La ‘fiebre’ de la madera: cómo afronta Galicia la nueva burbuja global

El mercado de tablas y productos aserrados de coníferas se encareció un 121% en el último año. La cadena forestal de la comunidad está ante el reto de darle mayor valor a la transformación del pino para evitar que el recurso marche sin transformar a factorías del resto de la Península e incluso de China

Publicidade
La ‘fiebre’ de la madera: cómo afronta Galicia la nueva burbuja global

Madera aserrada en fábrica. / Imagen: Pedro Agrelo (Archivo).

La madera de coníferas se ha convertido en un bien escaso en el mundo. Hay más demanda que oferta, hasta el punto de que Rusia, uno de los principales productores de madera mundiales, decidió prohibir la exportación de madera en rollo (troncos), sin transformar. Dos grandes mercados encabezan la búsqueda mundial de madera, Estados Unidos y China, en ambos casos por el tirón de la construcción, un sector en el que la madera está ganando cuota de mercado en usos estructurales.

¿Cómo le afecta este escenario a Galicia?. Primero, en que la demanda china y norteamericana hizo saltar por los aires el mercado. Hay una burbuja de precios en la madera transformada de coníferas, que en el último año se encareció un 121%, según los datos que maneja el director de la Escola de Enxeñaría Forestal de Pontevedra, Juan Picos.

En segundo lugar, el aumento de la exportación europea le afecta de lleno al mercado español, deficitario en madera y que se ve desabastecido en la coyuntura actual. Se calcula que España importa la misma cantidad de madera que produce, es decir, es sólo autosuficiente en madera al 50%. Así que en un escenario de encarecimiento y problemas de suministro internacional, Galicia, que corta la mitad de la madera de toda España, está convirtiéndose en un mercado refugio a nivel de la Península Ibérica e incluso vende a mercados como el chino.

«Si desarrollamos nuestro mercado interior con el mayor valor añadido posible, evitaremos que vengan de fuera a competir por nuestro recurso forestal» (Juan Picos)

“¿Qué se puede hacer?. Desarrollar nuestro mercado interior con el mayor valor añadido posible. De esa manera evitaremos que se venga de fuera compertir por nuestros recursos forestales”, analiza Juan Picos, quien ayer participó en una jornada de XERA, Axencia Galega da Industria Forestal, sobre los datos económicos de la cadena forestal gallega.

La cuestión, concluye Picos, es que la madera se ha convertido en un “recurso estratégico” a nivel global. “Rusia ya decidió que a partir del 2022 no va a salir ningún tronco del país sin transformar y en Europa la demanda exterior de madera en rollo (trozas) es un asunto que preocupa. Existe el peligro de exportar madera en rollo a China para después comprarles los muebles”, señala Picos como ejemplo de dinámicas que se podrían llegar a dar en el mercado.

En Galicia, la cadena de la madera está ante un reto similar al del resto de Europa. Lograr el mayor valor posible para el pino de Galicia en productos de primera y segunda transformación, de forma que las coníferas gallegas no marchen en rollo para factorías del resto de la Península e incluso de China, país al que ya se hicieron envíos de barcos en los últimos años.

«El precio de las coníferas bajará, pero la expectativa es que se mantenga por encima del precio de los últimos 20 años» (Juan Picos)

A falta de datos oficiales, en el sector se calcula que Galicia puede estar enviando fuera en rollo, sin transformar, alrededor de un 30% de la madera que corta, principalmente eucalipto a Navia (Asturias) y Portugal, pero también pino a factorías de Castilla y Portugal, una demanda que va en aumento en los últimos meses.

El conselleiro de Economía, Franscisco Conde, que ayer clausuró la jornada de XERA, defendió el potencial de la industria de la madera de Galicia. “Tenemos el recurso y capacidad industrial instalada. La cuestión es identificar las oportunidades del mercado”, concluyó.

Como iniciativas principales de la Xunta, Conde apuntó al proyecto de fábrica de fibras textiles a partir de la madera, “para lo que ya hemos creado una sociedad con el objetivo de avanzar pasos” -informó-, “y estamos impulsando la construcción en madera, tanto en obra pública como en proyectos privados, para los que tenemos una línea anual de ayudas”.

Convocatoria 2021 de construcción en madera
Sobre la próxima convocatoria 2021 de las ayudas para construcción en madera, el director de XERA, Ignacio Lema, precisó que se está retrasando unos meses, a la espera de que la tormenta del mercado amaine. “Próximamente también ampliaremos el plazo de ejecución de las ayudas concedidas en el 2020, pues los beneficiarios se están encontrando con que no tienen suministro de madera en el mercado para ejecutar las obras”, apuntó.

En el sector se da por hecho que el actual nivel de demanda y de precios es insostenible, por lo que se espera una bajada de precios y de presión del mercado. “Los precios de las coníferas bajarán, pero quedarán por encima del precio que tuvieron los últimos 20 años”, pronostica Picos.

El escenario que se percibe en el sector es de optimismo, desde el monte, donde las coníferas están recuperando atractivo, hasta la industria. Los retos en el monte se sitúan principalmente en la mejora genética: lograr madera de calidad y que resista las plagas y el cambio climático, factores que están diezmando los bosques de coníferas en Centroeuropa. En la industria, el desafío pasa por transformar esa madera con el mayor aporte de valor añadido, de forma que el pino gallego no marche fuera en rollo.

Jornada de XERA sobre la cadena de la madera, celebrada en una nave rehabilitada de la estación de Santa Cruz de Ribadulla (Vedra).

Jornada de XERA sobre la cadena de la madera, celebrada en una nave rehabilitada de la estación de Santa Cruz de Ribadulla (Vedra).

Datos sobre la cadena de la madera en Galicia

El Instituto Galego de Estadística presentó un estudio económico sobre la cadena forestal de Galicia en el periodo 2013-2018. Esos datos se complementaron en la jornada de presentación, celebrada ayer, con el análisis hecho por XERA en sus últimos informes anuales (2019 y 2020).

  • La cadena de la madera produce un 1,8% del PIB de Galicia y un 2,1% del empleo
  • Hay 10 ayuntamientos en los que la madera representa más del 50% de la actividad industrial. En otros 42, supone más del 30% de la actividad industrial
  • La cadena de la madera emplea a alrededor de 18.500 personas en Galicia, destacando el peso del subsector de la silvicultura y explotación forestal.
  • Las tres ramas industriales ligadas a la madera (aserrado, papel y fabricación de muebles) representan el 12% del PIB industrial gallego. Es una cifra equivalente al peso de sectores como la industria pesquera o la del automóvil.
  • Galicia representa el 10% del PIB de la cadena forestal – madera de España. En ese PIB tiene también gran peso la segunda transformación de zonas como el Levante, que se nutre principalmente de maderas importadas.
  • La cadena de la madera sufrió una fuerte crisis en el periodo 2008-2013, pero sus cifras se fueron recuperando en el periodo 2013-2018. En el 2018 se registró un pico de facturación de 2.200 millones de euros. La previsión es que ese nivel de facturación se vuelva a repetir en el 2021, después de dos años a la baja.
  • Las exportaciones gallegas de madera en el 2020 se dividieron de la siguiente manera: 61% en productos de primera transformación de la madera y madera en rollo; 20% en muebles y 19% en pasta de papel. Si se compara ese dato con la serie histórica, destaca el progresivo aumento de peso del sector del mueble.
Imagen de grupo de las personas asistentes a la jornada.

Imagen de grupo de las personas asistentes a la jornada.

Más información
El precio del pino remonta el vuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información