Las cuentas en las granjas de leche: precios de la leche iguales, más costes e incertidumbres en la PAC

La renovación de contratos con las industrias lácteas apunta a una repetición de los precios de la pasada campaña, en tanto los piensos suben y continúan las incertidumbres sobre la gestión de los purines y sobre la PAC

Las cuentas en las granjas de leche: precios de la leche iguales, más costes e incertidumbres en la PAC

Este primer trimestre del año está dejando un escenario que disgusta a las granjas de leche. Las propuestas de renovación de los contratos, que ya comenzaron a presentar industrias como Lactalis y Larsa, apuntan en el mejor de los casos a una repetición de los precios del pasado año, en tanto los costes de producción, en especial los del pienso, van en ascenso en los últimos meses. Preocupa también el decreto ministerial que regulará los purines, pues podrían ser precisos nuevas inversiones a corto plazo, y las incertidumbres que hay sobre las ayudas de la PAC.

Los números que echan las granjas revelan más gastos e iguales o menores ingresos. «Con ese panorama, no estamos de acuerdo en firmar contratos a un año con precio fijo como el del año pasado, como ofrecen algunas industrias. Les estamos proponiendo que se introduzcan referencias a los costos de producción, de forma que si aumentan los precios de los piensos, eso pueda tener repercusión sobre el precio de la leche», explica Óscar Pose, de Ulega, la organización de productores impulsada por Unións Agrarias para negociar en conjunto con las industrias.

«Proponemos contratos que introduzcan una referencia a la evolución de los costes de producción» (Óscar Pose, Ulega)

Ulega, que ya el año pasado llegó a acuerdos con alguna industria para sus granjas socias, espera este año ampliar las negociaciones y los acuerdos a un número mayor de empresas.

Entre tanto, las granjas que no están ni en organizaciones de productores ni en cooperativas están recibiendo ofertas de contratos similares a los del año pasado. Las propuestas incluyen ya todas este año una cláusula en la que se señala que los precios ofertados cubren los costes de producción. «Se están firmando contratos sin posibilidad de negociar y con unos costes que van en ascenso. Como ya veníamos denunciando, no hay un control que garantice que los precios de la leche vayan a cubrir los costes de producción», cuestiona Ana Rodríguez, del Sindicato Labrego.

Convergencia de la PAC

Las ayudas de la PAC, que sirven para complementar los ingresos de las granjas, comienzan además a incorporar cambios que pueden reducir los apoyos para las ganaderías en los próximos años. Esta campaña y la próxima el Ministerio inició la convergencia de derechos de la PAC, de forma que en esta primera fase se acerquen al precio medio de derechos de la correspondiente región agronómica.

Por ahora, es un cambio que para la mayoría de las granjas es poco significativo. Habrá quien tenga una reducción de ayudas y también quien aumente ligeramente. «En granjas de leche con derechos especiales, puede haber una pérdida significativa, pero en la mayoría las subidas o bajadas serán pequeñas. Peor es la situación en los cebaderos de becerros, que serán los más perjudicados», analiza Javier Iglesias, de Unións Agrarias.

El cambio trascendental para el conjunto del campo llegará en el 2023, cuando España deje de tener las 50 regiones agronómicas actuales y pase a tener un pequeño grupo, previsiblemente menos de 10, en las que continuará la convergencia de derechos.

«Más que una convergencia de derechos de la PAC, el Ministerio debería buscar una convergencia de pagos por persona activa»(Ana Rodríguez, Sindicato Labrego)

«Es un proceso que vemos con temor -valora Ana Rodríguez, del Sindicato Labrego-. «Lo que suceda en el 2023 dependerá de la región agronómica en la que quedemos encuadrados. Probablemente lo más lógico sea crear una región agronómica de toda la Cornisa Cantábrica, pues tenemos condiciones similares».

La cuestión de fondo para el Sindicato Labrego es que la convergencia de derechos no implica una convergencia de ayudas por persona activa. «Quien salga ganando en el proceso de convergencia quizás no cobraba menos ayudas y quien salga perdiendo, quizás no era de los que más ayudas percibía -explica Ana Rodríguez-. Se puede dar el caso de una persona con pocas ayudas pero con un valor alto de los derechos, que verá reducido aún más el dinero que percibe de la PAC».

Ecoesquemas y nuevo ciclo de la PAC

«La convergencia de las ayudas de la PAC sabíamos que estaba ahí y que tenía que producirse. Otra cosa es cómo se pueda negociar y qué compensaciones se puedan buscar para las zonas que salgamos perjudicadas, como la mejora de las ayudas asociadas o ecoesquemas adecuados», valora el director de la Asociación Galega de Cooperativas Agroalimentarias (Agaca), Higinio Mougán.

«Necesitamos ecoesquemas adaptables a las granjas de leche de Galicia, sabiendo que tendremos que hacer esfuerzos» (Higinio Mougán, Agaca)

Los ecoesquemas, unos pagos por compromisos ambientales que representarán un mínimo del 20% de las ayudas directas, serán claves a partir del 2023. La última propuesta de ecoesquemas del Ministerio de Agricultura se acerca más a las posibilidades de las granjas de leche de Galicia y del resto de la Cornisa Cantábrica, aunque el sector insiste en la necesidad de mayores adaptaciones.

«Necesitamos ecoesquemas adaptados a los que se puedan acoger una mayoría de granjas, sabiendo que vamos a tener que hacer esfuerzos», defiende Higinio Mougán.

Sobre la propuesta de ecoesquemas presentada por el Ministerio, Javier Iglesias, de Unións Agrarias, cree que «hay 3 o 4 que pueden tener buen encaje en granjas de leche, siempre que se adapten». «Por ejemplo, el ecoesquema de siega de prados y márgenes sin segar puede ser útil en Galicia, pero hay que tener en cuenta que en las parcelas pequeñas no es viable dejar márgenes sin segar, como se plantea. También hay que pensar que en Galicia muchos cortes de hierba van para ensilado, no para hierba seca», valora.

«En parcelas de maíz que quedan a barbecho en invierno, es viable introducir un cultivo mejorante como la veza si hay incentivos para eso» (Javier Iglesias, Unións Agrarias)

Otro ecoesquema adaptable sería el de la rotación con cultivos mejorantes. «En invierno en ocasiones se dejan las parcelas de maíz a barbecho porque no compensa sembrarlas con una rotación de invierno, pero si hay un incentivo para hacer una rotación con un cultivo mejorante, como la veza, podría ser interesante para muchas explotaciones».

Los pagos ambientales por manejo sostenible de fitosanitarios o por planes de abonado son otras dos líneas que podrían tener encaje en las granjas de leche gallegas, pero quedan aún muchas incógnitas por despejar. «¿Va a haber ecoesquemas incompatibles o se van a poder sumar todos?» -se pregunta Ana Rodríguez, del Sindicato Labrego-. «También nos gustaría saber si se van a pagar más las primeras hectáreas de cada granja en los ecoesquemas y qué importe va a tener cada línea por hectárea», añade.

El Sindicato Labrego está trabajando con otras organizaciones de la Cornisa Cantábrica para trasladarle al Ministerio una propuesta de un ecoesquema adecuado a la Cornisa. «Ya le presentamos un avance a la Consellería y se lo entregaremos al Ministerio en cuanto lo rematemos, además de presentar alegaciones sobre la actual propuesta», concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información