Listado de beneficiarios de las indemnizaciones por daños del lobo de este año y del último trimestre de 2020

En total se concedieron 790 ayudas para todo Galicia. La provincia con el mayor número de concesiones es Lugo con 444, seguida por la provincia de Ourense con 154, A Coruña con 143 y Pontevedra con 49. La cuantía máxima por ayuda no superó los 3.000 €

Publicidade
Listado de beneficiarios de las indemnizaciones por daños del lobo de este año y del último trimestre de 2020

Cierre fjio para prevenir ataques del lobo al ganado. / Archivo.

La Xunta ha publicado el listado de indemnizaciones concedidas por daños ocasionados por el lobo en las resoluciones hechas entre octubre de 2020 y julio de 2021. La provincia de Lugo es la que manifiesta un mayor número de aportaciones, y por lo tanto, la provincia más afectada por los ataques (444), con mucha diferencia sobre Ourense, la segunda zona con 154 subvenciones públicas a los perjuicios ocasionados. A la cola se se sitúa Pontevedra, con un total de 49.

El importe económico concedido osciló entre los 26 euros y los 3022,50 euros, como máximo. Un dato común entre los daños subvencionados es que los meses con más resoluciones son octubre de 2020, abril de 2021, con mucha diferencia, y mayo de 2021.

O Morrazo, uno de los últimos territorios conquistados por el lobo

Un dato revelador en el listado de indemnizaciones por daños del lobo es la aparición en el mismo de la Comunidad de Montes de Meira (Moaña, Pontevedra). O Morrazo, junto a la área metropolitana de A Coruña y al Baixo Miño, era de las pocas zonas de Galicia que estaba libre de la presencia del lobo hasta ahora, según se venía constatando en los sucesivos censos realizados por el equipo del biólogo Luis Llaneza. La Península do Morrazo, una estrecha franja de tierra a caballo de las rías de Pontevedra y Vigo, queda separada del resto de Galicia por los cuatro carriles de la autopista A-9, lo que evitó el regreso del lobo hasta el pasado año.

“Llevábamos más de 30 años sin ataques, y ahora en época de pandemia tuvimos dos ataques, uno a 2 cabezas de ganado cabruno y otro a 10”, explica Jesús Collazo, miembro de la directiva de la Comunidad. El común entre ellos es que ambos se produjeron en momentos de pandemia, durante y a posteriori de los confinamientos.

A pesar de tener las cabras bajo cierres fijos o dentro de instalaciones habilitadas como refugio, el lobo consiguió penetrar en los cercados y producir daños. “Aprovechó estos momentos para venir aquí, o bien por la falta de alimento en otras zonas o por la falta de actividad y movimiento humano, que facilitó su acceso”, especula Collazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información