Ganadería Cid, comodidad y bienestar animal en intensivo

Producir leche teniendo el ganado estabulado no está reñido con el bienestar. Conocemos cómo trabajan en una explotación con muy buena puntuación en las auditorías realizadas por Aenor para la obtención del certificado Welfare Quality que el Grupo Lence exige a todas sus ganaderías

Bonet, na nave de produción de Gandería Cid, que alberga a un cento de animais

Bonet, en la nave de producción de la Ganadería Cid, que alberga a un centenar de animales

Contar con unas instalaciones idóneas y hacer un buen manejo son las claves para una vida sin estrés de las vacas dentro de los establos. Alcanzar ese cow confort es una de las máximas de Ganadería Cid, una explotación lechera ubicada en Vilamartín Pequeno, en el ayuntamiento de Barreiros.

Bonet Cid es quien está hoy al frente de esta explotación de tres generaciones, que él heredó de su padre, Narciso, y de su abuelo, Hermógenes. La historia de la ganadería estuvo siempre centrada en buscar más comodidad para el ganado y el aumento en el número de cabezas de la granja trascurrió siempre parejo a la ampliación y mejora de las instalaciones.

Bonet representa la tercera generación de ganaderos en la familia y heredó el gusto por el cuidado de los animales de su padre Narciso y su abuelo Hermógenes

“Donde tenemos la sala de espera era el establo antiguo, donde había unos cubículos que nunca se utilizaron porque no eran cómodos, así que las vacas comían dentro y después salían a fuera a un patio de recreo”, recuerda Bonet, que era un niño en aquellos años.

Esos primeros cubículos eran de un metro de ancho y estaban contra la pared y nunca pudieron ser utilizados. “Las vacas no eran capaces de acostarse en ellos, simplemente porque no cabían en ellos, es como si a nosotros nos meten en una caja de zapatos, no nos acomodamos”, compara.

Los primeros cubículos que se hicieron nunca pudieron ser utilizados porque las vacas no cabían en ellos

Con aquella experiencia, en 1998 decidieron cambiarlos y hacer un lote de 40 cubículos ya con dimensiones válidas hoy en día. “Esos cubículos están funcionando aún en la granja, tienen 1,23 metros de centro a centro con 1,80 metros de cama y están en las medidas que se piden hoy”, explica.

En el año 2003 acometieron una ampliación de las instalaciones, haciendo una nave nueva paralela con más cubículos de las mismas dimensiones y aprovechando los 40 que habían hecho 5 años antes. “Ese establo es en el que seguimos trabajando hoy, tiene capacidad para 100 animales en lactación”, cuenta Bonet.

Amplitud y espacio en las instalaciones

GANDERIA CID (Barreiros) benestar animal2

Las instalaciones casi van a cumplir 20 años, pero las dimensiones con las que fueron diseñadas y construidas en su momento permiten amplitud tanto para el ganado como para los que trabajan con él. “En lo que es la nave no tuvimos que hacer ningún cambio para pasar la certificación. Las dimensiones tanto de pasillos como de cubículos ya cumplían perfectamente”, explica.

Es muy importante que la vaca tenga el espacio suficiente, es mucho mejor hacer 20 cubículos menos pero que los que hagas sean amplios y cómodos porque lo vas a ganar en poco tiempo

“Es muy importante que la vaca tenga el espacio suficiente. A veces cuando hacemos el diseño de una obra acortamos un poco las dimensiones para aprovechar el sitio, pero es un error, es mucho mejor hacer 20 cubículos menos y que los resultantes tengan las medidas suficientes, porque lo que dejas de ingresar por la diferencia en el número de cabezas lo vas a ganar en poco tiempo en producción gracias a la comodidad de las vacas”, asegura.

Evitar accidentes para ganar en longevidad

Evitar accidentes es uno de los objetivos de esta ganadería para reducir así las bajas por descartes involuntarios de animales. “En un sistema intensivo uno de los motivos por los que más mortalidad puede haber en la granja es por accidentes, desde resbalar las vacas, a dañarse o meterse debajo de un hierro. Nosotros tratamos de minimizar eso”, explica, algo en lo que la amplitud de los establos juega un papel fundamental, al igual que un manejo pausado que no apure al ganado.

Tratamos de minimizar los accidentes del ganado para evitar las bajas de animales por este motivo, que en un sistema estabulado es una de las principales causas de descartes

Ganadería Cid no tiene problemas de enfermedades metabólicas ni de salud de ubre, por lo que reducir los accidentes les permite aumentar la longevidad del ganado y la vida productiva de las vacas.

Recría en la Granxa Gayoso Castro

Zona de boxes para as becerras pequenas, que son trasladadas á Granxa Gayoso Castro ao cumprir 15 días

Zona de boxes para las terneras pequeñas, que son trasladadas a la Granja Gayoso Castro al cumplir 15 días

Hace un año y medio empezaron a mandar a las terneras al centro de recría puesto en marcha en la Granja Gayoso Castro, propiedad de la Diputación de Lugo y gestionado por Seragro. «Lo que me queda en casa de recría en este momento, que son novillas adultas, están fuera paciendo», explica.

Entre los 10 y los 15 días de vida las terneras se marchan al centro de recría, una vez hecha la prueba de cartílago. Los machos los mantienen un poco más en la granja para que sean un poco más grandes a la hora de venderlos a los cebaderos.

Han decidido externalizar la recría para ganar espacio y tiempo para vacas en producción y emplear la mano de obra que ahorran en estas tareas en ordeñar tres veces al día

Tomaron la decisión de externalizar la recría porque no estaban satisfechos con los resultados que obtenían haciéndola ellos en casa. “No lo estábamos haciendo como yo quería, porque las instalaciones no lo permitían, para hacerlo bien tendríamos que hacer instalaciones nuevas, porque la zona de recría que teníamos era para una granja con 40 vacas en producción, no era para una granja de 100. Ese es un mal endémico de muchas explotaciones y lo que no podemos hacer es como hacemos muchos, que es llenar de garitos alrededor de las casas para albergar a las novillas, porque eso no es recriar bien. Aquí estaban dentro hasta que empreñaban y luego se echaban fuera. Pero no es lo mismo hacer pastoreo que echar el ganado fuera”, argumenta.

Un mes de retraso en el parto de una novilla no parece nada, pero en 10 novillas ya es una lactación que pierdes

“Marcarse objetivos es fácil, pero después muchas veces llegar a cumplirlos es muy complicado, sobre todo si no tienes instalaciones para poder trabajar adecuadamente. Yo quiero que las novillas paran entre los 22 y los 24 meses pero haciendo la recría nosotros era muy difícil de conseguir, porque muchas veces no podías inseminar en función de cómo estuviera preparada a ternera, sino del sitio que tenías disponible y pienso que es algo que les pasa también a muchas otras explotaciones, nos condicionan tanto las instalaciones que los lotes los hacemos de cualquier manera. Como el espacio que teníamos era ridículo, a veces te hacía falta el sitio e inseminabas temprano de más, antes de tiempo, para poder echarla al prado y dejar sitio para otra, pero la ternera no estaba preparada, de tamaño o condición física igual sí, pero su sistema reproductivo no, y perdías la dosis. Después tenías que repetir. O tenías problemas de infecciones respiratorias por demasiada carga de animales. Y un mes de retraso en una novilla no es nada, pero en 10 ya es una lactación completa que pierdes. Y después está otra cuestión, a mayores de la pérdida de producción, la reposición en una novilla que te pare a los 23 meses es menor que si te pare a los 26 y ahí también ahorras un poco”, indica.

Tres ordeños diarios

GANDERIA CID (Barreiros) zona vacas concursos

Ganadería Cid lleva muchos años apostando por la mejora genética y tiene vacas de altas produciones

Junto a la externalización de la recría, otra de las modificaciones que introdujeron en el último año en la manera de trabajar fue a pasar de dos la tres ordeños diarios. “En el mes de julio del año pasado empezamos a ordeñar tres veces para, con el ganado que había, tratar de sacarle más rendimiento a la explotación”, dice.

La idea de Bonet por ahora no es ampliar la explotación, sino obtener el máximo rendimiento al número actual de cabezas que tienen

A pesar de que habitualmente es un sistema que se aplica en ganaderías de mayor tamaño, Bonet afirma que se adapta también a explotaciones de tamaño medio como la suya. “Aquí se están ordeñando a lo largo del año una media de entre 90 y 100 vacas y yo estoy contento con el sistema. Soy yo solo con dos empleados y lo que hicimos fue reorganizar los turnos de trabajo, estábamos a jornada partida y pasamos a jornada continua, con lo que los empleados están más contentos e incluso tenemos más tiempo libre. Yo estoy todos los días a las 6 de la mañana en la granja y los descansos de los empleados los cubro yo, pero aun así se lleva el trabajo de otra manera”, explica.

Ordeñan a las 6 de la mañana, a la una de la tarde y a las nueve de la noche

Al pasar de ordeñar dos veces al día a tres, lograron un aumento de producción de entre 5 y 6 litros. “Ahora estamos entre 41 y 42 litros de media, con la misma alimentación, aunque es cierto que al ordeñar tres veces también comen más. Nosotros hemos calculado que el consumo de la ración subió entre un 6 y un 7%, pero en producción subimos un 15%, que es bastante”, reconoce. “Aquí ahora con tres ordeños hay alguna vaca que pica los 80 litros diarios, con dos ordeños esas vacas de alta producción no estarían en esas cifras, se moverían en 65 o 70 litros”, añade.

Han logrado un aumento de producción de un 15% al pasar de dos a tres ordeños y el consumo de la ración en pesebre se incrementó en un 7%

A mayores, las vacas que están en pico de lactación con altas producciones lo han agradecido y están más cómodas, con menos presión de leche en la ubre. Esto también ha provocado una mejora del bienestar general de los animales, con menos estrés y menos prisas por acudir a la sala de ordeño, lo que ha redundado en una reducción drástica de los accidentes del ganado.

Yo noto que con tres ordeños las vacas están mejor y tienen un mayor bienestar animal, no están con 30 o 35 kilos de leche en la ubre, que eso es peso y es incomodidad para ellas

“Lo hemos notado muchísimo, antes igual teníamos un 7 o 8% de bajas por accidentes, que es muchísimo, a pesar de tener los patios rayados, y ahora esas cifras han bajado a la mitad, tan sólo tuvimos tres descartes por ese motivo en este año. Yo lo achaco a que la vaca está más descansada, no tiene kilos de ubre ni ves nada de goteo de leche en los patios, que es un problema en vacas de alta producción. Ahora caminan mucho mejor, están más ligeras y no hay esa competitividad entre ellas, no están tan ansiosas por ordeñarse”, dice.

El descarte, si es voluntario, da dinero y más cuando el espacio es limitado. Nosotros andamos rondando el 25% de descarte, pero solo un 3 o 4% es por accidentes. Antes era el doble

Otra de las ventajas de hacer tres ordeños es que la granja está “más vigilada”. “Antes, cuando ordeñábamos dos veces al día, empezábamos a las 6 y media de la mañana y a las 8 de la tarde ya no había nadie en el establo. El horario de trabajo de los obreros era entonces de 6 y media a 11 por la mañana y de 4 a 8 por la tarde. Ahora uno de ellos empieza a las 6 de la mañana y se marcha a las 3 de la tarde, con una hora de descanso, y el otro viene a las 3 y está hasta las 12 de la noche con una hora de descanso también”, detalla Bonet.

Adaptación de la sala de ordeño con un arrimador

GANDERIA CID (Barreiros) vacas producion

Ordeñan a las 6 de la mañana, a la una de la tarde y a las nueve de la noche. “Nos lleva unas dos horas. Antes pasábamos de las dos horas y media. Ahora cada ordeño lleva menos tiempo, porque ordeñas menos litros de cada vez, pero en conjunto incrementas el tiempo de uso de la sala”, dice.

Al pasar de ordeñar dos personas a hacerlo una sola incorporaron un arrimador automático en la sala de espera para acercar el ganado a zona de ordeño

La sala se mantiene en el mismo espacio desde los comienzos de la estabulación libre en la explotación y al pasar hace un año de ordeñar dos personas a hacerlo una sola le incorporaron un arrimador automático en la sala de espera para ir acercando las vacas. “Lo que es la obra de la sala tiene 40 años, lo que se hizo fue ir cambiando la maquinaria. Es como si tenemos un coche de 40 años pero le cambiamos todo, el motor, la distribución, etc., pero la carrocería es la misma”, compara.

Los gastos de consumo de luz, mantenimiento de la sala, consumibles y productos de higiene y lavado aumentaron, pero al no tener que incorporar personal, el incremento de producción logrado compensó estos costes.

Alimentación mediante catering

Para poder atender el ganado sin necesidad de incrementar la mano de obra y no tener que supeditar el número de animales a la disponibilidad de superficie agraria, Ganadería Cid optó hace años por alimentar sus vacas con la mezcla húmeda que le suministra la empresa Comercial Agropres, la primera que comenzó a ofrecer este servicio en la zona de A Mariña.

Estamos contentos en este sistema, sobre todo porque no se falla

“Estamos contentos en este sistema, sobre todo porque no se falla, aquí viene un camión a las 9 y media de la mañana todos los días. La verdad es que el tema de la alimentación del ganado y el trabajo de campo lo tenemos bastante controlado de este modo, es algo de lol que me despreocupo porque de la siembra y de preparar las tierras para el maíz también se encargan ellos. De esta manera nosotros podemos estar centrados exclusivamente en ordeñar y en la atención y el cuidado del ganado en el establo”, detalla Bonet.

Nuevas instalaciones para las vacas secas

A nova zona para as vacas secas, reformada no espazo que antes ocupaban as xovencas

La nueva zona para las vacas secas, reformada en el espacio que antes ocupaban las novillas

Para las vacas secas, que representan habitualmente entre un 10 y un 14% de la cabaña, acaban de hacer ahora, aprovechando la nave que usaban para la recría y que han reformado por completo, unas nuevas instalaciones con 20 cornadizas y 17 cubículos, buscando una mayor comodidad y acortar los tiempos de recuperación antes del parto. «Aquí la media de secado está en 50 días, ese es el tiempo habitual de recuperación, y esas vacas las tenemos dentro”, indica.

Aquí la media de secado está en 50 días

Tienen únicamente fuera alguna vaca que tuvieron que secar antes de tiempo. «Tan sólo alrededor de un 3% o 4% de las vacas secas están fuera. El criterio que usamos es vacas que en la lactación pasaron algún problema y que las tuvimos que secar con 80 días en vez de con 50, en ese caso esas vacas van para fuera esos 80 días porque de este modo las recupero antes», cuenta Bonet.

“En un sistema intensivo es un error tener las vacas fuera”

Pero “en un sistema intensivo yo pienso que es un error mandar fuera el ganado”, afirma. “En preparto ves las vacas fuera en el prado y las ves muy bien, pero cuando llega la hora de postparto sufren mucho más, el tema de estrés es mucho mayor en estos casos, por eso yo pienso que es un error mandar las vacas secas fuera. Es otra alimentación, no está tan controlada, y después esas vacas no pueden producir 40 litros de leche”, razona.

Las vacas que pasan fuera el preparto sufren mucho más en el postparto, la adaptación posterior al parto es mucho peor y mucho más problemática

Bonet tuvo ya alguna mala experiencia que pone como ejemplo: “El año pasado teníamos saturado el lote de preparto en la granja y les tocaba entrar la 4 novillas, pero como no tenía sitio las puse fuera, al lado de la nave, donde les cerré un trozo de terreno para tenerlas más controladas y les puse un comedero para ir introduciéndolas en la alimentación de lactación. Pues a esas 4 novillas tuve que operarlas de desplazamiento de abomaso tras el parto, siendo que aquí no tenemos habitualmente ningún problema de cuajar en ninguna primeriza. Pero esas vacas en concreto una vez que parían las veías como se iban achicando día a día. Yo no digo que las vacas fuera no estén mejor para descansar y para el tema de evitar accidentes el campo es lo mejor, claro está, pero la adaptación posterior al parto es mucho peor. Para poner una vaca a punto para parir, como estar controlada dentro nada, sea en cubículo o en cama caliente o en el que cada uno tenga”, argumenta.

Colchoneta para el preparto y carbonato con serrín para la lactación

Cama de colchoneta na zona de vacas secas

Cama de colchoneta en la zona de vacas secas

Aunque Bonet considera que el mejor sistema para las vacas secas es la cama caliente, y a pesar de que optó por deshacer igualmente por completo las instalaciones que tenía de las novillas, puso de nuevo cubículos. “Mi gusto sería tener las vacas secas en cama caliente pero en el sitio que tenía con cama caliente albergaba muy pocos animales, por lo que opté por volver a poner cubículos con dimensiones un poco más amplias que las de las vacas en producción, de 1,26 metros de centro a centro, y con un sistema de colchoneta nuevo, que tiene 14 centímetros de flexibilidad”, detalla.

No pudimos optar por la cama caliente debido a las dimensiones, porque nos permitía albergar muy pocos animales, pero queremos cubrir un pequeño patio de recreo con arena de 250 metros cuadrados al lado de los cubículos para que puedan salir todo el año

“Yo siempre fui anti-colchoneta, y para vacas en lactación lo sigo siendo, pero en vacas que pasan un periodo de secado corto estas nuevas colchonetas son cómodas y su coste de mantenimiento es cero, por lo que permite un ahorro, porque en intensivo uno de los costes importantes es la alimentación y el otro es el material de la cama”, admite.

Cuando se hace una obra no hay que mirar solo los costes de la obra en sí, sino también del mantenimiento. Si no miramos eso estamos perdidos con los márgenes tan ajustados con los que trabajamos hoy en la producción de leche

Ganadería Cid emplea para las vacas de leche camas de carbonato con serrín. Bonet considera que “a corto plazo es un material más caro que la arena pero a largo plazo resulta más barato”. Entre las ventajas destaca que aporta abono y supone encalado natural para las tierras y no da problemas en el pozo del purín.

Hacen las camas dos veces al día, después de ordeñar por la mañana y por la noche, mientras las vacas se acercan a comer a la cornadiza

Para facilitar la descomposición de la materia orgánica, la limpieza de los canales y reducir también los olores y la presencia de gusanos en el purín, en esta explotación emplean las bacterias de Bioprana, que pulverizan en los pasillos por los que camina el ganado a través de un sistema automático.

Vacas de concurso

Zona de cubículos individuais con capacidade para seis animais onde se atopan as vacas de concurso

Zona de cubículos individuales con capacidad para seis animales donde se encuentran las vacas de concurso

Al externalizar la recría y cambiar para ese espacio a las vacas secas, que estaban hasta ahora en un lote en la nave de producción, van a poder incrementar un 10% los animales en lactación en el espacio ganado en el establo.

Cuentan con una zona con cubículos individuales para 6 animales, donde las vacas son alimentadas únicamente con raigrás y pienso

Para poder incrementar en mayor medida las vacas de leche de la ganadería tendrían que reformar la zona que en este momento aún ocupan las vacas de concurso de la granja, un espacio con seis boxes individuales donde los animales no comen ración unifeed, sino que son alimentadas dos veces al día con raigrás y pienso.

Las vacas de concurso también dan leche, aunque requieren de un manejo individualizado que aumenta la mano de obra

Ganadería Cid era una de las habituales de los concursos, que prácticamente han desaparecido a raíz de la pandemia (el último al que acudieron fue el de Conafe en septiembre de 2019), y Bonet es también juez internacional (el último que juzgó fue en noviembre de 2019 en la Bretaña francesa). “Ese hobbie de los concursos siempre me gustó, pero preparar el ganado para ir da mucho trabajo, porque requiere de un manejo individualizado que aumenta la mano de obra ”, dice.

Rosalía James ganó en el año 2007 el Concurso Nacional y Mática acumula 5 cualificaciones de Excelente

Esta explotación de Barreiros ha obtenido importantes premios en este tipo de certámenes. Por ejemplo, Rosalía James, una de sus vacas, ganó en el año 2007 el Concurso Nacional y fue calificada como la mejor vaca de España, logrando ser cuatro veces Excelente. En el establo está aun Mática, otro de los animales destacados, que fue subcampeona de Galicia y con 8 lactaciones en este momento acumula 5 cualificaciones de Excelente.

La vaca más longeva que hay hoy en la cuadra suma 10 partos y si está es porque da leche, que yo de mascota no las quiero

“Llevamos muchos años mejorando la genética”, explica Bonet. Ganadería Cid trabaja con semen sexado. Se lo ponen a las novillas que tienen en el centro de recría y también a alguna primeriza tras el primer parto. Siguen poniendo también semen frisón convencional a las vacas multíparas de mérito genético con las que cuentan, obteniendo un 60% de hembras, que también recrían. La combinación de sexado en novillas y primerizas y convencional en las mejores multíparas les permite inseminar con carne el resto de las vacas, sobre todo aquellas que no les interesa continuar con su genética en el establo.

Hasta hace 5 años no se ponía nada de carne, pero el semen sexado es una herramienta muy útil que te permite obtener un ingreso más por esta vía una vez que tienes las necesidades de reposición de la granja cubiertas

“El semen sexado es una herramienta muy útil, porque una vez que tienes cubiertas un poco las necesidades de reposición de la granja, te da opción a obtener un ingreso más, porque no es lo mismo vender un ternero frisón a 30 euros que un azul belga, que es lo que pongo yo, a 150. De este modo el incremento de coste del sexado lo sacas en los terneros que vendes”, indica.

“La certificación de bienestar animal debería medir parámetros diferentes en pastoreo y en intensivo porque son dos sistemas diferentes de andar con el ganado”

Bonet xunto a Mática, unha vaca de 8 partos que suma 5 cualificacións de Excelente

Bonet junto a Mática, una vaca de 8 partos que suma 5 cualificaciones de Excelente

Ganadería Cid lleva muchos años haciendo certificación de buenas prácticas a través de la cooperativa Os Irmandiños, que fueron de los primeros que empezaron a hacerlo en Galicia, y dentro de esas buenas prácticas ya había una parte que era de bienestar animal, en la que se miraban cuestiones como zonas de descanso, bebederos o pasillos.

Se cambiaron para Río hace 4 años y ahora han sumado la certificación específica de bienestar animal Welfare Quality, con la que cuentan en la actualidad todas las ganaderías que entregan al grupo Lence. El camino andado con anterioridad ya les valió para superar sin problemas esta nueva auditoría que realiza Aenor.

Leche Río le paga una prima de un euro en tonelada en concepto de bienestar animal

“Tan sólo tuvimos que cambiar la distancia entre los boxes de los terneros. Nosotros los teníamos separados un metro más o menos para facilitar el manejo y evitar el posible contagio de enfermedades pero a raíz de la auditoría tuvimos que pegarlos los unos a los otros para facilitar la sociabilización de los animales”, explica.

La granja es supervisada periódicamente tanto por técnicos externos como por parte de los veterinarios de Leche Río. “Esta certificación tiene menos papeleo que la de buenas prácticas, donde tenías que guardar todo lo de alimentación y fitosanitarios, en este caso va más a lo importante para la vaca”, explica Bonet.

No es lo mismo hacer pastoreo que echar las vacas fuera

Los encargados de hacer la certificación estuvieron alrededor de cuatro horas en la granja revisando las instalaciones y el comportamiento de los animales y Ganadería Cid obtuvo una puntuación final de 56 puntos, que no es habitual en explotaciones lecheras que no sacan su ganado a pastar.

Comparar una granja en intensivo con una en pastoreo es como comparar una finca de maíz y otra de raigrás, no tiene sentido porque son cosas distintas

“En un sistema intensivo subir de 50 puntos es complicado, porque la certificación penaliza a las granjas con el ganado estabulado. Siendo lo más profesionales posible estás entre 50 y 60 puntos, cuando si haces pastoreo es más fácil pasar de ellos. Yo pienso que debería haber distintos criterios a la hora de medir el bienestar animal, igual que no se pueden comparar producciones de un sistema y de otro, ni costes de producción, porque son cosas distintas. La legislación debería contemplar aspectos distintos también en relación al bienestar animal para unas ganaderías y las otras, mirando cosas específicas de uno y de otro sistema, para mí es erróneo usar la misma vara de medir y meter todo en el mismo saco”, argumenta Bonet.

Diferencias de criterio en Europa y en América

GANDERIA CID (Barreiros) benestar animal

“Una vaca en cualquier sistema, si le dejamos vida libre es un desastre. De alguna manera las vacas las tenemos que tener controladas. Si las echamos libres en pastoreo y no las cercamos, sería un desastre, porque la mitad del pasto lo estropearían. Y en este sistema igual, si no ponemos separadores de cubículos, si no ponemos trabadizas, sería un desastre y habría accidentes a montones”, considera.

Una vaca en cualquier sistema, si le dejamos vida libre es un desastre. De alguna manera las vacas las tenemos que tener controladas

Bonet es de los que cuestiona los prejuicios que existen sobre el bienestar animal en las explotaciones en intensivo que no echan el ganado a pacer. “En el año 2013 fui a hacer una visita a Canadá. Allí el 80 o 90% de las explotaciones eran con las vacas amarradas y los terneros estaban en boxes individuales pero amarrados también con una cadena como si fueran el perro de la casa. Y tanto las vacas como los terneros estaban impecables, la verdad es que veías granjas espectaculares con ese sistema de amarre canadiense y con educador, con el ganado limpio y super cuidado. Y sin embargo aquí la normativa de bienestar no permite eso”, compara.

Valorado por el consumidor y exigido por las industrias

GANDERIA CID (Barreiros) vacas producion camas carbonato e serrin

El bienestar animal es un aspecto cada vez más valorado y demandado por el consumidor y exigido por las industrias a los ganaderos. “El presente y el futuro va por ahí, las explotaciones tenemos que hacer bienestar porque en este momento ya hay industrias que si no tienes el certificado ya no te recogen. Pero es necesario que se prime más en el precio de la leche, porque muchas veces económicamente si tienes que adaptar las instalaciones ya no compensa», asegura.

Las vacas hablan por sí solas. Si están bien alimentadas, tienen bebederos, descanso, luz, ventilación, etc, producen leche. No hay mejor certificado de bienestar que ese

Con todo, Bonet considera que para el ganadero siempre es interesante mejorar el bienestar y la confortabilidad de su ganado, sea o no valorado en el precio de la leche por las industrias que lo recogen, ya que está relacionado con el cow confort y acaba redundando en mayor producción y rentabilidad.

“Las vacas hablan por sí solas, puedes puntuar más o menos en bienestar, pero si las vacas dan producción es que están bien cuidadas, que están sanas, bien alimentadas y confortables. Yo creo que no hay mejor certificado de bienestar que ese”, defiende.

Reportaje elaborado por Campo Galego con la colaboración comercial de Grupo Lence

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información