Finca Bizcarra, la apuesta por la agricultura de precisión

Esta explotación familiar de Aragón acaba de recibir el premio Excelencia Fima 2020 de la Feria de Zaragoza al utilizar sistemas de análisis con los que optimizar los cultivos. Con su propietario, José Ramón Acín, conocemos cómo trabajan y la reducción de consumo de fertilizantes y agua que han logrado

Publicidade
Finca Bizcarra, la apuesta por la agricultura de precisión

José Ramón Acín (segundo por la derecha) junto al equipo de profesionales que trabaja en Finca Bizcarra.

Finca Bizcarra es una explotación familiar de Selgua, municipio de Monzón, en Aragón, que lleva años apostando por las nuevas tecnologías y la optimización de los cultivos mediante el análisis de las parcelas y la planificación. Acaba de recibir el Premio Excelencia Fima 2020 de la Feria de Zaragoza, que se celebra del 25 al 29 de febrero. Su apuesta por la conocida como agricultura de precisión le ha valido el reconocimiento.

Aunque hace tiempo tuvieron también ganado, ahora están especializados en cultivos agrícolas en extensivo. Además, cuentan con un secadero, sobre todo destinado para el maíz, una de las principales cosechas que producen, y un almacén de cereal.

“Llevar una buena gestión de la distribución del trabajo en el tiempo ha sido una parte fundamental del éxito de la finca”

Una de las claves del éxito de la finca es la planificación de los cultivos que realizan. Para ello echan mano de una importante recopilación y análisis de datos que les aporta información útil para optimizar la producción. Comenzaron mejorando y adaptando el sistema de riego y fueron aplicando las mejoras a otros ámbitos de la producción.

En los últimos 3 años su gestión eficiente les ha permitido disminuir el uso de fertilizantes en un 6,2%. También han logrado un ahorro de agua del 15% con respecto al gasto que tenían en 2016.

“Llevar una buena gestión de la distribución del trabajo en el tiempo ha sido una parte fundamental del éxito de la finca”, apunta José Ramón Acín Aznar, agricultor, agrónomo y propietario de Finca Bizcarra.

Planificar la cosecha

Disponen de unas 300 hectáreas en regadío, la mayoría en propiedad. En ellas distribuyen distintos cultivos destinados tanto para la alimentación humana como animal.

El maíz es uno de los cultivos en el que están volcados. De hecho, cuentan con parcelas en las que realizan una siembra ya en el mes de abril pero también combinan el cultivo del maíz con otras producciones como la cebada para maltería, destinada a la elaboración de cerveza, o la producción de guisante de túnel de congelación, para alimentación humana.

“Trabajamos con una estructura muy planificada, de manera que tenemos decidido lo que plantaremos este año y el próximo”

“Tenemos fincas en las que primero plantamos cebada y después conseguimos importantes producciones de maíz. En otras hemos sembrado ya en enero guisante que recogeremos en mayo para luego también plantar maíz”, explica José Ramón.

Cosecha-de-grano-maiz-Finca-Bizcarra-

El maíz es un de los principales cultivos de Finca Bizcarra y en varias parcelas combinan su ciclo con otros cereales o legumbres.

Además, cultivan alfalfa, raigrás o girasol, los dos últimos destinados principalmente a la multiplicación y la obtención de semillas de alta calidad. “Trabajamos con una estructura muy planificada, tanto es así que ya tenemos decidido lo que plantaremos no solo este año sino el que viene”, indica el productor.

La meteorología es un factor que puede modificar, en buena medida, las previsiones iniciales y que tienen muy en cuenta. “Esta campaña, como diciembre y enero han sido muy húmedos, ha habido parcelas en las que hemos tenido que prescindir de cosechas de cebada a las que luego seguiría maíz, tal y como habíamos planeado”, apunta el agricultor.

Las heladas y las bajas temperaturas habituales en la zona son un condicionante para los cultivos. “Hemos probado a cultivar ya casi de todo. Hemos tenido cebollas, pimientos, espinacas o coliflores, pero el clima extremo que tenemos nos dificulta conseguir una cosecha en tiempo, para que sean competitivas con las que se producen en otras zonas con unas condiciones más favorable”, reconoce José Ramón.

Para lograr resultados óptimos, una de las claves que José Ramón reivindica es la planificación de los cultivos en base a la información que les proporciona la tierra. “Si tenemos que hacer analíticas eso no se puede hacer de hoy para mañana, necesitamos seleccionar muy bien la información y tener una planificación ajustada”, concreta el agrónomo.

Riego-de-cebada-para-pienso-en-Finca-Bizcarra--Aragon-FIMA-2020-

Riego, en días pasados, de una parcela sembrada con cebada para la elaboración de pienso.

El riego, el primer paso para descubrir nuevas herramientas

Hoy en día, en la gestión de los cultivos de Finca Bizcarra son fundamentales herramientas que les proporcionen datos sobre el estado de la tierra, las cosechas, la fertilización o el riego. Sus primeros pasos en esta forma de entender la agricultura fueron en 2007 cuando se modernizó la comunidad de regantes a la que pertenecen. Entonces abordaron la modernización de los sistemas de riego que había instalado su padre en 1974, que entonces eran muy novedosos pero que se habían quedado obsoletos.

La modernización del sistema de riego fue la primera vez que optaron por utilizar herramientas de recopilación de datos

“En aquel momento vimos que las instalaciones estaban técnicamente obsoletas y analizamos su eficiencia en los cultivos. Muchos pueden pensar que es más barato dejar la instalación antigua pero nosotros optamos por mejorarla”, comenta. Para la mejora de la instalación emplearon ya técnicas de teledetección con una avioneta que supuso una importante inversión económica. “En aquel momento fue tremendamente caro, pero al mismo tiempo resultó una decisión estratégica importante que nos descubrió el potencial que tenían estas herramientas”, recuerda el agricultor.

Agricultura de precisión

Entre las herramientas que forman parte del día a día de la finca se encuentra el mapeo de suelo. Se trata de un análisis de las características de los suelos que les ofrece información clave sobre las actuaciones que deben realizar, en cuanto a fertilización o aportes para cubrir las necesidades del suelo. “Los mapas del suelo son nuestra base para planificar las cosechas”, comenta José Ramón.

Planificacion-Finca-Bizcarra-

José Ramón analiza algunos de los datos recopilados en sus parcelas.

Comenzaron a emplear esta tecnología hace 4 años, de mano de la firma extremeña Greenfield-Agrodrone, en unos campos de ensayo de maíz. “Empezamos a profundizar y vimos lo que estas herramientas podían aportarnos al resto de cultivos” indica. Los mapas de suelos les permiten recopilar datos del estado del suelo diferenciando por áreas en cada parcela, de manera que toman decisiones en base a ellos en la aplicación de fertilizantes e incluso dosis de semillas.

“Los mapas del suelo son nuestra base para planificar las cosechas”

La teledetección es otra de las herramientas empleadas por el productor tanto para la gestión de los abonados como para comprobar la eficacia del riego. “Esta técnica nos permite comprobar cómo se está regando”, apunta.

Tan importante como la recopilación de datos previos a la cosecha es el análisis de los resultados, para ello emplean los llamados mapas de cosecha. “Te permiten ver si lo que has aplicado ha funcionado como esperabas y así poder obtener patrones de actuación. Se aprende mucho al analizar aquello que no ha funcionado”, reconoce el agricultor.

Prácticas más sostenibles y constantes

Estas herramientas les posibilitan controlar insumos, producciones y hacer una agricultura más controlada. “Estas herramientas nos permiten tomar decisiones respaldadas en datos, ya que a veces en el campo se hacen las cosas por inercia”, indica. Así, han podido ajustar las cantidades y conseguir una producción más sostenible y estable.

“Estas herramientas nos permiten tomar decisiones respaldadas en datos, ya que a veces en el campo se hacen las cosas por inercia”

En 2004 comenzaron a analizar sus suelos para conocer el estado de la fincas. “Vimos que había parcelas que estaban saturadas de fertilizantes y otras tremendamente bajas y empezamos a tomar medidas al respecto para compensarlo”, indica. En algunos casos optaron por ampliar o reducir el aporte de fertilizantes o incluso incrementar la materia orgánica para tener tierras más fértiles. “Se trata de ir tomando decisiones orientadas, para no hacer las cosas a ciegas”, comenta.

Disponer de esta información también les permite tener unas producciones más constantes y regulares. En maíz temprano suelen alcanzar un rendimiento de entre 15 y 16 toneladas por hectárea. Mientras, en el maíz rastrojero se sitúan en las 12 toneladas por hectárea. En el caso de la cebada la producción media suele estar en los 7.500 u 8.000 kilos por hectárea. “Este año la cosecha de maíz ha sido más baja por la gran incidencia de la araña roja que hemos tenido, sin embargo la de cebada ha sido excepcional”, explica el cerealista.

finca-Bizcarra-

Contar con un análisis de los suelos les ha permitido ajustar la cantidad de fertilizantes que utilizan.

José Ramón apunta que estas técnicas requieren un esfuerzo continuado. Aunque no es necesario actualizar todos los datos cada campaña, sí deben seguir incluyendo esta información periódicamente. “No puedes hacerlo puntualmente y parar, esto es un trabajo continuo. Aunque la fertilidad de una parcela no cambie mucho en una campaña, habrá fincas en las que si haya importantes cambios, sobre todo aquellas en las que se hacen dobles cultivos”, concreta.

“Más allá de conseguir un mero ahorro en los gastos, al tener planificada la producción también podrás estimar mejor tus costes”, concreta. El agricultor apunta que con estas herramientas están empleando menor cantidad de unidades fertilizantes pero con mayor acierto. “Esta reducción es muy interesante tanto medioambientalmente como para nuestro bolsillo. Incluso hay parcelas en las que no ha sido necesario abonar un cultivo”, concreta.

“Las herramientas de la agricultura de precisión no están pensadas sólo para los grandes productores, una explotación familiar también puede aprovecharlas”

El agricultor tiene claro que, “por lo que vale una analítica de suelos no merece la pena trabajar sin tener información”, apunta. Unos análisis que, tal y como detalla pueden suponerle entre 3 o 10 euros por hectárea. Estos costes, así como el acceso a tecnologías como la localización por satélite, que cada vez está más presente en las maquinarias, evidencian que esta tecnología está disponible para todo tipo de agricultores.

cosecha-alfalfa-Finca-Bizcarra-

Alfalfa recién cortada en una de las parcelas de la Finca Bizcarra.

“Las herramientas de la agricultura de precisión no están pensadas sólo para los grandes productores, una explotación familiar como la nuestra puede aprovecharlas”, sentencia. De hecho, en Finca Bizcarra trabajan todo el año 4 personas que se encargan de realizar el 80% de los trabajos con dos tractores, mientras que el 20% restante suelen subcontratarlos.

Falta de mano de obra y precios estancados

Además, José Ramón ha querido aprovechar las herramientas de recopilación y análisis de datos que manejan en Finca Bizcarra para establecer una empresa de servicios, Agrarium, que aplica estas mismas técnicas a otros agricultores y ganaderos. Desde 2018 trabajan asesorando a productores principalmente en el Valle del Ebro.

“Los productores tenemos que aprovechar todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance para controlar, en la medida de lo posible, las cosechas”, recalca José Ramón. El cerealista recuerda que los precios de los cereales siguen estancados mientras los costes de producción se han ido incrementando con los años. “A principios del 2000 el precio del maíz era de 180 euros por tonelada y esta campaña el precio se ha situado en los 178 euros por tonelada”, refleja el cerealista. José Ramón también aqueja la falta de mano de obra en el campo que les ha llevado a la automatización de distintas fases del cultivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información