Los cazadores excluirán de los Tecores las parcelas de explotaciones que los denuncien por daños

En Dozón, la sociedad de caza vota este domingo renunciar al aprovechamiento de parcelas de ganaderos que los denunciaron. El objetivo es el de evitar el pago de nuevas indemnizaciones en un futuro

Los cazadores excluirán de los Tecores las parcelas de explotaciones que los denuncien por daños

Daños del jabalí en una parcela del Deza. / Archivo.

El conflicto originado por la expansión del jabalí sube un nuevo escalón. De ser un problema económico y de seguridad vial ha pasado a convertirse en un conflicto social. La decisión de Unións Agrarias de generalizar la judicialización de los daños causados por el animal en los cultivos está encontrándose con la reacción de los cazadores, que ven en la actitud de Unións un ataque injustificado contra ellos.

Los Tecores están dispuestos a renunciar a parte de sus aprovechamientos cinegéticos para evitar futuras denuncias. Tal decisión dejaría las parcelas a las que renunciaran como zonas de exclusión de caza, convirtiéndolas en áreas aun más atractivas para la fauna salvaje, que podría encontrar en ellas refugio.

La primera iniciativa de los cazadores para deshacerse de parcelas conflictivas se está produciendo en Dozón (Deza, Pontevedra), donde la sociedad de caza local vota este domingo en asamblea renunciar al aprovechamiento de las parcelas de dos explotaciones que los denunciaron. El asunto no es menor, pues ya hay un fallo judicial firme que los obliga a pagar 6.351 euros de indemnización a un productor y otra sentencia, recurrida, que les haría pagar otros 3.000 euros a otra ganadería.

La sociedad de caza tendrá que aumentar la cuota de los socios para enfrentar el pago de las indemnizaciones, pero de manera paralela se quiere cubrir las espaldas para evitar futuras denuncias.

El Tecor se propone excluir del aprovechamiento cinegético todas las fincas de propietarios que los demanden. La sociedad de caza recuerda que las sentencias que tuvieron en contra parten de denuncias de explotaciones que contaron con el apoyo jurídico de Unións Agrarias en el proceso, organización a la que responsabilizan de las consecuencias que pueda tener la exclusión de fincas agrarias del territorio cinegético.

“A esta medida llegamos porque no nos dejan opción. Las sanciones impuestas son de todo injustas, cuando además las cuadrillas nos venimos implicando de lleno durante los últimos años para aminorar estos daños” -explican desde la sociedad de caza-. “Como Tecor no tenemos recursos económicos suficientes como para hacer frente a nuevas denuncias, si esto acaba convirtiéndose en habitual. Quien nos denuncie sabrá que ya no participaremos en la ayuda a su problema, y los socios del Tecor no le pagaremos los daños”, concluyen.

El Tecor aclara que “no se trata de no querer hacer frente a las responsabilidades que como Tecor tenemos por Ley en cuanto a la gestión del jabalí, pero igual que nos denuncian en aplicación de la letra pequeña que marca la norma, que nos responsabiliza de todo una vez que tenemos los derechos cinegéticos, por la misma, podemos entrar en el mismo juego, y de modo totalmente legal, poder desprendernos y renunciar a los derechos cinegéticos de aquellas parcelas que no sean de interés para el Tecor, y de ese modo liberarnos de cualquier responsabilidad en ese campo”, explican.

La sociedad de caza critica la estrategia de Unións Agrarias que anima a denunciar a los Tecores. “En esta situación se hace imposible tejer alianzas con ellos en la búsqueda de soluciones y colaboración. El sindicato no les contó toda la verdad a aquellos que animan a denunciar, ya que los Tecores también tenemos amparo legal para adoptar estas otras decisiones. Deberían formular sus protestas dirigidas a la Administración pero sin involucrarnos a los Tecores, sobre todo a los que cumplimos con un esfuerzo mayúsculo durante todo el año. Flaco favor hacen estas explotaciones que nos denuncien, pues antes que cazadores somos vecinos”, lamentan.

Esfuerzo de control
Por último, el Tecor de Dozón señala en nota de prensa que sigue comprometido en el control del jabalí. “Como muestra de nuestro compromiso con las explotaciones ganaderas presentes en Dozón, en la asamblea se someterá a votación crear una cuarta cuadrilla de jabalí, con la que prestar aun una mayor ayuda”, apuntan.

Precisamente el Tecor de Dozón fue puesto de ejemplo de buen trabajo contra el jabalí en un reciente debate en el Parlamento gallego, donde el portavoz del BNG, Xosé Luis Rivas ‘Mini’ recordó que este Tecor cazó 160 piezas en una sola campaña.

Reacciones
Desde colectivos de cazadores como Unitega se están haciendo eco de la decisión del Tecor de Dozón, que respaldan. “Si los Tecores le solicitan a la Xunta que saque de los cotos las parcelas que no tengan un acuerdo de cesión en vigor, estas parcelas pasarán a ser zonas de exclusión de caza, convirtiéndose en refugios de fauna. Esa situación es probable que aumente los daños de manera muy importante, pero los cazadores ya no tendrán obligación de hacer allí batidas ni esperas. Los agricultores tendrán que reclamarle directamente los daños a la Xunta”, concluye Unitega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información