Areeiro concluye las revisiones previas a la vendimia ante el buen estado fitosanitario del viñedo

Publicidade
Areeiro concluye las revisiones previas a la vendimia ante el buen estado fitosanitario del viñedo

Estado de maduración de racimos de Albariño. // Foto. Estación Fitopatológica de Areeiro.

La Estación Fitopatológica de Areeiro (EFA), dependiente de la Diputación de Pontevedra, remitió esta semana el último boletín informativo para el viñedo, dada la cercanía de la vendimia y el buen estado fitosanitario de las viñas que constataron en los últimos recorridos realizados. Dado que buena parte de las bodegas de la provincia llevarán a cabo la recogida de la uva en la segunda semana de septiembre y la escasa incidencia que están teniendo las plagas más habituales, el centro acordó finalizar los avisos fitosanitarios para esta campaña.

En las visitas a los viñedos, los técnicos constataron que las uvas de Albariño presentan ya el color y aspecto general de la maduración en la mayor parte de las viñas. Además, los resultaron de las analíticas de grado que hicieron en cada una de las tres provincias de la comarca ratificaron que la uva está ya en plena maduración.

Las últimas lluvias apenas han dejado daños significativos en los viñedos. Pese a que, como cabía esperar, esta semana se detectaron más brotes con mildiu, con frutificación en las hojas terminales, así como un avance de las manchas viejas, en ninguna de las cepas han aparecido síntoma de la enfermedad en los pámpanos. Incluso aquellas plantas que llevan sin tratar desde el 18 de junio o que han estado sin tratamientos en toda la campaña tampoco mostraron daños en los pámpanos. «Sin duda las manchas seguirán manifestándose hasta la vendimia, pero ya sin incidencia sobre la maduración», explican los técnicos de Areeiro.

Las cepas tampoco están viéndose muy afectadas por oídio. Los técnicos constataron que el incremento de daños en las hojas como de rebuscos afectados por el patógeno ha sido mínimo. Aunque las lluvias propiciaron la aparición de botritis y otras podredumbres de la uva en algunos racimos, la presencia de esta plaga está siendo muy baja. Incluso aquellas variedades sensibles como la Treixadura o Loureira se mantienen con mínimos daños. «Estas observaciones evidencian que el estado previo de las uvas es determinante, por la presencia o no de heridas, para la aparición del hongo», informan desde Areeiro.

En las últimas inspecciones han constatado también un incremento puntual en el número de huevos de polilla del racimo en viñas de O Rosal y del Salnés.

El personal de Areeiro retomará los recorridos por los viñedos de la provincia de Pontevedra una vez finalizada la vendimia para valorar si es preciso realizar tratamientos frente a mildiu u oídio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información