¿Qué diferencia hay para las granjas entre firmar contratos con los índices de la INLAC o no?

El modelo de acuerdo que le propone Lactalis - Puleva a los ganaderos, con una polémica fórmula, pone de manifiesto el escaso uso que tiene el sistema de referenciación de precios de la Interprofesional Láctea, aprobado con el consenso de todo el sector

¿Qué diferencia hay para las granjas entre firmar contratos con los índices de la INLAC o no?

Evolución de ingresos de una granja media en Galicia en 2016 según 5 modelos: resultado usuario (precio real en Galicia), índice B (según la evolución en Francia), índice C (según la evolución en Alemania), índices A y A1 (según criterios orientados al mercado español).

La principal queja de las granjas en Galicia suele centrarse en el precio de la leche, 2,9 céntimos litro más bajo que en el resto de España durante 2016, pero hay otro factor, el modelo de contrato, que también suscita conflicto. Los contratos pueden ser a precio fijo o variable. En el caso de los contratos con un precio variable, normalmente los de mayor duración, la polémica radica en qué criterios utilizar para cambiar el precio de la leche mes a mes.

La Interprofesional Láctea (INLAC) elaboró ya hace años cuatro índices, en base a parámetros objetivos de mercado, que se podrían emplear en los contratos para referenciar los precios de la leche, de forma que evolucionaran mes a mes según lo que marque el modelo elegido. Esos índices se aprobaron con el consenso de todo el sector, industrias, cooperativas y organizaciones agrarias, pero en la práctica, las industrias apenas están usándolos, con excepciones contadas, como pueden ser Danone o Celega.

El sector entiende que el uso de los índices de la Interprofesional reduciría la conflictividad

La mayoría de industrias trabaja o bien con contratos a precio fijo o con contratos a precio variable sujetos a fórmulas particulares. Es el caso de Lactalis, que propone un modelo de fijación de precios en el que es juez y parte, según las denuncias de las organizaciones agrarias.

El sector entiende que la conflictividad que originan propuestas como la de Lactalis sería solucionable con el uso de índices objetivos como los de la INLAC. Ahora bien, ¿qué habría pasado con los precios de la leche en Galicia en 2016 si los contratos estuvieran referenciados a alguno de los índices de la INLAC?

El caso de una granja media en Galicia
Hacemos la prueba para una granja media de Galicia (300.000 litros / año) con la herramienta online que tiene la propia Interprofesional en su web. Introducimos en cada mes los precios medios de la leche en la comunidad (datos del Ministerio de Agricultura) en el periodo diciembre 2015 – noviembre 2016 y comparamos el resultado con el que ofrecerían los cuatro índices de la INLAC.

Si el precio en Galicia evolucionase como en Francia, Lactalis le habría pagado un millón de euros más a las granjas gallegas en 2016

El precio real cobrado en Galicia (resultado usuario, en azul en la gráfica) es el más bajo de todos, pero con un escaso margen sobre los índices A y A1, diseñados en base a las particularidades del mercado español, que habrían representado ingresos a mayores para las granjas de 100-150 euros al año.

Si se toma como referencia el índice B (evolución de los precios en Francia), cada granja debería haber ingresado alrededor de 900 euros a mayores a lo largo del año, en tanto que con el modelo C (evolución de los precios en Alemania), los ingresos deberían haber sido de alrededor de 600 euros adicionales.

Son, en cualquier caso, cantidades que para las granjas, a nivel individual, no representarían una gran diferencia, si bien para las industrias, la suma del conjunto sí resulta una batalla importante. Un ejemplo. Lactalis, que trabaja en Galicia con alrededor de 1.200 granjas, debería haberle pagado en el 2016 un millón de euros más a los ganaderos gallegos si los precios en Galicia hubieran evolucionado como en Francia (índice B).

Índices para el mercado español
Con todo, el sector ganadero es más partidario de una indexación de los precios a los índices elaborados para el mercado español (A y A1), pues se entiende que en una perspectiva de largo plazo aportan mayor estabilidad, además de reflejar las particularidades del modelo de negocio del sector lácteo en España.

El peso del IPC de la leche en los índices A y A1 deja un reto compartido para industrias y ganaderos, la subida de la leche en el supermercado

Esos dos índices (A y A1) toman en cuenta los siguientes criterios: IPC de la leche (38%), precio de la leche en 5 Estados miembros (Francia, Portugal, Alemania, Dinamarca y Países Bajos), 20%; precio del pienso de vacas de leche (20%), índice de cotización de la materia grasa (12%), índice de cotización de los quesos (10%).

El peso que tiene en el precio final de los índices A y A1 el IPC de la leche deja un reto en el que industrias y ganaderos comparten intereses, la mejora de los precios de la leche, sobre todo la de marca blanca, en los lineales de las cadenas de distribución.

“Lactalis hace sus cuentas en Galicia”

El malestar en el sector por el nuevo contrato ofrecido por Lactalis es patente. Los ganaderos esperaban una subida superior al céntimo ofertado por la industria gala. “Es una subida que no alivia la situación, pues para las granjas que están en la cuerda no representa ninguna solución”, considera Óscar Pose, de Unións Agrarias-Upa, que se posiciona también en contra del modelo de indexación de precios ofrecido por la empresa.

Valoraciones de la Fruga

La Federación Rural Galega (Fruga) transmite igualmente su malestar por la propuesta de contrato de Lactalis-Puleva. “Venimos de un último trimestre del 2016 con continúas subidas de los productos lácteos industriales y no es de recibo que esa mejora del mercado no se plasme en los precios en el campo”, valora el coordinador de Ganadería de la Fruga, Elías Somoza.

La Fruga comparte además la oposición al modelo de indexación de Lactalis. “Lactalis es la principal industria transformadora a nivel de España y da la impresión de que quiere hacer sus cuentas en Galicia, donde tiene la leche más barata del Estado” -cuestiona Elías Somoza.- “Sería preciso un modelo de contrato único en Galicia que aportase precios estables en el campo, no que cada industria haga lo que le parece en base sus intereses”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información