«Los contratos lácteos pueden vincularse mensualmente a costes de producción»

La directora general de Producciones y Mercados Agrarios, Esperanza Orellana, advierte de la drástica reducción de márgenes de las granjas. Defiende la necesidad de que la subida de precios de la alimentación animal se traslade a lo largo de toda la cadena

«Los contratos lácteos pueden vincularse mensualmente a costes de producción»

Las márgenes de las explotaciones ganaderas han caído desde el último trimestre del 2020 entre un 50 y un 95% en comparación con el promedio de los últimos cinco años. Son las estimaciones que maneja la directora general de Producciones y Mercados Agrarios, Esperanza Orellana, que precisa que se trata de una tendencia a nivel mundial. «Estamos ante un aumento de costes de la alimentación animal que se debería trasladar en cadena hasta el consumidor final. Lo que nosotros queremos es que los márgenes de las granjas no se resientan», defiende.

El asunto llegó estos días al Consejo de Ministros de Agricultura de la UE, donde el ministro español, Luis Planas, pidió que se haga un seguimiento estrecho de los márgenes de las ganaderías de vacuno, en especial de las de leche.

El problema radica en que las ganaderías no están siendo capaces de trasladar esa subida de costes a los precios que perciben. La situación preocupa sobre todo en las granjas lácteas, pues la mayoría firmaron a inicios de primavera contratos a un año que, en el mejor de los casos, mantenían los precios del pasado año, cuando no los bajaban.

Proteger las granjas
La directora general de Producciones y Mercados Agrarios, Esperanza Orellana, aboga por buscar fórmulas que protejan a las ganaderías. «El precio de los contratos lácteos podría vincularse mensualmente a la evolución de los costes de producción, que es algo que no se está haciendo. En ocasiones, se está optando en los contratos por un precio de la leche variable, vinculado a determinados factores de mercado, pero no a los costes de producción», cuestiona.

«Sería algo tan fácil como referenciar ese contrato a las estadísticas de precios de piensos que semanalmente elabora el Ministerio de Agricultura en colaboración con la CESFAC (Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales)» -señala Esperanza Orellana, que estos días participó en la presentación del informe anual de CESFAC-. «Hago un llamamiento al sector para que se tengan en cuenta parámetros que protegerían a las ganaderías», concluye.

Desde la perspectiva de la directora general de Mercados, es positivo que haya contratos anuales entre las partes, «pues aportan estabilidad», pero también incide en que hay que tener en cuenta lo que está pasando en los mercados.

«Cuando las industrias lácteas y las cadenas de distribución negocien contratos, no sería de recibo que una de las partes se sentase ignorando lo que pasó en el mercado en los últimos meses» (Esperanza Orellana)

Papel de las cadenas de distribución

Orellana se muestra en especial preocupada por el papel de las cadenas de distribución. «Cuando las industrias lácteas y las cadenas de distribución se sienten a negociar contratos -que están obligadas a tener por ley-, no sería de recibo que una de las partes se sentara sin tener en cuenta lo que pasó en los últimos meses a lo largo de la cadena» -valora Esperanza Orellana-. «Cuando la distribución firma contratos, tiene que tener en cuenta los costes de la industria y que haya un reparto de valor», defiende.

«Los alimentos tienen que tener un valor. Que cierren granjas sería motivo de alarma»

«Los alimentos tienen que tener un valor. Comparto lo que dice una organización agraria que advierte de que no nos podemos acostumbrar valga lo mismo que el agua. La ganadería es una actividad dura y complicada y que cierren granjas debería ser un motivo de alarma. Tenemos un modelo de granjas familiares que nos está abasteciendo de alimentos y que crea empleo en el rural. Debemos mantener una permanente atención sobre sus márgenes de rentabilidad y la Ley de la Cadena Alimentaria tiene que funcionar para que nadie se vea obligado a cerrar», concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información