Aprobada la IGP Vaca e Boi de Galicia

Medio Rural espera llegar a 25.000 canales comercializadas con este sello en el 2025. La nueva Indicación Geográfica amparará reses de raza frisona, de rubia gallega y de las habituales razas cárnicas criadas en Galicia

Aprobada la IGP Vaca e Boi de Galicia

Bueyes de rubia galega. / Imagen: CIAM.

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Vaca e Boi de Galicia ultima los trámites legales para su puesta en marcha. Hoy se publicará en el Diario Oficial de Galicia la orden de la Consellería de Medio Rural por la que se acuerda inscribir la IGP en el registro comunitario de denominaciones de origen e indicaciones protegidas, después de que no haya habido ninguna alegación a su pliego de condiciones.

El sello queda ya así aprobado a nivel de España y podrá comenzar a comercializarse en cuanto logre la protección nacional transitoria. La Xunta gestionará ahora con el Ministerio de Agricultura el envío de la documentación de la IGP a Bruselas, con el fin de conseguir también el correspondiente reconocimiento a nivel comunitario.

La IGP pretende acabar con el uso fraudulento de los términos vaca y buey gallego, habitual en grandes zonas de consumo

Animales amparados
La IGP ampara la carne fresca y casquería procedente de vacas y bueyes de Galicia, que se comercializará en todo tipo de cortes. El sello incluye a las principales razas de ganado vacuno existentes en Galicia: rubia gallega, morenas gallegas, asturiana de los valles, limusina, rubia de Aquitania, pardo alpina y frisona. Para que sean reconocidos en la IGP, los animales deben nacer, criarse, engordarse, sacrificarse y despiezarse en Galicia.

Con la puesta en marcha de este sello de calidad, Medio Rural destaca que pretende finalizar con el uso fraudulento de términos como carne, vaca o buey gallego, entre otros. A partir de ahora, será necesario demostrar la rastreabilidad de estos productos y que cumplen las características que se establecen en el pliego de condiciones.

Perspectivas
Esta nueva indicación se suma así a la de Ternera Gallega, que existe desde el año 1994, pero limitada para animales de menos de 18 meses, con unos 89.000 canales certificados y cerca de 20.000 toneladas vendidas al año. Se calcula que la nueva IGP de vacuno podría llegar en siete u ocho años a 25.000 canales y comercializar unas 8.500 toneladas de carne vacuno mayor de calidad, con unas 10.000 explotaciones ganaderas inscritas, según la Xunta.

Cebo de seis meses

El pliego de condiciones establece los métodos de producción y las condiciones de comercialización de la carne de la IGP. En cuanto a los métodos de producción, se señala que la alimentación de las reses a lo largo de su vida productiva se basará en el pastoreo, en el consumo de forrajes en fresco (hierba, cereales) y conservados (silo, hierba seca), así como en el aprovechamiento de otros recursos de la explotación (patatas, nabos, cereales, etc.). Cuando sea preciso, se permite complementar esa alimentación con piensos y paja.

La etiqueta podrá incluir el término ‘Selección’ en aquellas carnes de grasa entreverada y color amarillo anaranjado

Se recomienda proceder a un cebado final de los animales de al menos seis meses, ya que el estado de las carnes del animal y su grado de engrasamiento influirán positivamente en la calidad de la canal. Para comercializarse a través de la IGP, los bueyes deberán tener un grado de engrasamiento mínimo de 4 (en una escala del 1 al 5) y las vacas de 3.

Para el acabado, se recomienda el uso de buenos pastos, de silo de maíz y pastone, y de alimentos complementarios (harina de cereal, patatas, nabos, piensos). Se aconseja asimismo limitar los movimientos de los animales durante el cebo, a fin de facilitar su engrasamiento.

Los bueyes se deberán sacrificar a partir de los 48 meses y las vacas con al menos un parto

Los bueyes se deberán sacrificar a partir de los 48 meses, siendo castrados antes del año de vida; en tanto las vacas deberán de sacrificarse después de tener al menos un parto.

Etiquetas
La carne se identificará con el etiquetado ‘Vaca de Galicia’ o ‘Buey de Galicia’, según corresponda, así como con el logo de la IGP Vaca e Boi de Galicia. Se podrá incluir la mención ‘Selección’ en aquella carne que destaque por su entreverado y por presentar grasa de color amarilla anaranjada. Esa carne deberá tener además, como mínimo, las conformaciones E, U o R y tener un engrasado de 5 o 4 (exceptuando 4-).

La comercialización de la carne se hará refrigerada, sin que pueda ser congelada en ningún momento. Se encargará del proceso de certificación y control de los animales y de la carne el Consejo Regulador de las IGPs de Vacuno de Galicia, que englobará también a Ternera Gallega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información