Un consorcio gallego diseña una planta de biogás para granjas de porcino y vacuno

El proyecto busca abaratar los costes de la tecnología, orientándose a una instalación modular pensada para las explotaciones de la comunidad. Tendrá capacidad para tratar un metro cúbico al día

Publicidade
Un consorcio gallego diseña una planta de biogás para granjas de porcino y vacuno

La planta se orienta para una granja de 500 cerdos o de 100 vacas.

La gestión de los purines constituye un problema para las granjas más intensivas y con menor base territorial, sobre todo las de porcino. Para afrontar la eliminación de parte de los purines, una alternativa consiste en su transformación en biogás, si bien el coste de la tecnología sólo ha permitido por el momento en Galicia iniciativas piloto como las de Mouriscade (Lalín) o Gayoso Castro (Castro de Rei). Un consorcio gallego está ahora diseñando una planta de biogás que pretende que sea accesible para las granjas de la comunidad.

La iniciativa se orienta a fabricar un prototipo de instalación modulable pensada para granjas de porcino de 500 cabezas o para las de vacuno de 100 animales En el proyecto participan las firmas de ingeniería GV Soluciones e Indutec, así como el centro de investigación Energylab, la empresa Agroamb, especializada en la gestión de residuos, y la Universidad de Santiago. Cuentan también con el apoyo de la Agencia Galega de Innovación (Gain).

El objetivo consiste en fabricar un prototipo, que ya se está montando, para probarlo y optimizarlo en campo, en concreto en una granja lucense de porcino. Cuando finalice el proyecto, en el año 2019, se espera tener la tecnología afinada para su puesta en marcha en las explotaciones que puedan estar interesadas.

Características
La planta de biogás, de carácter compacto, tendrá una dimensión total de 10 metros cúbicos y capacidad para tratar alrededor de un metro cúbico de purín al día. Se pretende que tenga un coste accesible, en torno al 50% del precio de una instalación media en Galicia, y que sea fácilmente transportable e instalable.

El sistema incluye un pretratamiento a 70 grados de la parte sólida de los purines para facilitar la degradación de la materia orgánica

El sistema de funcionamiento tiene una primera fase de separación de la parte líquida del purín, que pasa directamente a un digestor anaerobio, y de la parte sólida. La parte sólida se someterá a un pretratamento de una hora a 70 grados para facilitar la degradación de la materia orgánica. Posteriormente se introducirá también en el digestor anaerobio, donde los microorganismos procederán a la transformación de la materia orgánica en biogás.

“El proceso ya fue testado en laboratorio con buenos resultados” -explica la investigadora Mónica Figueroa, de Energylab-. “Ahora se está construyendo ya un prototipo de la planta a tamaño real para probarlo en una granja de porcino con el objetivo de optimizar la instalación y de evaluar el aprovechamiento del biogás”.

El biogás obtenido se podrá reutilizar para generación de energía eléctrica, con destino al autoconsumo, o para el calentamiento de agua, con lo cual el beneficio de la planta es doble. De un lado, ofrece una solución a la gestión de purines y por otro proporciona una energía renovable para la granja. Permite además que las explotaciones reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero, como el metano.

El proceso deja también una parte sólida, que se puede usar a modo de fertilizante orgánico que presenta mejores características que el purín de origen, y una fracción líquida limpia, de fácil gestión en la propia explotación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información