La sequía deja serias pérdidas en el maíz que ya no resolverán las inminentes lluvias

La falta de precipitaciones provoca que en algunas parcelas las plantas estén totalmente secas. En el Deza y en el sur de Lugo se prevén pérdidas de más del 40% de la cosecha. Hay preocupación por la falta de agua en los manantiales que abastecen las granjas y bajadas drásticas de la producción de leche

La sequía deja serias pérdidas en el maíz que ya no resolverán las inminentes lluvias

Plantaciones de maíz afectadas por la sequía en Lalín (Pontevedra).

Al incremento de los costes de producción, con subidas en la energía, los fertilizantes o los piensos, que afectaron de manera directa a las ganaderías en los últimos meses, se añaden los efectos de las olas de calor. La falta de lluvias durante casi todo el verano está provocando problemas de sequía, con consecuencias directas para los cultivos. Las inminentes lluvias que se esperan para estos días ya no podrán revolver buena parte de los daños.

Las altas temperaturas afectan directamente a la producción de las granjas de vacuno de leche. En algunas zonas del centro de Galicia, que experimentaron importantes episodios de calor, la producción de leche se redujo entre un 10 y un 15% y en los días con temperaturas más extremas la producción de leche llegó a caer casi la mitad.

Aunque los efectos de la sequía se están sintiendo en toda Galicia, la zona centro está siendo de las más afectadas, con la previsión de que la producción de forrajes, en especial el maíz, se vea muy reducida, lo que repercutirá de nuevo en una subida de los costes de producción, después de que ya se hubieran incrementado los costes de la siembra. Así, aunque el precio de la leche está registrando precios históricos al alza, la situación de las ganaderías vuelve a ser preocupante ante la falta de forraje.

Ganaderías del centro de Galicia, las más afectadas

La zona central de Galicia está siendo de las más afectadas por la sequía continuada. Aunque en algunos ayuntamientos ya se registraron lluvias con las tormentas de los últimos días, algunos llevaban más de dos meses sin precipitaciones lo que, entre otras consecuencias, puso en apuros al maíz, en especial a las siembras más tardías y realizadas en los terrenos de peor calidad. Por lo general, toda la cosecha se está viendo muy afectada en estas zonas.

“Hay mucho maíz que no llegó a enraizar bien y secó antes de la floración”: Jesús Montes, presidente de la Cooperativa O Rodo

En cooperativas como O Rodo, en Rodeiro (Pontevedra), las peores consecuencias las están sintiendo en el maíz, ya que en algunas fincas se da por perdida la cosecha, puesto que las altas temperaturas han hecho secar la planta. En esta zona, apenas se registraron chuvascos dos días en lo que llevamos de verano, y las fincas que se sembraron más tardes son las que más problemas están teniendo. “Hay mucho maíz que no llegó a enraizar bien y secó antes de la floración. Incluso en las parcelas mejores, más húmedas, tampoco se lograrán buenas producciones”, explica Jesús Montes, presidente de la Cooperativa O Rodo.

Millo_seca Deza_Lalin_queimado

También está siendo preocupante la situación en la capital de la comarca del Deza, con importantes daños en fincas de maíz y preocupación por el abastecimiento de agua en las granjas, con manantiales bajo mínimos. «Hay muchas fincas en las que el maíz está ya quemado por el calor que hizo y la falta de agua. No recuerdo nada igual en los últimos años. Se espera que la cosecha se reduzca casi a la mitad. En el Deza la sequía está dejando pérdidas importantes», explica Román Santalla, presidente de la cooperativa Cobideza, con delegaciones en Lalín, Silleda y Vila de Cruces.

En el Deza, incluso forrajes con menos exigencias hídricas, como los girasoles, también acusan la falta de agua. «Ahora están en plena floración y también les está costando salir adelante por la falta de agua, así los rendimientos también serán menos que en otras campañas», apunta Santalla.

Plantación de girasol en Lalín con un crecimiento condicionado por las secas.

Plantación de girasol en Lalín con un crecimiento condicionado por la sequía. // Imagen cedida.

En la zona sur de Lugo, ayuntamientos como Chantada o Carballedo, son también de los lugares más afectados por la sequía. “Este año esta siendo el peor de los últimos 15 años y en esta zona puede que más del 40% del maíz esté ya completamente seco. El resto está muy afectado, pero aún podría salvar algo de producción si le llueve en los próximos días”, explica Jorge Meiriño, técnico de la cooperativa Aira. Con todo, en aquellas fincas que consigan producción, tanto la cantidad como la calidad va se ver muy inferior a la que se venía cosechando.

“Este año está siendo el peor de los últimos 15 y en la zona de Chantada. Puede que más del 40% maíz esté afectado por la sequía”: Jorge Meiriño, técnico de Aira

Las fincas que están resistiendo son aquellas en las que el maíz se sembró temprano, en el caso de Chantada, ya a finales de abril. Se trata además de terrenos húmedos, mientras que las siembras más tardías no consiguieron que la planta comenzara a crecer por la sequía.

El norte de Lugo y A Coruña resiste la sequía

Las ganaderías de la costa de Lugo y A Coruña, están registrando los efectos de un verano muy seco, pero han experimentado episodios puntuales de lluvias y nieblas húmedas, que resultaron de gran importancia para cultivos como el maíz. “A diferencia de lo que acontece en otras zonas de Galicia, en la zona costera de Lugo hemos tenido algunas lluvias y nieblas que le han ayudado mucho al maíz”, explica José Ramón Loza, responsable del área de cultivos de la cooperativa Os Irmandiños, de Ribadeo, integrada en Clun.

Así, aunque en algunas parcelas puntuales puede haber una reducción de rendimientos con respeto de otras campañas, se espera una buena cosecha, si el tiempo en la recta final lo acompaña. Los mejores resultados cuentan obtenerlos en aquellas parcelas que fueron sembradas en mayo.

En la zona costera y del interior de A Coruña algunas fincas de maíz están acusando también los efectos de la sequía y tienen importantes daños. La campaña se espera con una producción inferior a la cosecha del 2021, en la que se habían logrado importantes cantidades. “Las nieblas ayudan a reducir los efectos de la sequía, pero están dejando problemas de hongos en las hojas, como la rolla”, explica Alejandro Mosquera, técnico de campo de la cooperativa Aira para la zona de Mesía, Vilasantar, Santa Comba o Mazaricos.

Las altas temperaturas también están haciendo que la campaña de ensilado se adelante en casi toda Galicia, contando con casi 2 semanas de adelanto en buena parte de las comarcas. De este modo, muchas ganaderías y cooperativas prevén que a inicios de septiembre comience ya a ensilarse maíz, cuando lo habitual en muchas de ellas era hacerlo a finales de ese mes.

Prácticas con las que paliar la sequía en los pastos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información