“Tirar la leche duele, pero no podemos irnos para casa con el trabajo sin acabar”

La huelga de entregas obliga a las explotaciones a perder su producción estos días. Visitamos la granja de Román Santalla, que hoy tiró más de 5.000 litros de leche

“Tirar la leche duele, pero no podemos irnos para casa con el trabajo sin acabar”

Román Santalla tiró a primera hora de la tarde 5.000 litros a la fosa de purín.

El bloqueo a las industrias lácteas, iniciado en la noche del viernes, está consolidado en toda Galicia. No entran ni salen camiones de las factorías, por lo que las explotaciones lácteas, quieran o no, tienen que hacer una huelga paralela de entregas de leche. “Tirar la leche nos duele a todos y nadie la tira de buen gusto, pero si ahora marchamos para casa, como hicieron algunos compañeros, dejaríamos el trabajo sin acabar. Tenemos que pedirle un esfuerzo más a los ganaderos. El trabajo tenemos que acabarlo porque muchas veces nos fuimos para casa y el trabajo quedó sin rematar”, defiende Román Santalla, ganadero de Cercio (Lalín) y significado líder sindical de Unións Agrarias-Upa.

Los coordinadores del bloqueo a las industrias tratan de dar ejemplo entre los ganaderos. Si ayer era Manuel Iglesias, presidente de la Organización de Productores de Leche (OPL) el que convocaba a los medios en Santa Comba para mostrar como tenía que tirar la leche, hoy fue Román Santalla, en Lalín, el que vertió más de 5.000 litros de leche en la fosa del purín ante la mirada de los periodistas. “Nos gustaría no tirarlo y estamos viendo posibilidades para donar al menos alguna parte, pero es complicado por temas sanitarios”, indica el líder sindical.

Situación de las negociaciones
Santalla, que viene participando en las negociaciones que mantiene el conjunto del sector lácteo en los últimos meses, expone qué necesita el sector para parar las protestas y llegar a un acuerdo. “¿Qué precisamos? Se habla de que la industria tiene que pagarnos un precio sostenible, pero hay que concretar en qué arco está ese precio. Por ejemplo, que esté entre 33 y 36 céntimos. Eso es un arco de precios y nadie puede decir que es ilegal”, sostiene el ganadero.

«Un compromiso de las industrias para modificar los contratos actuales facilitaría bastante el acuerdo»

“El segundo elemento es una declaración de las industrias lácteas donde digan que están dispuestas a cambiar los contratos. Si hay verdadera voluntad de modificar los contratos, que lo digan, porque si no corremos el riesgo de ir para casa con una bajada del precio de entre 1 y 2 céntimos hasta marzo”, advierte Santalla. “Que haya un compromiso para modificar esos contratos firmados a la baja podría facilitar bastante el acuerdo”.

El último elemento que demandan los ganaderos es un decreto de la Administración que recoja sanciones para industria y distribución en caso de incumplimientos.

Todas estas cuestiones están siendo debatidas estos días entre las partes, con la intermediación del Ministerio de Agricultura. La distribución ya trasladó en la reunión del jueves pasado su voluntad de subir hasta 4 céntimos el precio de los productos lácteos de marca blanca, de manera que se aumente en 2 céntimos la remuneración de industrias y en otros 2 la remuneración de los ganaderos. Para el sector productor es una propuesta insuficiente, dicen, y queda por ver cómo garantizar además que esa subida pasa de las industrias al sector productor.

Tractores de Taboada, preparados para ir a Lugo.

Tractores de Taboada, preparados para ir a Lugo.

Protestas
El problema más urgente son los contratos a la baja firmados en las últimas semanas por la mayoría de los ganaderos para los próximos seis meses. La prioridad ahora pasa por tumbar esos contratos y por renegociarlos. De ahí que el esfuerzo de las tractoradas se esté centrando en el bloqueo a las industrias, sin descartar bloqueos a la distribución, en especial a firmas reticentes a la firma del acuerdo, como Eroski -según fuentes sindicales-, o que suelen comercializar leche a bajos precios, caso de Gadis.

En cuanto al bloqueo de las industrias, los ganaderos continuaron este domingo paralizando las factorías que quedaban sin bloquear, como las de Lactalis y Entrepinares en Vilalba, o la de Leche Río en Láncara. Tractores de Taboada (Lugo) se dirigían esta tarde a la capital lucense para reforzar el cerco en torno a las industrias lácteas y también trascendió en los medios que tractores de Ferrolterra tenían también previsto desplazarse a Lugo para ayudar en la paralización de las industrias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información