“El queso es un alimento valioso, característico de la dieta mediterránea y, por tanto, un consumo racional es totalmente aceptable”

La catedrática en Nutrición Rosa María Ortega contesta algunos mitos en torno al queso en una campaña informativa de la Interprofesional láctea. Destaca que el queso es un alimento que puede ser un aliado en las dietas de adelgazamiento y bueno para la salud

Publicidade
“El queso es un alimento valioso, característico de la dieta mediterránea y, por tanto, un consumo racional es totalmente aceptable”

El queso es un alimento rico en vitaminas A y D, que ayuda al cuerpo a absorber el calcio.

Los quesos son fuente de antioxidantes naturales, proteínas y micronutrientes y continenen más calcio que la leche. Diversos estudios científicos publicados (The American Journal of Clinical Nutrition, The Lancet, Advances in Nutrition…) han demostrado que la ingesta de queso no afecta a la salud cardiaca e incluso reduce las enfermedades asociadas. Sin embargo, los consumidores siguen sin valorar el aporte nutricional que pueden proporcionar los lácteos.

Así, la Interprofesional láctea (Inlac) incide en recordar la importancia de consumir lácteos y el valor nutricional de los quesos en su última campaña informativa. Diferentes expertos recomiendan el consumo de lácteos de manera regular, incluso entre aquellas personas que se han propuesto comer de forma más sana y equilibrada y se encuentran en dietas de adelgazamiento.

“Algunos tipos de queso pueden tener un valor calórico elevado, pero no es razón para tacharlos de nuestra alimentación”, remarca Rosa María Ortega Anta, catedrática en Nutrición y Doctora en Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. “Ningún alimento engorda, como producto aislado, lo que lleva a un incremento de peso es el total de lo consumido (y no solo en un día, sino a lo largo del tiempo), especialmente cuando se toman más calorías de las que se gastan”, concreta la especialista.

De acuerdo con Ortega, el queso “es un alimento valioso, característico de la dieta mediterránea y, aunque los más calóricos se deben tomar en menor cantidad o con menor frecuencia que los quesos frescos u otros lácteos, un consumo racional es totalmente aceptable”, explica. La experta apunta que en las 3 raciones de todos los tipos de lácteos que se deben consumir al día, según marcan las principales guías de alimentación, puede ser buena idea que alguna de ellas sea queso.

Ante la preocupación por perder peso Ortega incide en que se debe elegir, con más frecuencia, los lácteos que aportan menos calorías, si bien, “no es necesario que optemos siempre por lácteos desnatados. Además, recientes estudios encuentran beneficios para la salud y para el control de peso en la grasa de la leche, por lo que quizá no convenga eliminar la grasa de los lácteos de nuestra alimentación”, matiza.

¿Por qué 3 lácteos al día?

“Una dieta equilibrada incluye 2-3 raciones de lácteos al día en niños y adultos y 3-4 en colectivos con necesidades adicionales, como la adolescencia, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, la edad avanzada y los deportistas”, especifica Rosa María Ortega. En concreto, una ración de leche equivale a 200-250 mililitros (una taza o vaso), mientras que la ración de yogur se sitúa en los 250 gramos (2 yogures). Respecto a los quesos, la porción de semicurado o curado recomendada ronda los 30 gramos y, la de queso fresco llega hasta los 60 gramos al día.

Desde la Organización Interprofesional Láctea comparten que el queso puede y debe formar parte de la ingesta de al menos “tres lácteos al día” (leche, queso o yogur), que es la media que recomiendan desde la Fundación española de la Nutrición (FEN).“Los lácteos aportan proteínas e hidratos de carbono, fundamentalmente en forma de lactosa, además de calcio, potasio, fósforo, zinc y otros minerales, así como vitamina B12 y A. Tenemos tesoros gastronómicos en toda España que pueden ser beneficiosos para nuestra salud”, concluye Ignacio Elola, presidente de la Interprofesional que, entre sus diversas actividades de apoyo al sector lácteo, desarrolla una activa campaña de divulgación e información (Quesea) en torno a los quesos españoles.

5 datos sobre el queso

• El queso contiene proteínas de alto valor biológico. Una porción de 100 gramos de queso equivale al requerimiento diario de un adulto .Es, por tanto, una de las razones para incluirlos en cualquier dieta.

• El queso es un alimento rico en vitaminas A y D, que ayuda al cuerpo a absorber el calcio. También es rico en vitaminas del grupo B, entre las que destaca la B12, la B9 (ácido fólico), la B1 (tiamina) o la B2 (riboflavina).

• Las principales Guías en Alimentación recomiendan entre 2 y 4 raciones al día de lácteos (leche, queso o yogur). La porción de queso semicurado o curado que recomiendan los expertos en nutrición rondaría los 30 gramos y, la de queso fresco, unos 60.

• En 2020, los españoles consumieron 406,86 millones de kilos por valor superior a 3.099 millones de euros. El consumo per cápita se sitúa en 8,80 kilos por persona y año, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

• Por comunidades autónomas, los mayores consumos per cápita corresponden a Canarias (13,12 kilos por persona y año), Baleares (10,78), Asturias (9,76), Cataluña (9,65), Murcia (9,53), Galicia (9,36), Comunidad Valenciana (9,32), Cantabria (8,60), Madrid (8,35) y País Vasco (8,02). Le siguen Andalucía (7,91), Aragón (7,62), Extremadura (7,62), Castilla y León (7,59), Rioja (7,55), Navarra (7,18) y Castilla-La Mancha (6,80 kilos por persona y año).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información