Europa exigirá soja libre de deforestación

La industria española de piensos considera que los requisitos de trazabilidad encarecerán las importaciones materia prima. Defienden que su programa de autocontrol garantiza ya que un 77% de "soja sostenible", con el objetivo de llegar al 100% en 2030

Europa exigirá soja libre de deforestación

La soja es una de las principales materias primas importadas por Europa y una de las que mayor riesgo de deforestación arrastra en Latinoamérica.

La propuesta legislativa europea que se prepara sobre cadenas de suministro libres de deforestación supone una nueva preocupación para los fabricantes de piensos españoles por las estrictas medidas de control que incorpora. Desde la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos Para Animales (CESFAC) advierten del impacto que tendrá esta propuesta con consecuencias directas para todo el sector, desde los fabricantes de piensos a los ganaderos.

Los fabricantes de piensos advierten de que las nuevas medidas de control de la normativa pueden ocasionar, entre otros efectos, un incremento de los costes de las materias primas, en un momento en que los precios de los cereales están ya disparados. 

La propuesta legislativa prohibe la comercialización de productos en riesgo de deforestación, exige nuevos requisitos de trazabilidad obligatorios y datos de geolocalización de la explotación

La nueva norma busca regular la disponibilidad de materias primas de productos asociados con deforestación y degradación de los bosques en el mercado europeo. La propuesta prohibe la comercialización de productos asociados con riesgo de deforestación, exige nuevos requisitos de trazabilidad obligatorios y datos de geolocalización de la explotación de origen de producción de la materia prima. Unos requisitos que desde la Federación Europea de Fabricantes de Alimentos Compuestos (FEFAC) ven desproporcionados al riesgo y no operativos para muchos operadores de la industria.

Contexto
La soja es una de las principales fuentes de proteína vegetal que se emplean en los piensos. La importada por España procede en su mayoría de Estados Unidos y Latinoamérica, donde en ocasiones se trata de un cultivo asociado a la deforestación, como sucede en zonas del Amazonas. Para reducir esos riesgos, los fabricantes europeos de piensos tienen en marcha programas de autocontrol, con los que aseguran que un 77% de la soja importada en la actualidad a Europa está libre de riesgos de deforestación. Su objetivo es llegar al 100% en el 2030.

Los fabricantes de pienso apuntan que el periodo esperado de implementación de estas medidas es insuficiente y existe el temor de que llegue a interrumpirse el suministro necesario por la UE de productos de la soja con alto contenido proteico. “Esta propuesta desincentivará a agricultores europeos de soja, al no requerir otros cultivos de proteínas y oleaginosas de la misma carga de trazabilidad. Ello debilitará el plan de proteína europeo y la Declaración de Soja Europea firmada por 14 ministros de agricultura europeos el 17 de julio del 2017”, resaltan desde FEFAC.

En España, según los datos manejados por la CESFAC, la producción de soja se situaba en 2018 en 1.481 hectáreas, con lo que se generaron unas 4.250 toneladas, que apenas suponen un 1/1000 del total consumido en el país. Mientras, España se sitúa como una potencia productora de piensos en la UE. En ese mismo año, se fabricaron en territorio nacional casi 37 millones de toneladas de pienso para alimentación animal.

Es necesario destacar que la industria española de alimentación animal ha sido una de las primeras en realizar un estudio de campo para determinar cual es la situación de partida en lo que a cumplimiento de exigencias de sostenibilidad y de origen no deforestado se refiere. 

Incremento de los precios

Los fabricantes de piensos señalan que “los requisitos de trazabilidad desproporcionados añadirán mayor presión sobre los costes en los sectores ganadero y de piensos en un contexto de máximos históricos en los mercados de las materias primas. La experiencia actual del mercado con el estricto programa de cadena de vigilancia de “firme identidad preservada” para la soja implementado en el sector alimentación indica un incremento de tres veces el coste sobre el precio normal de mercado”.

Además, señalan que los suministros actuales de soja no modificada genéticamente del sector de piensos (sin datos de geolocalización) para la industria de alimentación animal se ofertan hasta un 100% sobre el precio normal de mercado.

Vaticinan que este incremento de los costes de las materias primas y de los piensos se traducirá en una menor competitividad de los sectores ganadero y de piensos, y en el incremento de importaciones de productos de origen animal como la carne de cerdo y de aves de corral, no sujetos a las mismas normas de trazabilidad de la UE libre de deforestación.

Suministro responsable

La Industria de Alimentación Animal Europea, junto con las cadenas de suministro, reivindican que, al margen de las exigencias de esta nueva normativa, ya han implementado iniciativas proactivas para la promoción de prácticas de producción responsable para la soja atendiendo al riesgo de deforestación y conversión de áreas de alto valor para la conservación. En Europa, el 77 del total de soja importada es de bajo riesgo de deforestación.

“Confiamos que el Consejo considere un enfoque más equilibrado, reconociendo los programas de control de la cadena de valor del riesgo proporcional de soja, que pueden contribuir a la transformación de la oferta de mercado principal de soja responsable y libre de deforestación, sin perjuicio de la seguridad de la alimentación animal en la UE”, reivindican desde FEFAC.

En España, la CESFAC atiende a los objetivos que se marcan en el documento Soja Sostenible para un suministro responsable de piensos compuestos, que busca conseguir que en 2030 el 100% de la soja empleada en la fabricación de piensos en España haya sido producida en origen de manera sostenible y comprometida con la lucha contra la deforestación.

En el caso español, el 100% de la soja importada de Estados Unidos y un elevado porcentaje de soja importada con origen Brasil (71%) y Argentina (91%) ha sido producida en zonas asociadas a un bajo riesgo de deforestación, lo que recalca el compromiso con la desvinculación de la producción en áreas con riesgo. Los últimos datos que maneja el informe sobre la soja sostenible elaborado por CESFAC, de 2018, indican que en España se importan unos 5,7 millones de toneladas, un 43% procedente de Brasil, un 22% de Argentina y un 26% llegada de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información