Menor producción y de peor calidad: así avanza la campaña adelantada de ensilado del maíz

La sequía y las altas temperatura redujeron en más de un tercio la cosecha en comarcas como O Deza o el interior y sur de Lugo. La recogida se inició 15 días antes de lo habitual y se prevén problemas de hongos y levaduras en los silos

Millo seco na provincia de Lugo colleitado este luns

Maíz seco cosechado este lunes en la provincia de Lugo 

Las lluvias previstas para esta semana supondrán un pequeño parón en la campaña de recogida del maíz, que este año avanza adelantada con respeto a lo habitual a estas alturas del mes de septiembre en amplias zonas de Galicia.

La sequía prolongada y la ola de calor de este verano hicieron que la planta secara antes de tiempo en las comarcas del interior de la comunidad, obligando a poner en marcha las cosechadoras ya a finales de agosto.

La sequía obligó a poner en marcha las cosechadoras ya a finales de agosto

En general, la cosecha será sensiblemente menor que el año pasado, con mermas por encima del 30% en muchas fincas y resultados desiguales en función del momento de la siembra y el ciclo y variedad escogida.

El maíz sembrado más temprano fue capaz de desarrollarse antes de la llegada de la sequía, pero en aquellas parcelas más tardías el cultivo en muchos casos escasamente supera el metro de altura y la planta no fue capaz de echar la espiga.

El resultado es desigual en Galicia, en general con mermas importantes, excepto en A Mariña y O Xallas

Es una situación que se da en comarcas del sur de Lugo y el interior de Pontevedra, pero también en otras zonas como el interior de A Coruña o A Terra Chá. Únicamente se salvan de este panorama general la comarca de A Mariña y O Xallas, donde la humedad y las nieblas de agosto sirvieron para mantener el stay green del maíz hasta el inicio de la campaña, prevista en estas zonas para la próxima semana.

“Aquí aún no hemos comenzado a ensilar, porque el maíz está verde aun”, explica Adrián Cundíns, de Ganxabar, que gestiona la alimentación en conjunto a ganaderías de O Xallas y A Barcala. En cuanto a la producción esperada, “en las zonas más secas y en las que se sembró el maíz algo más tarde sí que va a haber descensos pero en el resto va a ser similar al año pasado”, esperan.

El sur de la provincia de Lugo y el interior de la de Pontevedra han sido las dos zonas de Galicia más afectadas. Son comarcas que en años buenos alcanzan cosechas aceptables pero que en condiciones extremas como las de esta campaña no son capaces de asegurar producciones por encima del umbral de rentabilidad del cultivo.

Un tercio menos de producción y menor digestibilidad

“Estamos en una zona extrema y la cosecha este año ha sido muy heterogénea, con 30.000 kilos por hectárea en algunas fincas y cero en otras y con medias globales de producción entre un 20 y un 30% inferiores”, relata Jorge Meiriño, técnico de la cooperativa Aira en la zona de Chantada, donde se han acusado a los problemas de sequía y las temperaturas extremas.

Hay mucho maíz seco y sin espiga, que no ha barbado y florecido

“Hay una cantidad de maíz muy grande que se ha perdido. Incluso en algunas fincas buenas, de suelos profundos, se ve el maíz seco y sin espiga, porque no ha barbado y florecido. Se estropeó por estrés, secó de arriba para abajo, empezando a secar por la punta, debido al solano, con temperaturas de más de 40 grados durante varios días. Si no hay movimiento de aire eso lo cuece, incluso en fincas profundas. Por eso aguantó mejor en zonas altas, donde nortea algo”, explica Jorge.

“Poco va a quedar para octubre”

ensilado millo 2022 Lugo2

La cosecha comenzó hace ya dos semanas en el sur de la provincia de Lugo, al igual que en la comarca de O Deza, ya que otra de las consecuencias del calor extremo y la falta de agua fue una maduración temprana de la planta.

“Se adelantó mucho la cosecha con respecto a otros años, por lo menos 15 o 20 días con respecto a un año fresco”, explica Enrique Mosquera, responsable de maquinaria de Cobideza. A finales de agosto las máquinas de la cooperativa ya habían comenzado a trabajar y a este ritmo “poco maíz va a quedar para octubre”, dice.

Se adelantó mucho la cosecha con respecto a otros años, por lo menos 15 o 20 días

Pero a pesar de que el ensilado va a acabar antes, los ganaderos de la comarca no están apurando la siembra de la hierba. “Por ahora está esperando todo el mundo a que llueva para sembrar, porque la tierra es todo polvo y no se da pasado el rulo”, cuenta Kiko.

Al igual que en la zona de Chantada, en O Deza el maíz que se está ensilando también está “muy seco”, por lo que habrá “mala calidad y menos cantidad, con fincas en las que se recoge el 50% y en otras en las que se puede llegar al 75% de los kilos habituales”.

Subida de entre 50 y 60 euros en la recogida

Aunque con pérdidas algo menores que en Chantada o en O Deza, la zona de Curtis en A Coruña o la de Sarria o A Terra Chá en Lugo también están obteniendo menos producción. “Se perdieron tranquilamente 10.000 kilos por hectárea”, calcula Álex Castedo, que junto a su hermano Marcos tiene una ganadería y una empresa de servicios agrarios que sembró unas 160 hectáreas de maíz en la zona de Lugo.

“El maíz que se sembró temprano tiene altura, pero no tiene espiga. Y el problema no es solo la cantidad, sino la calidad”, dice.

La peor cosecha de este año llega además en una campaña donde los costes del cultivo se incrementaron en unos 250€ por hectárea hasta superar los 1.500€. La siembra subió de media unos 200€ por hectárea a causa de insumos como el abono o el gasóleo, pasando a costar unos 1.300 o 1.400€ labrar cada hectárea. A eso hay que añadir un pase o dos de herbicida y el coste de la recogida y ensilado.

“Hubo una subida de entre 50 y 60€ por hectárea en la picadora y el transporte al silo. Dependiendo de la distancia a la granja el coste puede estar en 290 o 300€ por hectárea, cuando el año pasado se hacía por 240 o 250€. Pero no tuvimos más remedio que subir, porque en el último pedido el gasóleo nos vino a 1,22€ el litro ya con el descuento de los 20 céntimos”, explica Álex.

“Se abonó menos y eso también influyó”

Millo pequeno, amarillento e sen espiga na zona de Curtis

Maíz pequeño, amarillento y sin espiga en la zona de Curtis

En el incremento de costes del cultivo de este año influyó notablemente la subida desproporcionada de los fertilizantes, lo que también hizo que muchas explotaciones hayan abonado menos, lo que, sumado a la falta de agua, provocó un factor añadido de reducción de la producción.

“En euros seguramente gastaron lo mismo, pero con el precio que tenía el abono fueron menos kilos los que se echaron”, asegura Kiko. De la misma opinión es Javier Blanco, veterinario y asesor de granjas de Coluga. “Yo pienso que lo de los fertilizantes influyó bastante en que haya menos cosecha, porque justo nos cogió un año de sequía como este con menos abono en las tierras. De hecho, el que quiso ahorrar en eso es el que más va a notar ahora la merma en la producción”, asegura.

En la misma zona se nota perfectamente el que quiso ahorrar en fertilizante

El abonado de fondo da una mayor garantía, pero “el que usó fertilizantes nitrogenados o un abono en base a urea no logró buenos resultados, porque s iechas urea en cobertera y en dos meses no llueve la pierdes porque la urea si no le cae agua se evapora”, explica.

También influyó el tipo de variedad sembrada. Este año los ciclos largos funcionaron mejor y, dentro de ellos, las variedades más rústicas. “Hubo diferencia entre variedades, las que enraízan mejor aguantaron también mejor; otras no fueron capaces de mantener buenas producciones al no darse condiciones idóneas”, asegura.

“Va a haber problemas de malas conservaciones, se deben meter productos mejorantes en el silo”

Parcela de maíz en la comarca de A Mariña, una de las pocas que se ha librado de la sequía este año

Parcela de maíz en la comarca de A Mariña, una de las pocas que se ha librado de la sequía este año

Hay otra consecuencia de la mala calidad del forraje de este año: los problemas para su conservación. “Van a entrar maíces con hongos y levaduras y hay que tener cuidado con las micotoxinas”, afirma Javier, que recomienda la utilización de inoculantes en el silo para evitar después problemas de calentamiento de las raciones por malas conservaciones.

“Va a haber problemas muy serios. Se van a dar problemas sobre todo de levaduras y hongos. Los estamos viendo tanto en los tallos como en las mazorcas. Se debe meter un conservante biológico a base de bacterias para controlar sobre todo la población de levaduras, que no se ven y que son después las responsables del calentamiento de la ración”, indica.

Hay que pisar bien y no apurar, aunque haya que pagar unas horas más de cosechadora

Asegura que el coste de estos productos, que se sitúa entre 1,5 y 1,7€ por tonelada de silo, “es un desembolso muy rentable y que se recupera solo porque se evitan muchos problemas posteriores durante todo el año a nivel nutricional. No hay ninguna otra inversión en una granja que tenga un retorno tan inmediato como este”.

Las cosechadoras son cada vez más rápidas y de mayor ancho y los remolques tienen una mayor capacidad, por lo que es difícil extender y pisar bien en el silo entre viaje y viaje este volumen de maíz. Pero Javier recomienda a los ganaderos “que se centren en el silo, que pisen bien y que no apuren, aunque haya que pagar unas horas más de picadora”, dice.

Picar más alto

Otro de los consejos para evitar la entrada de hongos a los silos, sobre todo en un año como este, es picar a una mayor altura, aunque esto reduciría aún más el volumen de cosecha en un año ya de por sí escasa.

“De momento estamos picando a la altura normal, entre 20 y 30 centímetros, pero sobre todo si llueve ahora y se tarda muchos días en ensilar, la parte del pie que está seca se va a poner negra, en cuyo caso es recomendable picar un poco más alto para que no traiga hongos”, recomienda Kiko.

“Estirar” el silo viejo hasta diciembre

En un año de precios desorbitados de las materias primas, con el maíz en grano cotizando a 340€ la tonelada, la cosecha de maíz forrajero constituye el verdadero salvavidas de las explotaciones lecheras.

“Aunque este año haya menos producción y hayan subido los costes de abonado, sigue valiendo la pena echar maíz, sobre todo por como está el precio del resto de insumos en este momento”, asegura Javier.

Si no tienes kilos de maíz tienes que tirar más de la hierba, a la que se le presta normalmente poca atención

Buena parte de las explotaciones tirarán de más silo de hierba y de las reservas de maíz del año pasado para no tener que comprar. “No veo demasiados problemas en las granjas porque el año pasado la cosecha fue buena y hay excedentes. Muchas explotaciones van a aguantar con los silos del año pasado hasta diciembre y no tendrán necesidad de empezar el silo nuevo hasta enero”, dice.

“Hay poco y lo que hay se vende a 60€ la tonelada”

La alternativa de comprar maíz para llenar los silos se complica este año. En Galicia casi no hay oferta disponible y para traerlo de otras zonas, como de León, se encarecen los portes por los precios de los combustibles.

El encarecimiento del maíz forrajero que se vende en pie es de un 20% con respecto al año pasado

Además, el precio del maíz en sí también ha experimentado una subida de un 20% con respecto al año pasado. “Pasó de 8 pesetas a 10 pesetas comprado en la finca, a eso habría que añadirle el picado más el transporte, que en función de la distancia al silo, pueden ser un par de pesetas más”, detalla Álex.

Hay muy poco maíz para comprar y el que hay está entre 60 y 70€ la tonelada en pie, luego habría que picarlo y transportarlo

Los efectos de la sequía de este verano se van a dejar notar más allá de la actual cosecha de maíz. “La gente que anda muy justa y hace rotación en todas las tierras de maíz es la que más problemas va a tener, porque las tierras están muy secas y ya veremos como nace la hierba”, dice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información