí. «Solicitamos del presidente de la Xunta que lidere la respuesta la esta crisis dada la total ineficacia que caracteriza la gestión de este asunto por parte de la consejera de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, quien no está dando la cara ni propone soluciones para los daños del jabalí en el campo gallego, escondiéndose detrás de los técnicos y de la Dirección General de Patrimonio Natural», reclaman desde la organización agraria..

En concreto, critican que «las medidas conocidas consisten sólo en la flexibilización de la caza del jabalí, basándose en el aumento de días de caza (que pasan a ser todos los días de la semana) y en la simplificación administrativa de la tramitación de las autorizaciones de caza, todo bajo el amparo de la declaración de emergencia cinegética en las comarcas y ayuntamientos de mayor actividad agraria, estado excepcional que prevé la legislación de caza para el control de situaciones extraordinarias generadas por actividad descontrolada de poblaciones de animales, en este caso el jabalí».

Unións Agrarias entiende que esta medida por parte de la Consellería de Medio Ambiente, «es un reconocimiento tácito del descontrol de las poblaciones de los jabalís y sus efectos en el rural durante los últimos años, en los que se está dando una escalada progresiva tanto de accidentes de tráfico (que ya superan los 3.200 al año según datos oficiales) como daños en las cosechas, que según estimaciones de UUAA, superan ya los 12 millones de euros cada año, fundamentalmente en cultivos forrajeros, y también en viñedo, patata y castaña».

Para la organización agraria la Xunta no va al fondo del problema de los daños del jabalí, que «es la obligación que tiene la Caza Social Gallega de responder del pago de los daños en la agricultura, cuando carecen de la planificación idónea para controlar las poblaciones de jabalí, y sobre todo, cuando no tienen fondos para el pago de los más de 12 millones de euros anuales que se están dando en el campo gallego por la acción de las manadas».

Por todo ello, Unións seguirá en su campaña en la búsqueda de apoyo en el mundo de la caza social, para demandar un cambio legal en la legislación de caza, «que ponga el deber de responder por los daños de la fauna salvaje en la Xunta de Galicia, y no en los TECOR y Sociedades de Caza que no son los propietarios de esta fauna, únicamente los responsables de su gestión conforme la normativa autonómica».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información