San Petroni: el albariño gallego hecho vermut

La firma Vermuterías de Galicia logra un éxito comercial con su vermut St Petroni, elaborado con un 75% de vino albariño de la subzona del Ulla. El pasado año, el segundo en el mercado, vendieron unas 200.000 botellas y en los primeros meses de este año ya han triplicado las ventas.

Publicidade
Publicidade
San Petroni: el albariño gallego hecho vermut

Elaborar un vermut de alta calidad en Galicia con vino albariño y con vocación exportadora. Lo que podría parecer una quimera, dada la fuerte tradición italiana, o un sacrilegio para los más puristas, se está convirtiendo en un éxito comercial, sobre todo entre las nuevas generaciones.

Así se podría resumir brevemente la historia de San Petroni, un vermut gallego elaborado por Vermuterías de Galicia que, un año y medio después de salir al mercado, ya está presente en todo el territorio español y ha llegado a doce países.

Cristina Codesido, la gerente de esta bebida en Vermuterías de Galicia, explicó recientemente en Sober el origen y el proceso de elaboración de St Petroni dentro de la jornada “Alternativas ao viño tradicional: novos produtos”, organizadas por la Estación de Viticultura y Enologia de Galicia (Evega) en el municipio lucense de Sober, en plena Ribeira Sacra.

Un vermut en el que reina el vino albariño

El punto de partida fue la realización de un análisis del mercado, en el que se detectó la ausencia de vermuts de calidad, máxime cuando se disponía de una base, el vino albariño, con reconocimiento a nivel español e internacional. A partir de ahí y para desarrollar el producto se constituyó Vermuterías de Galicia, una empresa integrada por tres socios con experiencia en el sector: Adegas Pazo de Arretén, una bodega con tradición en la elaboración de vino albariño en la subzona de Ulla; Destilerías Compostela y un socio de Vigo vinculado al mundo de la distribución.

Según explica Cristina Codesido “la base de nuestro vermut Petroni es el vino albariño, que constituye el 75% del vermut, y que al ser producido en Padrón, en la subzona del Ulla de la Denominación de Origen Rías Baixas, tiene unos niveles de acidez que lo hacen idóneo para este tipo de elaborados”.

Precisamente, para que el concentrado tenga carácter y recuerde al vino albariño en St Petroni vinifican la uva albariña de Pazo Arretén sobre lías, “para que la base vínica tenga estructura y cuerpo”.

“Una vez lograda una buena materia prima el proceso es sencillo”, afirma Cristina Codesido. Así, en Vermuterías de Galicia maceran en alcohol ,procedente también de bagazo de albariño, un total de 29 plantas aromáticas ancladas en la tradición gallega, que van desde el laurel, el romero, a la hierba luisa, así como pieles de naranja dulce y amarga o pulpa de limón. La flor de hibisco le da los matices rojizos al resultado final, y como no, el imprescindible ajenjo, o asente en gallego, que le dió el nombre al vermut (en alemán, wermuth es ajenjo). Este macerado se mezcla con el vino albariño, se deja reposar, se filtra y se envasa. Cada vendimia en Pazo Arretén es diferente y eso hace también única cada añada de este vermut.

“El resultado es San Petroni, un vermut de 15 grados de graduación alcohólica en el que destaca la frescura, el equilibrio y que recuerda al vino albariño”, destaca Cristina Codesido.

PETRONI_03_APAISADA

Un homenaje a Galicia y al Camino de Santiago

Otro aspecto que llama la atención de St Petroni es su cuidada presentación, con una botella de 1 litro que es un atractivo en si misma. “Petroni es el nombre en latín de Padrón, con lo que queremos hacer un homenaje a nuestra tierra, y también al Pazo de Arretén, donde vivió Rosalía de Castro durante su infancia”, explica Cristina Codesido.

Además, destaca que la oca que identifica a St Petroni “hace referencia a la tradición pagana previa al Camino de Santiago, que era el Camino de las Ocas, mientras que el cartabón simboliza la tentación”.

“Sentimos el producto como muy de la tierra, con alma histórica y carácter gallego”, asegura la gerente de Vermutería de Galicia.

En lo que va de 2016 ya han triplicado las ventas

Y el éxito comercial está acompañando a esta apuesta por un vermut local pero con vocación global como es St Petroni. Así, después de estrenarse en el mercado en mayo de 2014, en el pasado año 2015 Vermutería de Galicia vendió unas 200.000 botellas de litro de St Petroni, tanto en los mercados gallego y español, como ventas puntuales en 12 países. “Y en los tres primeros meses de 2016 triplicamos las ventas del mismo período del año pasado, por lo que tuvimos que poner freno pues nos podríamos quedar sin producto a lo largo del año y es algo que no queremos”, afirma Cristina Codesido.

En este sentido, y reconociendo que “nuestra producción va a ser siempre limitada, por la disponibilidad de uva albariña en la comarca de Padrón”, Cristina Codesido avanza que están trabajando en la ampliación de los viñedos de albariño acogidos a la Denominación de Origen Rías Baixas, subzona del Ulla.

“Vamos a lanzar nuevos productos al mercado”

“Llevamos más de un año ampliando los viñedos de albariño con los que queremos trabajar para poder aumentar la producción, pero siempre controlando nosotros los viñedos y vinificando nosotros la uva”, asegura.

No obstante, Cristina Codesido subraya que “si bien es cierto que queremos crecer, ante todo queremos mantener la calidad, y sabiendo que nuestra producción siempre va a ser limitada”.

Además, adelanta que en Vermuterías de Galicia también están trabajando en sacar al mercado nuevos productos. “Vamos a lanzar otros productos intermedios, pero iremos con calma y de forma pausada, porque ante todo queremos consolidar en el mercado St Petroni”, matiza.

Necesidad de una normativa que vele más por la calidad del vino que se emplea en el vermut

En España la elaboración de productos aromatizados a base de vino (vermut, sangría…etc) se regula por la Ley de Productos Intermedios, una norma que para Cristina Codesido es demasiado permisiva y no protege suficientemente a los vermuts de calidad.

En concreto, la normativa actual define al vermut como vino aromatizado con ajenjo y con otras hierbas -en algunos casos se llegan a utilizar hasta 100 plantas diferentes-, con una base vínica (tinta o blanca) de un mínimo del 75%, y una graduación alcohólica de entre 14,5 y 22 grados.

En este sentido, la gerente de Vermuterías de Galicia considera que “al reglamento actual le falta mucho recorrido, pues debería ser más rigurosa y con más matices en lo relativo a la calidad del vino empleado, así como regular también la graduación alcohólica”.

“La ley debería recoger más matices para poder trasladar calidad y diferenciación al mercado de productos como St Petroni”, concluye.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información