La Comisión Europea focaliza en la ganadería su cruzada contra las emisiones agrícolas

Afirma que el 70% de los gases de efecto invernadero de la agricultura proceden del sector ganadero y que el 68% de las tierras agrícolas en la UE están destinadas a la producción animal. Propone buscar alternativas a la carne

Las ReguerasBruselas focaliza el problema de las emisiones agrícolas en el sector ganadero al afirmar que el 70% de las emisiones proceden de la ganadería (metano y ácido nitroso). Además, indica, el 68% de las tierras agrícolas están destinadas a la producción animal (39,1 millones de hectáreas de cereales y oleaginosas y 70,7 millones de hectáreas de pastizales en 161 millones de hectáreas de tierras agrícolas en los 27 países de la UE, según los datos de Eurostat relativos a 2019).

Dentro del Pacto Verde Europeo y de uno de sus documentos esenciales, el de la Estrategia De la granja a la mesa –impulsada por la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, y no por el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski–, la Comisión Europea pretende reducir el impacto medioambiental y climático de la producción animal mediante el desarrollo de una producción ganadera que mejore el bienestar de los animales y reduzca la huella ambiental.

En el Plan de Acción de la Estrategia De la granja a la mesa, que cuenta con un total de 27 medidas, tres de ellas hacen referencia específicamente al sector ganadero: por ejemplo, la evaluación y revisión de la legislación vigente en materia de bienestar animal, así como la relativa al transporte y al sacrificio de animales (prevista para 2023); la propuesta de revisión del Reglamento de aditivos para piensos a fin de reducir el impacto medioambiental de la ganadería (2021); y la iniciativa de la UE sobre la captura de carbono en suelos agrícolas (prevista en el tercer trimestre de 2021).

La legislación en materia de bienestar animal, transporte y sacrificio será modificada en 2023

«La Comisión está llevando a cabo una revisión del programa de promoción de la UE para productos agrícolas, con miras a aumentar su contribución a la producción y el consumo sostenibles, y en consonancia con la evolución de las dietas. En relación con la carne, esa revisión debería centrarse en el modo en que la UE puede utilizar dicho programa de promoción para apoyar los métodos de producción ganadera más sostenibles y eficientes en materia de carbono», propone Bruselas.

Bruselas pretende reducir la dependencia de la soja importada con proteínas vegetales cultivadas en la UE así como con productos de origen marino como las algas o los desperdicios de pescado

Para ayudar a reducir el impacto ambiental y climático de la producción animal, evitar la fuga de carbono a través de las importaciones y apoyar la transición en curso hacia una ganadería más sostenible, la Comisión facilitará la comercialización de aditivos alimentarios sostenibles e innovadores. Examinará las normas de la UE para reducir la dependencia de materiales de alimentación críticos (por ejemplo, soja cultivada en tierras deforestadas en lugares como Brasil) mediante el fomento de proteínas vegetales cultivadas en la UE, así como materiales de alimentación alternativos, como por ejemplo algas y subproductos de la bioeconomía como el desperdicio de pescado. «Se facilitará asimismo la introducción en el mercado de aditivos sostenibles e innovadores para piensos que ayuden a reducir la huella de gases de efecto invernadero y la contaminación del agua y del aire asociadas», anuncia el Ejecutivo comunitario.

Alternativas a la carne en la dieta

Bruselas pretende reeducar a los europeos en su forma de comer, modificando hábitos de consumo y reequilibrando la dieta de la población hacia un mayor consumo de vegetales en detrimento de otros productos de origen animal, como la carne o los derivados lácteos, argumentando beneficios para la salud y el medio ambiente.

«En general, las dietas europeas no están en línea con las recomendaciones dietéticas nacionales, y el entorno alimentario no garantiza que la opción saludable sea siempre la más fácil. Si las dietas europeas estuvieran en línea con las recomendaciones dietéticas, la huella ambiental de los sistemas alimentarios se reduciría significativamente», justifica el Ejecutivo comunitario.

Si las dietas europeas estuvieran en línea con las recomendaciones dietéticas, la huella ambiental de los sistemas alimentarios se reduciría significativamente, afirma la Comisión Europea

Pero la UE da incluso un paso más allá. De hecho, el programa Horizonte Europa «fomentará la investigación para aumentar la disponibilidad y el abastecimiento de proteínas alternativas, como las proteínas vegetales, microbianas, marinas y basadas en insectos, y los sustitutos de la carne», avanza la Comisión.

Mayores restricciones a los antibióticos en la producción ganadera

datos España antibioticos

Ventas de antibióticos por cabeza de ganado en España en comparación con la media comunitaria

Para desarrollar el Pacto Verde y la Estrategia De la granja a la mesa la UE aprobará en 2021 una legislación más restrictiva en materia de uso de antibióticos, pesticidas y fertilizantes químicos. Se calcula que las resistencias a los antibióticos provocan la muerte de 33.000 persoas cada año en el conjunto de la Unión Europea y que, de seguir la tendencia actual, en 2050 moriría más gente por resistencias bacterianas que por cáncer.

Las ventas de antibióticos en España en 2016 fueron las segundas más altas en la UE después de Chipre y son 2,5 veces superiores a la media de la UE

«Las ventas en agentes antimicrobianos veterinarios en mg por cabeza en España aumentaron hasta 2014 y disminuyeron en 2015 y 2016. Las ventas en España en 2016 –350mg por cabeza– fueron las segundas más altas en la UE (después de Chipre) y son más de 2,5 veces más alta que la media de la UE –que se sitúa por debajo de 150mg–», indica la Comisión Europea.

España, muy lejos de los objetivos fijados para reducción de amoniaco

grafico emisions amoniaco 1995-2016 UE

Evolución de las emisiones de amoniaco en España y en el conjunto de países de la UE

Al igual que en los objetivos de reducción del uso de antibióticos España se encuentra muy rezagada a respecto del resto de países de la UE, nuestro país también se encuentra muy por detrás de la evolución comunitaria en la minoración de las emisiones de amoniaco a la atmósfera.

Las emisiones de amoniaco (NH3) de la ganadería constituyen, además de una pérdida económica para el ganadero, un daño al medio ambiente por la contaminación del aire, los suelos y las aguas y un daño para la salud. Y es que la agricultura y la ganadería son responsables en España del 91% de las emisiones de amoniaco, sobre todo el sector porcino, el principal emisor de este gas contaminante en España. 

Para atajar este problema, Bruselas, a través del Protocolo de Gotemburgo, estableció un régimen de techos nacionales, o cuotas de emisiones de amoniaco, de forma que a partir del año 2020 se deberán reducir las emisiones nacionales en un 3%, respecto al año 2005, y en un 16% a partir del año 2030.

España es el país de la UE que más se desvía de los objetivos fijados en el Protocolo de Gotemburgo, superando en un 47% los valores de emisiones fijados

Sin embargo, en el último inventario remitido en marzo de 2019, el Estado Español superaba, en 165 kt de NH3, el límite de 353 kt asignado en la Directiva de Techos para España entre 2010 y 2019, lo que equivale a un 47% por encima de lo acordado, siendo España el Estado de la UE que en mayor proporción se desviaba de los valores de emisiones fijados.

Hay una tendencia a la baja en la emisión total de amoniaco de la agricultura en la UE desde 1999, cuando rondaban los 4 millones de toneladas anuales, aunque están aumentando desde 2013, situándose en 2016 en 3,6 millones. «España está muy lejos de alcanzar los objetivos de emisión de NH3 para 2020 (-3% en comparación con 2005) y 2030 (-16%) según lo establecido por la Directiva NEC. En 2016, las emisiones de NH3 aumentaron un 0,8% en comparación con 2005. En general, la emisión en España es bastante estable en el tiempo, fluctuando entre 400.000 y 500.000 toneladas. Hay una disminución en la emisión de amoniaco entre 2003 y 2012, pero aumenta de nuevo a partir de 2013», reprocha la Comisión Europea a España.

Según la Directiva NEC, España debe reducir las emisiones de amoniaco un 3% en 2020 y un 16% en 2030 en comparación con 2005

La Directiva (UE) 2016/2284 de Techos Nacionales de Emisión (NEC), relativa a la reducción de las emisiones de determinados contaminantes atmosféricos, en concreto, dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles no metánicos (COVNM), amoníaco (NH3) y partículas finas (PM2,5), impone la elaboración, adopción y aplicación, a cada Estado miembro, de programas nacionales de control de la contaminación atmosférica y el seguimiento de las emisiones y sus efectos.

Con el fin de cumplir los compromisos nacionales de reducción de emisiones y evitar las sanciones de Bruselas, el Gobierno español aprobó en 2019 el Programa Nacional de Control de la Contaminación Atmosférica, que fija prioridades, objetivos y medidas para los distintos sectores, entre ellos la agricultura y la ganadería. Diseñado para el horizonte 2020-2030, incluye un catálogo de 50 medidas agrupadas en 8 paquetes sectoriales: mix energético; transporte; industria; eficiencia energética en viviendas, comercios y oficinas; residuos; agricultura; restos de poda y ganadería.

MEDIDAS Programa Nacional de Control de la Contaminacion Atmosferica 2020-2030

Medidas incluidas en el Programa Nacional de Control de la Contaminación Atmosférica

Entre otras medidas, se incluye la alimentación multifase en todas las especies ganaderas y el ajuste del contenido en proteína bruta teniendo en cuenta las necesidades de los animales, medidas de gestión de estiércoles, como la evacuación frecuente del estiércol almacenado en el lugar de cría de los animales y la incorporación de medidas de reducción de emisiones de amoniaco en establos y granjas de nueva construcción para ganado bovino, porcino y avícola o en obras de ampliación o modificación de las instalaciones existentes.

El Programa Nacional de Control de la Contaminación Atmosférica obliga a ajustar el contenido en proteína bruta de la alimentación en función de las necesidades de los animales

En el Programa Nacional de Control de la Contaminación Atmosférica el Ministerio para la Transición Ecológica insiste en cargar sobre el sector de vacuno la responsabilidad de reducir las “cotas de emisiones” de amoniaco en los próximos años, con los gastos para los ganaderos que esto supondrá tal y como se plantean algunas de las medidas, mientras permite que el porcino, el principal emisor de este gas contaminante en España, siga incrementando su cuota nacional de emisiones, según se contempla en el Plan de Proyecciones por sectores presentado hace un año.

Balance de fósforo y nitrógeno

En el Programa Nacional de Control de la Contaminación Atmosférica también se fija el límite del 30% de las necesidades de nitrógeno en el aporte de forma ureica, la prohibición de aplicación del purín en abanico, el enterramiento de estiércoles, el establecimiento de planes de abonado, el balance de nitrógeno de los suelos y el registro de operaciones en el cuaderno de la explotación.

El balance bruto de nutrientes proporciona una estimación del impacto potencial de la agricultura en la calidad del agua y su posible contaminación. Los indicadores se basan en la contaminación por nitratos y fosfatos. «Cuando el nitrógeno (N) y el fósforo (P) se aplican en exceso, pueden causar contaminación y eutrofización de las aguas superficiales y subterráneas. El excedente de nitrógeno en España varía entre 27 y 40 kg N/ha por año entre 1995 y 2015. El excedente de fósforo disminuyó ligeramente con el tiempo de 6 kg/ha/año en 1995 a 4 kg/ha/año en 2015», indica el análisis de la Comisión Europea.

datos España fertilizacion nitroxeno e fosforo

Excedente de fósforo y nitrógeno en los suelos agrícolas en España en comparación con la media de la UE

En Europa países como Irlanda, Holanda o Alemania tienen problemas de contaminación de acuíferos por fertilizantes. En el caso español, Bruselas destaca que el 46% de las analíticas de agua subterránea en España en 2012 fueron de alta calidad frente al 32% de mala calidad, que el 14% de las tierras agrícolas en España estaban bajo contratos para mejorar la gestión del agua en 2017 y que el área en riesgo de erosión del suelo en 2012 en España se situaba un 9,6% por encima de la media de la UE. A nivel regional, la tasa de pérdida de suelo es la más alta en el sur de España y menor en el norte. 

La orientación que Europa le está dando a la nueva Política Agraria Común (PAC), que se espera para el 2022, elevará los requisitos que tendrán que cumplir las explotaciones. Las ganaderías tendrán que medir sus emisiones y comprometerse a reducirlas, tanto de gases de efecto invernadero, caso del CO2 o del metano, como de otros gases que afectan a la salud, como el amoniaco. El Ministerio está trabajando en una herramienta informática, Ecogan, que permitirá calcular las emisiones de cada granja y se valorarán en los pagos de la PAC las medidas de mitigación que podrán adoptar las ganaderías. 

La medición de las emisiones por granja y el establecimiento de compromisos de reducción es una de las cuestiones que se establecerán en la próxima PAC

«La Comisión promoverá el objetivo de cero contaminación por flujos de nitrógeno y fósforo de los fertilizantes mediante la reducción de las pérdidas de nutrientes en al menos un 50%, al tiempo que garantiza que no haya deterioro en la fertilidad del suelo. Esto dará como resultado la reducción del uso de fertilizantes en al menos un 20%. Esto se logrará implementando y aplicando la legislación ambiental y climática comunitaria en su totalidad, identificando con los Estados miembros las reducciones de carga de nutrientes necesarias para lograr estos objetivos, aplicando una fertilización equilibrada y un manejo sostenible de nutrientes, y administrando mejor el nitrógeno y el fósforo a lo largo de su ciclo de vida. Con este fin, la Comisión trabajará con los Estados miembros para desarrollar un Plan de Acción de Manejo Integrado de Nutrientes en 2022», anuncia el Ejecutivo comunitario en el documento de la Estrategia de Biodiversidad para 2030, la otra de las patas fundamentales del Pacto Verde junto a la Estrategia De la granja a la mesa.

esquema PAC 2021-2027 medidas fertilizantes

La medición de las emisiones por granja y el establecimiento de compromisos de reducción es una de las cuestiones que se establecerán en la próxima PAC a través de ecoesquemas, unos pagos adicionales con los que se quiere incentivar al sector a implicarse en la mitigación del cambio climático y en la conservación de la biodiversidad.

Entre los compromisos de gestión ambiental que deberán cumplir las explotaciones dentro de la «condicionalidad reforzada» de la futura PAC estarían el complimiento de la Directiva de Nitratos y la Directiva Marco del Agua, el uso de la Herramienta de Sustentabilidad Agrícola para Nutrientes, que proporcionará servicios adicionales para el manejo sostenible de cultivos (agua, pesticidas, micronutrientes) y el establecimiento de franjas de amortiguación de 5 metros de ancho a lo largo de los cursos fluviales, algo con gran incidencia en Galicia, dado el importante número de ríos y riachuelos. 

Además de las franjas de protección sin abono de 5 metros en cauces fluviales, se primará que en ciertas zonas no se supere un máximo 13 kg de nitrógeno, 40 de fósforo y 40 de potasio por hectárea de tierra de cultivo al año

A mayores, se primará la aplicación por parte de las explotaciones de otras medidas voluntarias, conocidas como eco-esquemas, como la limitación de la fuga de nutrientes mediante el establecimiento de una cubierta vegetal que evite el suelo desnudo en invierno antes de los próximos cultivos de primavera o la introducción de cambios en los sistemas de cultivos herbáceos hacia un enfoque más eficiente en el uso de insumos en ciertas áreas definidas en base a la Directiva Marco del Agua, lo que incluiría la limitación del uso de nutrientes a un máximo 13 kg de nitrógeno, 40 kg de fósforo y 40 kg de potasio por hectárea de tierra de cultivo por año y el uso reducido de pesticidas (un máximo 3 dosis de productos de protección de planta utilizados por hectárea durante una temporada de cultivo). 

Aumento de la carga ganadera por pérdida de superficie

Bruselas hace hincapié en los valores de los pastos permanentes tanto como reservorio de biodiversidad como sumidero para la captura de carbono, por lo que fomentará este tipo de praderas en la nueva PAC 2021-2027, pero alerta de que en España, «el 30% de los pastizales tiene un estado de conservación desfavorable-inadecuado y solo el 15% estaba en un estado favorable en 2012». Estos porcentajes son valores promedio para toda España, explicando que  las áreas más favorables se encuentran en el norte del país, mientras que la dehesa en el suroeste de España se indica como más desfavorable.

La Comisión Europea anuncia para el tercer trimestre de 2021 la presentación de una Iniciativa de la UE sobre la captura de carbono en suelos agrícolas

El número total de ganaderías disminuyó entre 2005 y 2016 en España de aproximadamente 1.080.000 a 945.000. El tamaño promedio de las explotaciones se mantuvo estable entre 24 y 25 hectáreas en el mismo período de tiempo pero en conjunto el área agrícola total disminuyó en estos años de 25,7 millones de hectáreas en 2005 a 23,7 millones de hectáreas en 2016.

En 10 años se han perdido 2 millones de hectáreas de superficie agraria pero la cifra de cabezas de ganado se ha mantenido estable en 14,5 millones

Dado que «el número de unidades ganaderas se ha mantenido bastante estable en el tiempo en España, en alrededor de 14,5 millones de cabezas, la densidad de ganado (calculada como el número total de unidades de ganado por área agrícola total utilizada) aumentó de 0,56 en 2005 a 0,61 en 2016», indica la Comisión Europea.

El área agrícola de pastoreo extensivo representa en el conjunto español un tercio del total de la Superficie Agraria Útil aunque el estado de conservación de los pastos permanentes es inadecuado, destaca Bruselas

Entre tanto, el área agrícola de pastoreo extensivo (área bajo producción ganadera por debajo de 1 cabeza por hectárea de área de forraje) se mantuvo estable entre 2005 y 2013, alrededor del 33% del total de la Superficie Agraria Útil. 

Árboles, setos y cierres verdes para lograr mayor biodiversidad

«Con los años, la Política Agrícola Común (PAC) ha agudizado su enfoque en el cuidado del medio ambiente y el clima, con cierto éxito. Entre otras cosas, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del sector agrícola de la UE han disminuido, los agricultores han reducido significativamente el uso de fertilizantes al tiempo que aumentan los rendimientos y, en algunos aspectos, la protección de los hábitats de vida silvestre ha mejorado», destaca Bruselas, que sin embargo llama la atención sobre la disminución de las especies de aves y polinizadores. 

El indicador de aves de tierras agrícolas está diseñado como un barómetro de cambio para la biodiversidad de los paisajes agrícolas en Europa. El indicador es un índice compuesto que mide la tasa de cambio en la abundancia relativa de especies de aves comunes en sitios seleccionados y los recuentos de población se llevan a cabo por una red de ornitólogos voluntarios. La lista de especies de la UE cubre actualmente 39 especies que dependen de las tierras de cultivo para alimentarse y anidar y no pueden prosperar en otros hábitats. En España, este índice de aves de tierras agrícolas ha disminuido un 16%, pasando de 100 en 2000 a 84,2 en 2008. 

No se podrán arar los pastos permanentes en Red Natura y habrá que mantener un mínimo de un 5% de la SAU con árboles o estanques

Para frenar este deterioro, la futura PAC incide en la conservación de hábitats y paisajes de forma que la actividad agrícola y ganadera contribuya a la protección de la biodiversidad. Entre otras medidas, en la condicionalidad post 2020 será necesario mantener un mínimo de un 5% de las tierras agrícolas dedicadas a setos, árboles en línea, cierres verdes o estanques (de forma opcional, primado con más fondos, podrá incrementarse este porcentaje de SAU de la explotación hasta el 10%) y se prohibirá cortar setos y árboles durante la temporada de reproducción y cría de aves (de abril a julio). Además, se prohibirá convertir o arar todos los pastizales permanentes existentes en los lugares declarados como Red Natura 2000, algo que en regiones como Galicia también tendrá enorme incidencia, dado el alto porcentaje de su territorio incluido dentro de la Directiva Hábitats. 

esquema PAC 2021-2027 medidas pesticidas

El sector agroganadero español produce el 8% del total de emisiones agrícolas de la UE

grafico emisions 1995-2016

Comparación de la evolución de los gases de efecto invernadero en España y la media de la UE

El sector agroganadero español produce 39 millones de gigatoneladas equivalentes de CO2 anuales, el 8% del total de la UE. «Las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la agricultura (incluidas las emisiones de las tierras de cultivo y los pastizales) se mantuvieron estables en España entre 1995-2016 mientras descendían un 12% en el conjunto de la EU-28, aunque fluctuaron entre un máximo de 39,4 millones de gigatoneladas equivalentes de CO2 en 2004 y un mínimo de 30,6 millones de gigatoneladas en 2016 en España. Además, la participación de la agricultura en las emisiones netas totales españolas ha tenido altibajos y desde 2004 es inferior a la media de la UE», destaca la Comisión Europea en el documento de evaluación de la situación por países previo a la aprobación de los respectivos Planes Estratégicos Nacionales de la PAC 2021-2027.

En la actualidad, el 12% de los gases de efecto invernadero que se producen en el conjunto de la UE proceden de la agricultura y la ganadería mientras la producción y el uso de energía en el resto de sectores representa más del 75% de las emisiones causantes del calentamiento global en la UE, donde el 40% del consumo energético corresponde a los edificios y donde el transporte representa otro 25% de las emisiones totales.

La ganadería sería en España responsable del doble de emisiones que la agricultura, según los datos del  Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero

Según un estudio reciente elaborado por la consultora internacional Liken Carbon Hub y publicado por la Fundación Naturgy, en España la ganadería sería la causante el 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero, el doble que las prácticas agrícolas, que equivaldrían a otro 4% del total de gases causantes del calentamiento global.

Informe GEI 2005-2018_Fundación Naturgy1

El estudio recoge la evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero desde 2005 hasta 2018, extraídas fundamentalmente del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (INGEI), que engloba las actividades agroganaderas dentro del apartado «Agricultura».

Las emisiones agrupadas en este epígrafe engloban principalmente las siguientes actividades o fuentes generadoras de emisiones:
Las emisiones procedentes de la ganadería:
• Fermentación entérica: recoge las emisiones de metano (CH4) generadas en los procesos de fermentación entérica que ocurren en el sistema digestivo de ciertas especies animales.
• Gestión del estiércol: recoge las emisiones de CH4 producidas por el estiércol hasta su destino final. El valor de las emisiones depende de la cantidad de excreta y de su tipo de gestión.
Las emisiones procedentes de las prácticas agrícolas:
• Cultivo de arroz, esencialmente vinculadas a la emisión de CH4, producida como consecuencia de las especificidades de su cultivo.
• Suelos agrícolas, que comprende todas las fuentes de nitrógeno que se aplican al suelo y que son emisoras de óxido nitroso (N2O) por vía directa e indirecta (por deposición y lixiviación o escurrimiento).
• Quema de residuos agrícolas en el campo.
• Enmienda caliza: esta actividad contabiliza el dióxido de carbono (CO2) que se libera tras la aplicación de carbonatos de calcio y magnesio a los suelos agrícolas para corregir la acidez.
• Aplicación de urea: esta categoría contabiliza el dióxido de carbono (CO2) que se libera tras la aplicación de urea a los suelos agrícolas. Solo se consideran la urea sintética, ya que el CO2 procedente de urea animal es biogénico y no computa en el Inventario Nacional.
• Otros fertilizantes que contienen carbono.

Informe GEI 2005-2018_Fundación Naturgy3En el subsector de la agricultura la principal actividad emisora está representada por los suelos agrícolas (30% de las emisiones), que integra las fuentes de nitrógeno que se aplican al suelo y que son emisoras de óxido nitroso (N2O) ya sea por vía directa o indirecta (por deposición o lixiviación).

En el pediodo estudiado, habrían aumentado porcentualmente las emisiones consecuencia de la fertilización química con productos a base de urea y habrían disminuido las que proceden del encalado de las tierras, así como de las quemas de restos o residuos agrícolas.  

La emisión de CH4 y N2O por hectárea de SAU en España está por debajo del promedio de la UE

Procedentes de la ganadería, las emisiones de CH4 procedentes de la fermentación entérica y de la gestión de estiércol constituyen, con una aportación de 44% y 22% de las emisiones, las dos categorías con mayor participación en las emisiones totales.

Informe GEI 2005-2018_Fundación Naturgy2

Las emisiones agrícolas se han reducido un 20% en la UE

«El cambio climático y la degradación del medio ambiente son una amenaza existencial a la que se enfrentan Europa y el resto del mundo. Para superar estos retos, Europa necesita una nueva estrategia de crecimiento que transforme la Unión en una economía moderna, eficiente en el uso de los recursos y competitiva, donde hayan dejado de producirse emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050, el crecimiento económico esté disociado del uso de recursos y no haya personas ni lugares que se queden atrás», defiende el organismo comunitario en el documento de la Estrategia De la granja a la mesa, que junto con la Estrategia sobre Biodiversidad, son las dos piezas clave del Pacto Verde Europeo.

El objetivo del Pacto Verde Europeo es que la UE sea climáticamente neutra en 2050

El Pacto Verde Europeo es la hoja de ruta para dotar a la UE de una economía sostenible en la próxima década, que incluye acciones en distintos ámbitos, tales como la industria, el transporte, la producción y eficiencia energética o la agricultura y la ganadería. «La UE es la única gran economía del mundo que ha establecido una legislación que abarca todos los sectores de la economía para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de conformidad con el Acuerdo de París y el sector agrícola europeo es el único en el mundo que ha reducido las emisiones (un 20% comparado con 1990, de 543,25 millones de gigatoneladas de CO2 equivalente en 1990 a 438,99 millones de gigatoneladas en 2017 según los datos de Eurostat)», indica la Comisión Europea destacando los logros y el historial de la UE en materia de acción por el clima.

«La crisis del coronavirus ha puesto de relieve la importancia de un sistema alimentario sólido y resiliente que funcione en todas las circunstancias y sea capaz de garantizar a los ciudadanos el acceso a un suministro suficiente de alimentos a precios asequibles. También nos ha hecho muy conscientes de las interrelaciones entre nuestra salud, los ecosistemas, las cadenas de suministro, las pautas de consumo y los límites del planeta. Es evidente que debemos hacer mucho más para mantener la salud, tanto la nuestra como la del planeta. La pandemia en curso no es más que un ejemplo. El aumento recurrente de las sequías, las inundaciones, los incendios forestales y las nuevas plagas es un recordatorio constante de que nuestro sistema alimentario está amenazado y debe ser más sostenible y resiliente», defiendió la Comisión el pasado 20 de marzo en la presentación de su Estrategia De la granja a la mesa.

La UE es líder mundial en la lucha contra el cambio climático y el sector agrícola europeo el único que ha reducido sus emisiones, destaca la Comisión Europea

La Comisión Europea parece de esta forma decidida a seguir reduciendo las emisiones contaminantes, no sólo en la agricultura y la ganadería, siguiendo de este modo un camino ya iniciado tímidamente desde los años 90 y con más ímpetu en la última década, tras la crisis económica de 2008. Los datos corroborarían la modernización de la economía comunitaria en base a la reducción de emisiones y lucha contra el cambio climático, pues en el periodo 1990-2018 habrían descendido en el conjunto de la UE un 23% las emisiones de gases de efecto invernadero mientras el PIB del conjunto de la UE se habría incrementado un 61% en este mismo tiempo.

Historial de la UE en materia de acción por el climaPara hacer efectivo el Pacto Verde Europeo, la Comisión prevé la aprobación de una Ley del Clima Europea para transformar las promesas en obligaciones jurídicas vinculantes para todos los Estados miembros de la UE. Esta Ley del Clima convertirá de esta forma en legislación obligatoria para los distintos gobiernos nacionales el objetivo de neutralidad climática para 2050, con objetivos a cumplir a partir de 2030, como son reducir la emisión de gases causantes del calentamiento global entre un 50 e un 55% comparado con los niveles de 1990.

Calendario para la aplicación del Pacto Verde Europeo

El Pacto Verde Europeo, presentado por la Comisión Von der Leyen el 11 de diciembre de 2019, establece una ambiciosa hoja de ruta hacia una economía circular climáticamente neutra, en la que el crecimiento económico esté disociado del uso de los recursos.

Según la hoja de ruta y el calendario previsto, presentado por la Comisión Europea el pasado mes de diciembre para la puesta en marcha de las distintas acciones del Pacto Verde Europeo, la aplicación de la estrategia De la granja a la mesa en coordinación con la reforma de la PAC para el periodo 2021-2027 completaría en el próximo año su cuerpo legislativo en materia de reducción de antibióticos, pesticidas y fertilizantes químicos, según el siguiente cronograma:

Ecologizando la PAC: Estrategia De la granja a la mesa
• Examen de los proyectos de planes estratégicos nacionales, con referencia a las ambiciones del Pacto Verde Europeo y a la estrategia De la granja a la mesa: 2020-2021
• Estrategia De la granja a la mesa: primavera 2020
• Medidas, incluso legislativas, para reducir significativamente el uso y el riesgo de pesticidas químicos, así como el uso de fertilizantes y antibióticos: 2021

A estas medidas en materia de producción agrícola y ganadera se unen otras en distintos sectores, entre las que se encontrarían la nueva Estrategia Forestal de la UE, prevista para este año 2020, así como medidas de apoyo de las cadenas de valor que no conlleven deforestación, o el Plan de Acción de Contaminación Cero para el aire, el agua y el suelo, previsto para 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información