“Reducimos más de la mitad la producción por hectárea para apostar por la calidad”

Entrevista Miguel Ángel Viso Diéguez, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribeiro.

Publicidade
“Reducimos más de la mitad la producción por hectárea para apostar por la calidad”

Botellas con la nueva imagen de la DO Ribeiro.

Miguel Ángel Viso es desde el año 2012 el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen, Ribeiro. Afirma que el relanzamiento de la DO más antigua de Galicia, pasa desde el punto de vista de la producción por la apuesta por la calidad más que por la cantidad, y desde el punto de vista de la comercialización por la exportación y por una relación de transparencia con el consumidor. «En el Ribeiro tenemos todos los elementos para ser referencia vitivinícola mundial», subraya.

¿Cuál es la situación actual de la Denominación de Origen Ribeiro?
En este momento contamos con 109 bodegas, incluyendo tanto a cosecheros como a bodegas. El cosechero es característico del Ribeiro, y se define por tener un límite de 60.000 litros de vino para comercializar y por ser elaborado con uva propia.

Además, se están incorporando bodegas nuevas y eso es muy positivo. Estamos con cerca de los 6.000 viticultores con aproximadamente 3.000 hectáreas de viña.

En cuanto a la producción de uva, la media de los últimos años es de 15 millones de kilos -12,5 millones en el 2014- y el 95% de esa cantidad es uva blanca, y dentro de ella destaca principalmente la variedad Treixadura.

En el Ribeiro tenemos vinos monovarietales, con la Treixadura como reina, pero tenemos la posibilidad de hacer coupages con Torrontés, Lado, Loureira…etc. Eso lleva a que cada botella de vino Ribeiro sea una experiencia, porque en base a los porcentajes de las distintas variedades el vino cambia.

Cada vez hay una mayor profesionalización de los viticultores y de las bodegas y esto lleva a que las cosas se hagan cada vez mejor

Finalmente, el CRDO Ribeiro presentó y aprobó su Plan Estratégico 2014-2016 en el que se fijan las líneas de desarrollo para las áreas de Control y Desarrollo de negocio y se determinan los objetivos cuantitativos y cualitativos a alcanzar a la par que las inversiones estructurales a desarrollar.

Esto supone un punto de inflexión en la D.O. Ribeiro para afrontar con éxito el Siglo XXI.

¿Como se comportó el 2014 en cuanto a ventas? Sigue notándose la crisis el sector del vino?
Venimos de una situación compleja en cuanto al consumo de vino ya que estamos por debajo de los 16 litros por persona y año en España, un consumo muy bajo con respecto a otros países de la Unión Europea. Esto nos debe llevar a hacer campañas para que la gente joven consuma vino, lógicamente con moderación.

El 2014 fue para la DO un año de inicio de múltiples proyectos para el desarrollo de negocio eficiente de nuestras bodegas y sus vinos en el mercado vocacional gallego como en otros mercados nacionales de vital importancia para o Ribeiro como Barcelona, Madrid, Padres Vasco,Levante, etc..Y por supuesto en el ámbito internacional, donde venimos de plantear un giro respeto a los mercados de actuación

La proactividad comercial del Ribeiro y la adecuación de la imagen de marca están provocando una revolución para mostrar que estamos haciendo los mejores vinos blancos de España y, posiblemente del mundo, y que apostamos por la calidad. En este sentido, estamos haciendo campañas de comunicación para adecuar el posicionamento de marca a los objetivos marcados en el Plan Estratégico.

En cuanto a la comercialización, el año 2014 fue bueno ya que las ventas se están recuperando y también está mejorando la percepción por parte del consumidor de la marca Ribeiro.

¿Cuáles son los mercados del vino Ribeiro?
Mayoritariamente es un vino de consumo en Galicia y después nuestra demanda también está en Madrid, Barcelona, Padres vasco, Levante…. Pero la situación económica nos obliga a buscar nuevos mercados en el exterior.

En este sentido, gracias al apoyo del IGAPE, desembarcamos hace 4 meses en el mercado de Puerto Rico con una recepción muy positiva. También estamos con un plan, posiblemente de las cinco denominaciones de Galicia, de exportación a Alemania. Y también queremos entrar en el mercado de Suiza, para lo cual estamos en un plan a cuatro años.

Estamos exportando el 10% de la producción, es un dato bajo y aspiramos a duplicar ese porcentaje

¿La exportación es la única forma de mantener un precio superior para los vinos gallegos que compense los mayores costes de producción?
No, como en cualquier sector empresarial, la exportación es una vía más. Lo importante es que se defienda el margen que permite la inversión en el avance constante de la cadena de valor. El margen debe existir en todos los mercados, pero cuando alguno se resiente es necesario buscar compensación en los otros, en pro del margen objetivo global.

Esto es estratégico para defender el posicionamento y la sostenibilidad de la calidad. El precio es el que los mercados, canales de distribución o tipologías de clientes están dispuestos a pagar. El Ribeiro estará donde sea valorado según la aportación de valor que presente en la categoría de los vinos blancos.

En este momento la DO Ribeiro exporta alrededor del 10% de su producción. Es un dato muy bajo y uno de los objetivos de nuestro Plan Estratégico es duplicar ese porcentaje.

¿Una botella de Ribeiro en el supermercado a 2 euros es una buena imagen para la denominación?
Decía en la pregunta anterior que el tema a tratar no es sólo el precio, es el margen y en este punto añado, la rotación como elemento crítico en la eficiencia empresarial.
Un vino Ribeiro puede ir desde los 2 a los 20 € la botella en función del tipo de variedades de uva

En la DO Ribeiro encontramos vinos desde 2 hasta 20 euros o más. Eso no es el problema. Lo que le pedimos al cliente es que valore la etiqueta para ver si ese vino es de una mezcla de variedades autóctonas preferentes o si es un vino aceptable pero de una variedad autorizada. Los nichos de mercado son distintos, y por lo tanto los precios difieren.

Cualquier consumidor tiene derecho, independientemente de su capacidad económica, a disfrutar de los los vinos del Ribeiro, amparados por el marchamo de calidad que la contraetiqueta del CRDO aporta y garantiza. A partir de aquí hay empresas amparadas en el CRDO Ribeiro que según la estructura y estrategia desarrollan su portfolio de producto y mercado.

¿La Legislación de la DO Ribeiro permitía hasta hace poco un máximo de producción de 30 toneladas por hectárea. Habría que reducir ese límite de producción?
Desde luego. La nueva apuesta de las bodegas y de viticultores es por la calidad, y por lo tanto por reducir ese límite de producción. La nueva legislación del Consejo Regulador, aprobado ya por la Xunta y por el Ministerio, pero pendiente de la autorización de la Unión Europea, ya se viene aplicando en las últimas campañas, bajando el rendimiento a 12 toneladas de uva por hectárea. Con esto lo que estamos haciendo es apostar por la calidad.

Y en esa apuesta no está sólo el Consejo Regulador, sino que también todo el sector: bodegas, viticultores y colleiteiros.

¿Cuáles son las variedades autóctonas que tienen más potencial de crecimiento en el Ribeiro?
En la última década, tanto bodegas como viticultores vienen apostado por el desarrollo de estas variedades autóctonas que actualmente ya son mas del 60 % de la producción. Nuestro Plan Estratégico contempla líneas de actuación para potenciar estas variedades que son las que aportan el valor diferencial que exigen y consecuentemente priman los mercados. Esto es crítico en este negocio y  O Ribeiro tiene una oportunidad histórica de posicionarse como una DO de referencia mundial por su tipicidade, historia y excelencia.

Las variedades autóctonas en el Ribeiro ya suponen el 60% de la producción y van a más

Si hablamos de vino blanco la grande variedad que nos diferencia es la Treixadura, porque se expresa en el Ribeiro como no lo hace en ninguno otro sitio de Galicia, al ser una región intermedia entre la costa, donde los vinos son más ácidos, y las comarcas más próximas a la Meseta, en las que sube la graduación del vino.

¿A parte del vino joven, que otro tipo de caldos se encuentran en el Ribeiro?
Cada vez están teniendo más éxitos los vinos de guarda a partir de variedades preferentes. Acabamos de presentar vinos de 2010 en Enofusión y tuvieron una muy buena acogida.

Ribeiro_Miguel_Angel_Viso_01_standar

Miguel Ángel Viso, presidente da la DO Ribeiro.

Y también tenemos el tostado, un tipo de vino que se recuperó y que están comercializando cuatro bodegas. Es un producto delicatessen que sorprende y que forma parte de la historia del Ribeiro.

La nueva legislación también permite la elaboración de vinos espumosos, que constituyen un producto más para ofertar al mercado exterior, junto con el blanco, el tinto y el vino tostado.

¿Sigue siendo una materia pendiente mejorar las relaciones contractuales y el precio que le pagan las bodegas a los viticultores?
Si la bodega consigue vender bien el vino y con un precio satisfactorio, acabará comprando la uva a un precio satisfactorio al viticultor. Esto es una cadena. El consejo Regulador no puede entrar en las negociaciones entre viticultor y bodega, pero lo que sí hacemos es promover la imagen del Ribeiro y velar por el cumplimiento de la legislación.
Si todos apostamos por la calidad y por nuevos mercados el viticultor recibirá mejor precio por la uva

Si todos apostamos por la calidad y trabajamos por buscar nuevos mercados que aporten rentabilidad, podremos reinvestir en la cadena de valor y obtener un proceso de avance constante que sorprenda a los mercados y consumidores, y estos, lo primen. De este modo, le irá bien a todo el sector.

¿Que objetivos se marca el Consejo Regulador para este año?
La apuesta definitiva por la profesionalización del Ribeiro fue crítica en 2014, donde por resumir, escribimos y aprobamos en el Pleno nuestro Plan Estratégico 2014-2016, y esto significa que ya no hay vuelta atrás en los objetivos de calidad, posicionamento y desarrollo que se marcaron.

Este 2015 va a ser un año de continuar explosionando nuevos proyectos tanto en las áreas de control como desarrollo de negocio en los que la I+D y el desarrollo tecnológico van a ser actores principales. Por otro lado, la consolidación de los proyectos en marcha va a aportar que los piares de nuestro Plan Estratégico puedan sustentar la visión, misión y valores que la renovación del Ribeiro esta desarrollando para ser un actor de referencia en el ámbito gallego, nacional e internacional, tal y como desde el Siglo X lo ha hecho esta histórica Denominación de Origen. Tenemos todos los elementos para ser referencia vitivinícola mundial y estamos trabajando profesionalmente para ponerlos en valor y comunicarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información