Muuhlloa, la cosmética ecológica gallega con una base láctea

¿Por qué la cosmética tiene que ser francesa si en Galicia tenemos la materia prima necesaria para hacer cremas, geles o lociones corporales? Fue lo que hace cuatro años pensaron cinco mujeres de A Ulloa que unieron saber y esfuerzos para sacar al mercado productos de higiene personal que llevan hasta un 40% de leche recién ordeñado

Publicidade
Muuhlloa, la cosmética ecológica gallega con una base láctea

María Álvarez, con los productos cosméticos de Muuhlloa.

Marta y María ordeñan sus 40 vacas en Monterroso. En el ayuntamiento de al lado, en Palas, Chusa, Carmela y Ángeles cogen plantas aromáticas y medicinales autóctonas que ellas mismas cultivan. Con la suma de unas y de otras hacen alta cosmética made in Galicia. O mejor dicho, made in en A Ulloa. «Somos muy comarcalistas», ironiza María.

El producto resultante lleva el nombre de Muuhlloa, igual que la empresa que crearon para esta aventura compartida entre Granxa Maruxa y Milhulloa. El germen del proyecto es la economía colaborativa y la inquietud emprendedora de 5 mujeres que apuestan decididamente por el rural. «Muuhlloa está formada por 5 socias, todas mujeres y casi todas en los 50», destaca María.

La empresa se basa en la colaboración, la economía circular y el producto gallego, natural y sin químicos

La filosofía de la empresa se asienta en varios pilares fundamentales: colaboración, economía circular y producto gallego, natural y sin químicos. Cada pata del proyecto se encarga de su parte de los ingredientes, Granxa Maruxa de la base láctea y Milhulloa de los componentes aromáticos y esenciales. La formulación es cosa también de Milhulloa, aprovechando que Chusa Expósito es farmacéutica y Carmela Valiño bióloga.

Una vez que la composición está lista llevan los ingredientes a Iuvenor, un laboratorio de O Carballiño que se encarga de la parte final del proceso de fabricación. «Trabajan para grandes firmas y para clientes europeos pero se involucraron mucho. Cuando llegamos allí por primera vez con nuestro caldero de leche pensamos que se iban a reír de nosotros», recuerda María, que destaca el hecho de que todo el proceso, desde la producción de la materia prima a la elaboración final se hace en empresas que están a menos de 100 kilómetros de distancia.

El primer producto que sacaron al mercado fue una leche corporal que lleva un 40% de leche cruda de vaca, oleato de milenrama y espesante de algas. Lo presentaron el 26 de noviembre de 2016 en el castillo de Pambre y ya llevan vendidas 5.000 unidades.

Tanto Granxa Maruxa como Milhulloa son explotaciones en ecológico y buscan siempre compañeros de viaje que casen con esa filosofía

El segundo producto fue una loción capilar que salió en julio de 2017 y del que llevan vendidas 2.500 unidades. Los ingredientes iniciales eran romero, ortiga, boj, salvia y cayena pero ahora en vez de cayena lleva pimiento de padrón picante, que tiene el mismo principio activo. La receta de este producto está basada en un libro del siglo XII sobre dolencias y remedios tradicionales, titulado Causae et Curae, en el que Santa Hildegarda de Bingen, una abadesa alemana, relata la historia de una labradora que logró que le volviera a salir el pelo después de fregar la cabeza con hojas de boj.

El 31 de mayo de 2018, el mismo día que María está de aniversario («fue un gran regalo», dice), salió la crema facial, el tercero de sus productos en el mercado. Lleva leche de vaca de Granxa Maruxa, oleatos de milenrama y romero de Milhulloa, lechuga de mar de Mar de Ardora, de Ortigueira; cera de Polemel, de Rairiz de Veiga; y orujo de manzana de Ribela, la empresa de elaboración de sidra afincada en A Estrada.

La última de las creaciones es un gel corporal que lleva leche de vaca, oleato de milenrama, levadura de cerveza de Toupiña, de Lalín, y miel de Sovoral, de Allariz.

Todos los productos e ingredientes, tanto los que aportan las socias de Muuhlloa como los que compran a otras empresas, son de producción ecológica y de origen gallego. «Tanto Granxa Maruxa como Milhulloa somos explotaciones en ecológico y buscamos siempre compañeros de viaje que casen con esa filosofía», argumenta María.

La aventura del nombre

Entrar en el cerrado mundo de la cosmética, dominado por unas pocas empresas multinacionales, no es fácil y las dificultades para llegar a tener en el mercado una línea cosmética propia con cuatro productos diferenciados se ejemplifica incluso con las peripecias del propio nombre de la empresa. «Hace cuatro años teníamos ya desarrollada la fórmula de la leche corporal, pero la salida del producto se retrasó dos años por causa del nombre», explica María.

Primero se iba a llamar Mimá, una expresión muy gallega. El segundo intento fue Oh! de Ulloa, pero la multinacional francesa Lancôme lo echó para atrás con una denuncia en el Registro de Patentes por recordar la pronunciación a su Ô de Lancôme. Finalmente a la tercera fue la vencida con Muuhlloa: «Mu de vaca, la u de mujer, h de hierba y ulloa de la comarca», detalla María.

En dos años más, «en Nueva York»

Así que Muuhlloa lleva solo dos años en el mercado y cuenta con un centenar de puntos de venta en farmacias y tiendas de productos ecológicos de toda Galicia e incluso en Salamanca o Madrid, aunque la idea es primero abastecer Galicia de cosmética gallega kilómetro cero antes de salir fuera. «¿Por que tenemos que comprar cosmética a los franceses si tenemos aquí todos los ingredientes para hacerla nosotros?», inquiere María. También venden por internet a través de la página web y en ferias, a donde van con la intención de dar a conocer la empresa y el producto que hacen, que cuenta con Registro Sanitario para venta en farmacia y para poder comercializarlo a nivel europeo.

«¿Por que tenemos que comprar cosmética a los franceses si tenemos aquí todos los ingredientes para hacerla nosotros?»

Ni la calidad ni la imagen de los productos de Muuhlloa (Marta y María provienen de una familia de fotógrafos de Vigo, la familia Quintero) tienen nada que envidiar a los de las grandes marcas internacionales, por eso cuando a María se le pregunta dónde se ve dentro de otros dos años dice «en Nueva York». «Nuestra imagen es muy buena y nuestro producto es de muy buena calidad porque nuestras plantas son igual de buenas que las francesas y nuestra leche también», remarca para luchar contra ese habitual complejo de inferioridad gallego que ninguna de las cinco socias practica.

En cuanto al precio de sus productos, indica que pretenden hacer «alta cosmética asequible» porque la calidad no puede estar reñida con el precio. «Somos productoras, hacemos todo nosotras excepto lo acabado en laboratorio. ¿Por qué lo bueno y lo ecológico tiene que ser caro? ¿Por qué no podemos hacer una buena cosmética de calidad a precio asequible para el común de la población? Nosotros el precio que le ponemos es el justo porque la idea no es el enriquecimiento, la idea es la sostenibilidad en el rural con una calidad de vida digna», argumenta.

Vuelta a los orígenes

Si algo caracteriza a las aldeas gallegas es sin duda esa ayuda mutua entre vecinos que Muuhlloa practica entre empresas. María Álvarez Quintero abandonó hace cuatro años el individualismo de una ciudad como Vigo para volver al colectivismo rural en la casa donde había nacido su padre, en el ayuntamiento lugués de Monterroso. «Tenía 53 años y llevaba dos en el paro, así que cambié Vigo por Monterroso y me sumé al proyecto, pero realmente las cabezas pensantes son mi hermana Marta y las chavalas de Milhulloa», asegura, a pesar de que es ella la que figura cómo administradora de la empresa pero «por razones meramente circunstanciales». Su hija, que está estudiando Ingeniería Química, les ayuda con las redes sociales.

Arrancar no fue sencillo y María cuenta que tuvieron que salir al mercado «sin ningún tipo de financiación y sin ningún tipo de subvención o ayuda pública porque no tenemos obras, solo ideas, y los bancos tampoco creyeron en nosotros», recuerda. Pero si Cleopatra se bañaba en leche por sus efectos rejuvenecedores, ¿por qué no hacer cosmética con leche de vacas de la Ulloa?

Los condicionantes de usar leche recién ordeñada

La leche que usan para sus recetas en Muuhlloa no es de burra, como la de Cleopatra, sino leche cruda de vaca acabada de ordeñar. Eso condiciona la elaboración y la caducidad del producto. «Elaborar un cosmético con leche cruda es bastante más complicado que si usas proteína láctea o leche en polvo, que es lo que usan la mayoría de las industrias cosméticas», explica María. Por eso hacen pequeñas tiradas, «porque trabajamos con productos frescos y la caducidad es menor pero las propiedades y beneficios para el organismo tampoco son los mismos, es como beber leche UHT de cartón o la leche fresca pasteurizada», compara.

La leche que usan procede de Granxa Maruxa, la explotación propiedad de su hermana Marta, que hizo el mismo camino de vuelta a Monterroso pero 20 años antes que María. Con la carrera de empresariales recién sacada un buen día del año 2000 decidió que quería ser ganadera. Se hizo cargo de la explotación que su padre tenía alquilada en Cumbraos y desde entonces puede contar un mundo de anécdotas, buenas y malas: aprendió a ordeñar y a andar en tractor y se puso a andar al estilo de aquella serie americana, Granjero último modelo. En el 2002 un brote de tuberculosis que finalmente dio negativo la obligó a sacrificar todas las vacas, pero no desistió, compró otras y en el 2007 se pasó a ecológico. Tres años después, en el 2010, nacían las galletas de nata Maruxas, un proyecto desvinculado ahora de la explotación, hasta que hace dos años renacía con una nueva iniciativa, Muuhlloa.

vacas-da-ganderia Granxa Maruxa Ulloa _-

María Álvarez en la Granxa Maruxa.

Próximo proyecto: embotellar leche ecológica pasteurizada

«Las vacas viven mejor que mi hermana. Pacen fuera, en libertad, y todas tienen nombre, es otra filosofía», dice María. Dos personas contratadas atienden la granja, en la que hay 40 cabezas entre grandes y pequeñas. «La explotación por sí sola no da para tener dos personas contratadas, por eso la idea es buscar que sea sostenible dándole valor añadido a la leche que produce, la misma filosofía que antes se aplicó en las galletas Maruxa, pero ahora a través de la cosmética o vendiéndola nosotras mismas sin intermediarios», explica.

Ese otro proyecto, que lleva por nombre Las Vacas de la Ulloa, es una cooperativa de la que forman parte Marta junto a Ana, Julio y Carmela, de las Cernadas. La idea es embotellar y comercializar directamente los 1.500 litros diarios que producen en las dos explotaciones, Granxa Maruxa y Las Cernadas. Las instalaciones y la maquinaria de envasado, ubicadas en las Cernadas, ya están listas y la intención es salir con la leche al mercado antes de final de año.

La idea es cambiar el concepto tradicional de economía en el rural, donde lo habitual es vender solo materia prima a unos precios a la baja fijados por las industrias y la distribución. La intención de Marta y María, hijas de una fotógrafa también pionera, es la de transformar, crear valor añadido y controlar ellas mismas el proceso.

Granxa-Maruxa-_

La granja está decorada con vistosos murales acordes con el entorno.

«El rural no puede estar reñido con la creatividad»

La historia de Marta es la de una mujer emprendedora y creativa que sorprendió hace unos años con ideas rompedoras dentro del sector lácteo gallego, como cuando decidió ponerles música a las vacas o pintar la granja con vistosos murales, como el elaborado por Paula Fraile y que ahora decora la casa al lado del antiguo establo.

«El rural no puede estar reñido con la creatividad», opina María, que añade que «la Ulloa es de las pocas zonas donde aún predomina el bosque autóctono y claro está que pasear por un robledal no es lo mismo que hacerlo por debajo de pinos y eucaliptos, aumenta la creatividad», asegura.

Por eso en el lugar idílico entre robles que es Granxa Maruxa tiene lugar el último fin de semana de agosto el Festival Agrocuir, una reivindicación del rural y de la diversidad que llegó ya a su quinta edición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información